¿Cuál es la causa de los trastornos de personalidad?

trastornos personalidad
Kimberlee Obersk / Getty Images

En la formación de la personalidad intervienen una serie de factores que no solo moldean la personalidad de un modo u otro, sino que pueden también influir en la aparición de un trastorno.

Aunque los factores genéticos ejercen una influencia, también es muy importante el efecto del ambiente, lo que significa que la personalidad no es algo fijo con lo que venimos  al mundo, sino que, en gran parte, se ve influenciada y modificada por las experiencias vividas.

Los principales factores que intervienen en el desarrollo de un trastorno de la personalidad son los siguientes:

Genética

La genética y la estructura biológica del cerebro podrían considerarse las causas principales. No obstante, estas causas pueden jugar tan solo un papel predisponente; es decir, predisponen al individuo a padecer un determinado trastorno pero son los factores ambientales e influencias externas y de aprendizaje los que determinan su aparición.

Por otra parte, la influencia de la genética depende del tipo de trastorno. En algunos, como el trastorno antisocial de la personalidad, la genética parece jugar un papel importante, mientras que en otros casos, como el trastorno por dependencia, parece que el ambiente ejerce una mayor influencia. No obstante, en general, suele existir una interacción entre ambos factores (genéticos y ambientales).

Traumas infantiles

El maltrato, abuso o negligencia emocional en la infancia parecen jugar un papel especialmente importante en el desarrollo de diversos trastornos de personalidad.

En particular, entre las personas con trastorno límite, el 55% ha sido víctima de abuso sexual. Esto no significa necesariamente que el abuso sexual sea la causa, sino más bien puede implicar que, en una personalidad con cierta predisposición, el trauma del abuso actuó como desencadenante.

La negligencia emocional es otro aspecto importante a tener en cuenta en la aparición de este tipo de trastornos.

Consiste en ignorar o no prestar atención a las necesidades emocionales de los niños.

En algunos casos, la personalidad de un niño puede ser (por motivos genéticos) tan difícil de manejar que los padres no sepan cómo hacerlo y acaben respondiendo con abuso o negligencia, agravando los problemas del niño y propiciando la aparición del trastorno.

El abuso verbal puede tener también un impacto. En un estudio realizado con 793 madres, los investigadores les preguntaron si habían gritado a sus hijos y les habían dicho que no los querían o amenazado con echarlos. Los niños que habían experimentado este tipo de abuso verbal tenían el triple de probabilidades de desarrollar trastorno de personalidad límite, narcisista, obsesivo-compulsivo o paranoide en la edad adulta.

La personalidad altamente sensible

Aproximadamente el 20% de las personas tienen lo que se llama una personalidad altamente sensible. Se trata de un patrón normal de la personalidad que no tiene por qué crear problemas, aunque son niños muy sensibles a diversos tipos de estímulos, como la luz, el ruido, las texturas, que reaccionan con gran intensidad ante ellos. Pueden tener una mayor predisposición a desarrollar fobias sociales o trastorno de personalidad por evitación.

  No obstante, tan solo el 10% de estos niños desarrolla este tipo de trastornos, por lo que no puede considerarse un factor especialmente importante.

Amistades, personas significativas, experiencias

Incluso los compañeros, profesores u otras personas significativas pueden ejercer un impacto, tanto positivo como negativo. Un niño con una predisposición a desarrollar un trastorno de personalidad, puede no desarrollarlo nunca si se encuentra en un ambiente sano y protector, pero si se encuentra en situación de maltrato o abuso es muy probable que acabe padeciendo el trastorno.

Las experiencias vitales también juegan un papel importante. Por ejemplo, explica Judith Beck, directora del  Beck Institute for Cognitive Therapy and Research, un niño con tendencias obsesivo-compulsivas que tiene padres alcohólicos puede asumir la responsabilidad de cuidar de sus hermanos menores, lo que puede ampliar su propensión hasta que aparece el trastorno.

Como vemos, la genética puede hacer que tengas una predisposición pero el ambiente y experiencias que vives pueden influir, para bien o para mal, tanto en el desarrollo del trastorno como en su manejo y tratamiento, siendo siempre posible el cambio.

Aprendizaje

Conforme los niños crecen, van aprendiendo de las experiencias que viven. No obstante, este aprendizaje puede verse afectado de un modo perjudicial por factores ambientales como los siguientes:

1. Experiencias frecuentes que crean ansiedad pueden minar los sentimientos de seguridad y acaban provocando estilos de comportamientos y modos de afrontar esas experiencias que no son sanos. Por ejemplo, los hijos de padres alcohólicos pueden aprender que los demás son imprevisibles y no son de fiar, lo que influirá en su comportamiento con los demás.

2. Experiencias que no crean malestar emocional pero que llevan a comportamientos perjudiciales. Por ejemplo, un niño al que le consienten todo y jamás recibe un “no” por respuesta, puede aprender a esperar que todo el mundo se comporte así con él o ella.

3. La falta de determinadas experiencias puede hacer que no se aprendan ciertos comportamientos necesarios para tener un buen funcionamiento. Por ejemplo, el niño que se cría prácticamente solo porque sus padres nunca están en casa aprende a no esperar nada de los demás.

En la página siguiente veremos los determinantes psicológicos para cada uno de los trastornos de personalidad.

Causas psicológicas o ambientales de los trastornos de personalidad

Según T. Millon, existen determinantes tanto biológicos como psicológicos que influyen en la formación de la personalidad, normal o patológica, a lo largo del tiempo. Aquí nos centramos exclusivamente en los determinantes psicológicos propuestos por este autor para cada uno de los trastornos:

Paranoide

Tiene tres variantes:

1. Paranoide-narcisista:

  • sobrevaloración e indulgencia parentales
  • falta de control parental
  • rechazo interpersonal seguido de aislamiento y fantasía

2. Paranoide-antisocial:

  • trato parental desagradable
  • tensiones interpersonales por anticipación de posibles ataques y arrogancia
  • el estrés puede llevar a abandonar el contacto social y alejarse de la realidad

3. Paranoide-compulsivo:

  • igual que compulsivos salvo el estilo de afrontamiento

Esquizoide

Atmósfera familiar formal o rígida. Las familias se caracterizan por ser reservadas, superficiales o formales a nivel interpersonal  o presentan falta de calidez interpersonal.

Esquizotípico

Hay dos variantes:

1. Trastorno esquizotípico-esquizoide:

  • marcado déficit de estímulos durante los primeros años de vida

2. Trastorno esquizotípico por evitación:

  • presencia de parientes aprehensivos o con problemas cognitivos
  • tensión y rechazo parental
  • hipersensibilidad a la estimulación externa
  • desaprobación parental y humillación de los hermanos o compañeros

    Antisocial

    • hostilidad parental
    • modelos parentales deficientes
    • conducta vengativa aprendida

    Límite

    Hay tres variantes:

    1. Límite-independiente:

    • número desproporcionadamente elevado de familiares blandos y faltos de energía
    • calidez y sobreprotección parental ante el comportamiento triste y lastimero del niño
    • normalmente son rechazados por aquellos de los que dependen

      2. Límite histriónico:

      • son expuestos a altos niveles de estimulación
      • el control parental puede haberse desarrollado mediante un refuerzo contingente y con una frecuencia variable

      3. Límite pasivo-agresivo:

      • inconsistencia parental en su educación
      • expuestos a una alternancia entre el afecto exagerado y el maltrato verbal y físico

      Histriónico

      • refuerzo parental de las conductas histriónicas
      • modelos parentales histriónicos
      • aprendizaje de conductas manipulativas

      Narcisista

      • indulgencia parental y sobrevaloración
      • conductas explotadoras aprendidas
      • estatus de hijo único

      Trastorno de personalidad por evitación

      • rechazo parental
      • rechazo del grupo de compañeros

      Trastorno de personalidad por dependencia

      • sobreprotección parental
      • deficiencia en competir
      • seguimiento de roles sociales (por ejemplo, la sumisión atribuida al rol tradicional de la mujer)

      Obsesivo-compulsivo

      • sobrecontrol parental
      • comportamiento compulsivo aprendido de la situación familiar
      • aprendizaje de profundo sentido de la responsabilidad