Cuando la Realidad Virtual se convirtió en realidad

01
de 01

Hoy comparte el mundo con la telefonía celular

Realidad virtual una realidad
Realidad virtual una realidad. Getty Images

Si naciste, aproximadamente, en la segunda mitad de los años cincuenta del siglo XX, es probable que de niño hayas tenido en tus manos un View-Master, cuyo aparatico maravilló a grandes y chicos sobre todo a partir de los 60s, cuando a través de un visor pudimos ver fotos más vivas que nunca, al punto de sentir que éramos parte de un paisaje o incluso de nuestra serie de televisión favorita.

Es probable que esa haya sido la primera y más parecida experiencia inmersiva y tridimensional cercana a la Realidad Virtual que tuvimos muchos de nosotros, gracias a los discos de cartón delgado utilizados en el View-Master, que contenían siete pares de pequeñas fotografías estereoscópicas a color en 3D (crean la ilusión de profundidad), aunque considero que el verdadero padre de este mundo lleno de imágenes es el estadounidense Ivan Sutherland, un preclaro científico informático y pionero de Internet.

Realidad Virtual y Realidad Aumentada

Algunos atribuyen el término de Realidad Virtual al escritor estadounidense de filosofía informática, informático y compositor de música clásica Jaron Lanier Zepel, a quien no se le puede negar el hecho de haberlo popularizado, aunque la idea surge de Sutherland en 1965, cuando en un artículo titulado The Ultimate Display, él describe el concepto de Realidad Virtual sin citarlo como tal, el cual posteriormente sí desarrolla a nivel científico y tecnológico.

Entre 1965 y 1968, Sutherland fue profesor asociado de ingeniería eléctrica en la Universidad de Harvard. Con la ayuda de uno de sus alumnos, Bob Sproull, creó la primera Realidad Virtual y también la primera Realidad Aumentada (visión a través de un dispositivo tecnológico, directo o indirectamente, de un entorno físico del mundo real que combina elementos virtuales), mediante un casco HMD (head-mounted display) que pendía del techo, razón por la cual se le llamó “La Espada de Damocles”.

En 1968, funda con David Evans la empresa Evans & Sutherland, que desarrolla el primer programa de computación que genera escenarios virtuales con imágenes 3D, aceleradores y datos almacenados, además de crear el primer casco estereoscópico. Entre sus alumnos se cuenta Edwin Catmull, científico de gráficos por ordenador, cofundador de Pixar y ahora Presidente de Walt Disney y Pixar Animation Studios, mientras que entre sus empleados se encontraban los futuros fundadores de Adobe y Silicon Graphics, John Warnock y Jim Clark, respectivamente.

Un mundo en expansión

Hoy, la Realidad Virtual y la telefonía celular comparten el mismo mundo, en medio del más espectacular intercambio tecnológico. Cuando Sutherland colgó aquel armatoste para montar su casco HMD, tal vez no imaginaba que casi 50 años después aquella Realidad Virtual sería una realidad, y que el mundo sería visto como él lo soñó a través de otro dispositivo HMD como es el Oculus Rift o el Gear VR de Samsung, este último con particular necesidad de un smartphone para poder mostrar y procesar las imágenes.

Y no sólo el Gear VR de Samsung requiere de algunas características técnicas de los teléfonos celulares inteligentes, para crear esa sensación inmersiva propia de la Realidad Virtual, porque además tenemos una especie de “toma y dame” entre estos dispositivos móviles y los diferentes visores Cardboard de Realidad Virtual inspirados por Google, los cuales a muy bajo precio (muchos de ellos entre 6 y 25 dólares) te proporcionarán casi la misma experiencia.

De hecho, los Cardboard en corto tiempo se convirtieron en uno de los accesorios para teléfonos celulares más buscados, por el costo, sencillez y su sorprendente capacidad para hacer que el usuario interactúe con un entorno que no existe en realidad. Están fabricados de cartón o de un material elástico y poroso, con grandes lentes biconvexos 3D. Lo demás corre a cuenta de ti mismo, porque recibes el kit y tienes que armar el aparatico, para luego colocarlo en tu smartphone, ver tus propias fotos y videos o utilizar las aplicaciones que están disponibles para la Realidad Virtual.

Actualmente, no hay un mundo que se expanda más rápido que el de la Realidad Virtual, con nuevos usos y nuevos equipos cada vez más sofisticados para grabar videos de 360 grados. Esa sensación de teletransportación va más allá de tu experiencia en un videojuego, hoy viajas sin salir de un salón, te sumerges en el mar sin una gota de agua sobre ti o vuelas cercas de las estrellas con los pies sobre la tierra. Y tú sólo debes moverte un poco para dedicarte a interactuar, ya que el espacio que antes se debía imaginar, lo proporciona este nuevo mundo tecnológico. 

Puedes leer también: