¿Cuál tarjeta de memoria debes usar en tu cámara?

Memoria XQD
XQD. Ricardo Avila.

La mayoría de nosotros sólo ponemos atención a la capacidad de almacenamiento de las diferentes tarjetas de memoria disponibles en el mercado, sin embargo, existen diferentes índices de velocidad de captura y lectura, que influyen directamente sobre el desempeño de la cámara para hacer tomas continuas a velocidad (ráfaga) y para la grabación de video en HD en las que cuentan con esta posibilidad.

Casi todos los fabricantes manejan un índice de velocidad basado en el antiguo estándar de transferencia que se utiliza en los CD’s y que en ello refiere la cantidad de MB por segundo que pueden ser leídos y escritos en la tarjeta (usualmente la velocidad de escritura es menor a la de lectura).

Existen diferentes tipos de tarjetas que se diferencian por su estructura, tamaño y peso:

La tarjeta tipo CompactFlash fue de las pioneras en el mercado de la fotografía digital y la grabación de video en estado sólido. Aunque su permanencia se encuentra en riesgo de extinción por el surgimiento de nuevas tecnologías más compactas, todavía se encuentran disponibles y en uso por muchos equipos que lejos de ignorarlas, incorporan ranuras múltiples para diferentes soluciones de memoria.

Las primeras, clasificadas como tipo I ya no se fabrican y han sido remplazadas por las de tipo II que ya no son compatibles con algunos equipos antiguos. El CompactFlash tipo II, además de ser más grueso (5mm), varía en capacidad de almacenamiento desde 2 y hasta 256GB.

Fabricantes como LEXAR ofrecen versiones profesionales marcada con velocidad 1000X (150 MB/seg. para lectura y aproximadamente 80MB/seg. en escritura), para tomas continuas y video.

A finales de los noventas aparecen las tarjetas tipo SD con capacidad para 2 y 4GB y evolucionan velozmente en el 2006 a las SDHC (alta capacidad) con un límite de 32GB y en el 2009 a las SDXC (capacidad extendida) que pueden contener hasta 128GB y que prometen incluso llegar pronto hasta los 2TB.

La tecnología de lectura y escritura de las tarjetas SD varia en dos aproximaciones, la primera basada en un bus de alta velocidad integra las clases 2, 4, 6 y 10 y la segunda, basada en un bus de ultra alta velocidad (UHS-I y UHS-II).

En las tipo UHS-I y UHS-II la velocidad de transferencia llega hasta 95MB/seg. que equivale a 633X y es ideal para ráfagas fotográficas o grabación de video en full HD.

SONY decidió desarrollar sus propias tarjetas y en 1998 lanza el Memory Stick que en breve, evoluciona al Memory Stick Pro Duo y Pro-HG Duo. Poseen capacidad mayor a 32GB y velocidades superiores a los 50MB/seg. Probablemente ante el surgimiento de adaptadores y la misma compatibilidad de los equipos de la marca para utilizar otros tipos de memoria, SONY frenó considerablemente el desarrollo de estas memorias cuya velocidad no supera los 133X y no constituye una buena opción para la grabación de video, no obstante, a partir del 2011 la marca lanzó al mercado lo más reciente en tarjetas de memoria: XQD.

Las tarjetas XQD son más rápidas, registran velocidades de lectura y escritura superiores a 168MB/seg. y están disponibles en 16 y 64GB. Son ideales para tomas continuas y video en full HD pero por el momento, no existen muchos equipos que puedan utilizarlas. Uno de ellos, la Nikon D4, posee la opción junto con una ranura complementaria para CompactFlash.

Ahora que ya tienes un poco más de información sobre los tipos de tarjetas y sus capacidades, analiza las características de tu equipo y decide si tu prioridad es la capacidad de almacenamiento, la velocidad de transferencia o ambas.