Cuando la madre o el padre tienen nueva pareja

Descubre cómo conseguir que tu hijo adolescente no sabotee tu nueva relación

Cada día es más normal en nuestra sociedad que los padres y madres solteros formen una nueva pareja. En algunos casos, esa nueva relación llega poco después del divorcio y en otros pasan unos cuantos años hasta que uno o los dos progenitores rehacen sus vidas.

Cuando esos padres o madres tienen hijos adolescentes las complicaciones pueden ser muchas pero una forma de combatirlas es estar preparados para ellas.Si eso mismo ocurre cuando los niños son más pequeños las nuevas relaciones provocan menos conflicto porque los hijos de menor edad suelen plantear menos problemas, pero los adolescentes pueden llegar a iniciar una auténtica guerra.
En ocasiones esos enfrentamientos son capaces incluso de acabar con una relación o de no permitir que cuaje una pareja que está en sus comienzos.Hay una serie de consejos que pueden ser muy válidos para evitar que aparezcan esos problemas o para neutralizarlos si ya han aparecido en tu vida. Cómo plantearle a tu hijo adolescente que tienes una nueva pareja
El primer paso con respecto a tus hijos que debes dar cuando inicias una nueva relación es hablar con ellos. Es evidente que no tienes por qué contarles tu vida ni tus conquistas. Lo ideal es hablar con ellos cuando tú tengas claro que se trata de una relación seria, cuando estés seguro o segura de que esa relación va a durar en el tiempo.En ese momento es bueno que ellos sepan que hay alguien en tu vida y para hacerlo puedes seguir una serie de consejos:
  • No les pides permiso. Deja muy claro que no les estás pidiendo permiso, se trata de tu vida y eres tú quien toma las decisiones. Lo que haces, y ellos deben entenderlo así, es contarles algo que te hace feliz y que de alguna forma va a repercutir en sus vidas.
  • No les des excesiva información sobre tu nueva pareja. Tú estás enamorada o enamorado pero lo más habitual es que tus hijos adolescentes no muestren, al menos en apariencia, ningún interés por tu nueva pareja. Diles cómo se llama y da algún detalle sobre él o ella pero no te extiendas hablando de todas sus maravillas. Aunque eso sí, es aconsejable que contestes a todas sus preguntas con sinceridad. Hay muchas veces que los adolescentes querrán comparar a tu nueva pareja con su madre o su padre del que estás divorciada o divorciado, no lo permitas. Deja claro a tus hijos que son personas distintas en momentos distintos de tu vida. Y que ambas son importantes.
  • Busca el momento adecuado para que se conozcan. Para los padres y madres con nuevas parejas es uno de los momentos más delicados, cuando presentan a esta a sus hijos. Busca el momento adecuado para ello.
  • Forma un equipo con tu nueva pareja. Aunque los hijos son tuyos haz equipo con tu nueva pareja, que él o ella entienda que también le afecta lo que ocurra. Que se implique en que las cosas salgan bien es señal de que vuestra relación es sana y tiene posibilidad de crecer.
  • Cuenta con que pueden aparecer problemas. Es muy frecuente que los adolescentes se sientan culpables si la nueva pareja de uno de sus progenitores les cae bien, tienen la sensación de que están traicionando al otro progenitor. Si crees que eso le está ocurriendo a tu hijo es bueno que hables claramente de ello con él o ella. Explícale que no es así, que es posible querer a muchas personas simultáneamente y que eso no implica querer menos a nadie.
  • Aprovecha que tu nueva relación va a tranquilizar a tus hijos. Al mismo tiempo que los adolescentes pueden mostrar celos o culpabilidad con la nueva pareja de uno de sus padres van a sentir otra cosa muy importante: tranquilidad. Cuando los padres o madres solteros forman una nueva pareja sus hijos sienten un mayor equilibrio en sus vidas. Destaca eso de la nueva situación aunque no sea de forma explícita para que ellos sean conscientes de que todos ganáis con ello.
    Lo que no debes pedir a tus hijos
    Hay cosas que no puedes pedirles a tus hijos adolescentes con respecto a tu nueva pareja
    • Que sustituya a su madre o a su padre. Ellos seguirá teniendo un padre o una madre que es tu ex esposo o ex esposa y no puedes pretender que tu nueva pareja ocupe ese lugar. No sería sano para tus hijos, ni para tu ex, ni para tu nueva pareja ni para ti.
    • Que lo quieran o la quieran. No puedes imponer el amor. Lo que sí puedes hacer es intentar que las cosas transcurran con normalidad para que vaya naciendo el cariño. Pero debes tener paciencia porque se calcula que la relación de una nueva pareja con los hijos tarda unos dos años en consolidarse. Lo que sí debes exigirles a tus hijos es respeto por tu nuevo compañero o compañera.
    Foto: SeanMack