¿Cuánto duele tatuarse?

rawartistsmedia.png
Foto Flickr (copyright Rawartistsmedia)

No te voy a mentir, y en este artículo te daré unas cuantas respuestas y consejos para que puedas vencer ese miedo a las agujas.

Espero que te sirvan de ayuda. ¡Ánimo, valiente! Como diría Rocky Balboa: No hay dolor.

 

¡Me va a doler! Pensamiento negativo o positivo.

Es verdad, pero si piensas que te va dolor mucho es casi mejor. Verás cómo te llevarás una sorpresa cuando descubras que tampoco ha sido para tanto.

Cada persona posee un umbral diferente del dolor. Te pondré ejemplos con referencia a otros temas y que puedas comparar y racionalizar ese pensamiento a creer que no podrás soportar una sesión de tatuajes.

Las mujeres paren: ¿Hay algo peor que el dolor y el miedo que se siente cuando se está con contracciones y a punto de traer un hijo al mundo? No, ¿verdad? Y muchas hasta repiten. Esto va dedicado a las mujeres, por supuesto. Pues el dolor que se siente al tatuarte no se acerca ni al 10% de ese dolor.

Hay gente que padece dolores de cabeza crónicos, ataques de ansiedad o de pánico (que aunque no es dolor precisamente lo que se sufre, se pasa realmente mal), cólicos nefríticos, dolor de muelas u oídos e infinidad de sintomatologías muy agudas y dolorosas. Nunca sabes cuándo va a acabar el sufrimiento hasta que cesa a base de medicamentos o por sí solo.

Piensa que un tatuaje puedes pararlo cuando desees.

Decir basta y se acabó el sufrimiento. Te puedo asegurar que el tatuador empezará con una línea para que te acostumbres a la sensación. Duele, claro que duele, pero es soportable. Casi parece un ardor, una molestia que se hace más dolorosa cuantas más horas de trabajo requiera el diseño. Pero puedes parar cuando lo desees.

Nadie se va enfadar contigo. Eso es algo que impulsará a tu mente a que en cuanto menos te lo esperes, salgas del estudio con tu flamante tatuaje y queriendo repetir.

No hagas caso de ciertas cosas

Hay muchísima gente a la que le encanta exagerar cuando cuentan su experiencia con su tatuaje. Es como si a esas personas les gustara demostrar lo fuerte que han sido aunque digan como estas: Lloré como una niña chica o niño chico, me desmallé, el dolor era como si te pasaran un cutter para hacerte una escarificación.

Claro que puedes llorar, pero seguro que no será de dolor sino del miedo a exponerte a la sesión, de tanto retener la tensión acumulada. Está claro que si sigues oyendo a ese tipo de personas acabarás llorando también, pero de angustia. No les hagas caso.

Te puedes desmallar, pero eso pasa porque o bien no has comido bien, no te has hidratado lo suficiente o porque eres muy susceptible. Ya vienes predispuesto casi a que te ocurra. Hay incluso gente que no soporta la sangre, y en cuanto la ven se pone blanca como un fantasma.

Lee mitos sobre los tatuajes.

Consejos que pueden hacerte más llevadera la sesión de tatuajes

-No mires lo que te está haciendo el tatuador mientras trabaja y limítate a distraerte con una revista u oyendo música.

Eso te ayudará. Sobre todo a no ver y oír el ruido de la máquina y el movimiento de la aguja.

A mí, por ejemplo, me pasa todo lo contrario. Tengo que mirar lo que está haciendo el tatuador para que no me coja desprevenida el dolor. Está claro que en la espalda no puedo mirar lo que me hacen, pero en las zonas donde puedo mirar o tengo más sensibles (en mi caso son los muslos) intento no apartar ojo del avance de la máquina y de la forma que va tomando el tatuaje.

-Te ayudará también beber agua, algún refresco isotónico, hablar con el tatuador (sin volverlo loco). Hay muchos artistas que prefieren estar callados y concentrados. Pero por lo general te preguntan cómo estás y si te sientes bien. Es todo un consuelo. Además poseen mucho tacto a la hora de realizar su trabajo y no hacer daño más del necesario.

Ellos no disfrutan con eso y también son muy rápidos y precisos.

-Si eres de los que habla como un loro cuando estás nervioso, intenta llevar compañía. Pregúntale primero al tatuador si te permite que permanezca a tu lado, en el área de trabajo, mientras él realiza su trabajo.

-Si el diseño del tatuaje es muy grande, intenta hacértelo de varias sesiones. Con intervalos de dos semanas para que la herida cicatrice y pueda continuarse con el trabajo.

-Respira con tranquilidad y profundamente. Te ayudará a relajarte y a que tu cuerpo produzca endorfinas.

Otro consejo que te doy, es que leas el artículo 10 cosas que debes saber antes de hacerte un tatuaje.