Cuentas Individuales de Jubilación (IRA): Tradicional y Roth

Opciones de ahorro para la jubilación

Las cuentas individuales de jubilación, más conocidas como IRAs por sus siglas en inglés (Individual Retirement Accounts), constituyen una buena opción a considerar cuando se está planificando para la jubilación, ya que éstas son cuentas de ahorros con atractivas ventajas tributarias. Estas cuentas son recomendables si tu empleador no ofrece ningún plan de jubilación como el plan 401(k), o si deseas tener un plan adicional para poder ahorrar más para tu jubilación.

Las IRAs pueden abrirse en cualquier banco o firma corredora, ya sea en persona o en línea. El proceso de apertura es muy simple y solamente requires tener a la mano tu número de seguro social y el de los beneficiarios, así como tu información personal básica.

Existen diversos tipos de IRAs, pero los más usados son el IRA tradicional y el Roth IRA.

IRA Tradicional

El IRA tradicional es una excelente opción para todo aquel que desea ahorrar para la jubilación y reducir sus impuestos al mismo tiempo.

En la mayoría de los casos, el dinero que aportas a este tipo de cuenta puede ser deducido de tus impuestos anuales. Todas estas contribuciones, además de las ganancias, están exentas de impuestos hasta que empieces a hacer retiros.

Por ejemplo, si tu ingreso es $30,000 en el año y aportas $2,000 en el IRA, solo pagarás impuestos sobre los $28,000. Mientras que los $2,000 que aportastes al IRA, crecerán en tu cuenta libre de impuestos hasta su retiro.

Hay que considerar que si tu ingreso anual sobrepasa cierto límite, las aportaciones no serán deducibles de impuestos.

Para que seas elegible a una cuenta IRA tradicional debes recibir ingresos que sean sujetos a impuestos durante el año, y tener menos de 70 ½ años de edad al finalizar el año.

Puedes aportar máximo $5,000 hasta la fecha plazo de declaración de impuestos, o sea hasta el 15 de Abril del 2012, pero si tienes 50 años o más antes de terminar el 2011, la máxima aportación es de $6,000.

También puedes comenzar a hacer retiros después de los 59 ½ años de edad, los mismos que estarán sujetos a la tasa tributaria ordinaria. Si haces retiros antes de tiempo, éstos estarán sujetos al 10% de penalidad, además de aplicar los impuestos correspondientes.

Las leyes tributarias exigen que el IRA tradicional haga una distribución mínima requerida al beneficiario a partir de los 70 ½ años de edad.

Roth IRA

A diferencia del IRA tradicional, las aportaciones que haces en el Roth IRA no son deducibles de tus impuestos, pero al llegar a la jubilación todos tus retiros estarán libres de impuestos. Además, para este tipo de cuenta no hay restricciones de edad.

Otra diferencia es que con el Roth IRA, tu elegibilidad depende de tu nivel de ingreso bruto ajustado. Así para el 2011, puedes ser elegible a una cuenta Roth IRA:

- Si declaras tus impuestos individualmente, y tu ingreso bruto ajustado no excede los $122,000; ó
- Si haces tus declaraciones de impuestos en conjunto, y tu ingreso bruto ajustado no excede los $179,000.

El límite máximo de contribución para el año 2011 es $5,000, que lo puedes hacer hasta la fecha plazo de declaración de impuestos, o sea hasta el 15 de Abril del 2012. Sin embargo, si eres mayor de 50 años antes de finalizar el 2011, puedes hacer una aportación compensatoria de $1,000 adicionales.

También es importante considerar que si tu ingreso bruto ajustado oscila entre $169,000 y $179,000, si declaras impuesto en conjunto; u oscila entre $107,000 y $122,000, si declaras individualmente, puedes contribuir un monto parcial.

Los fondos están disponibles para su retiro una vez que alcances los 59 ½ años de edad, siempre y cuando la cuenta haya estado establecida y se haya aportado por un mínimo de 5 años. Así mismo, todo retiro anticipado está sujeto a una penalidad del 10%.

No se requieren distribuciones mínimas en las cuentas Roth IRA.

En resumen, las cuentas Roth tradicionales permiten diferir los impuestos en tus ahorros, mientras que los Roth IRA exonera a tus ahorros de impuestos. Cada opción tiene sus ventajas y desventajas que debes considerar antes de elegir el tipo de cuenta que vas a abrir, y mucho depende de tu situación actual y de tus objetivos a largo plazo.