Crítica positiva dentro de la pareja

Cómo decir las cosas para no dañar al otro

Pixel Anarchy, Pixabay, Imagen de dominio público

Tu pareja y tú no sois iguales. Encontraste a la persona que amas en un momento de tu vida y, desde ahí han avanzado juntos pero hay cosas, costumbres, creencias y hábitos que ya traía en su mochila de vida. Al igual que tú.

Tendemos a pensar que lo nuestro es lo correcto y lo del otro no. Después de un tiempo de estar juntos comenzamos a decirle al otro lo que nos parece que no hace bien… o aquello que nosotros haríamos distinto.

Ten cuidado en las forma en que haces tus críticas. La crítica constructiva es un elemento que puede ayudar a crecer y reforzar la pareja. Hacer una crítica desde la "buena onda" y ofreciendo, junto con el tema espinoso, opciones para mejorar es una manera de ayudar a construir un "nosotros" mejor.

Las dolorosas críticas

A nadie le gusta recibir una crítica y probablemente sea más dolorosa cuando proviene de la persona que amamos y esperamos que nos ame de la misma manera. "Si me ama… ¿por qué no le gusta todo lo que hago?" Es muy fácil sentirse herido por una crítica de alguien muy cercano y hasta puede crear resentimientos de larga data.

Por eso hay que aprender a dar y a recibir críticas. Nadie está exento de ser agente activo o pasivo de una crítica alguna vez en la vida, así que vamos a ver si los siguientes tips te ayudan para la próxima vez que surja el problema.

Cómo hacer una crítica sin dañar al otro

Una crítica va a dañar el ego de tu pareja. Lo primero que tienes que pensar es si realmente la necesita y si la vas a hacer en forma constructiva. Si es una crítica para molestar o dañar por venganza o rencor, no sirve.

Nunca hagas una crítica en la mitad de una discusión. Por mucha razón que tengas en el concepto, una pelea no es el entorno adecuado para decir las cosas.

En vez de escucharte y meditar sobre ello, el otro pesará que le estás atacando.

Aún la crítica constructiva más saludable crea unos primeros instantes de actitud defensiva en el otro. Ten la paciencia suficiente como para contener con cariño esta primera reacción para poder continuar la conversación.

Tú estás haciendo la crítica, está basada en cosas que has visto y pensado con cuidado. Empieza con las cosas buenas que ves en el otro y después introduce la crítica. Jamás comiences con un "No haces bien…", prueba con: "Me gusta mucho cómo haces tal cosa y tal otra, sin embargo quizá fuera buena idea considerar este otro aspecto porque…"

No mezcles muchos aspectos y asuntos en la misma crítica. Si vas a hablar sobre un tema, haz que sea puntual. "Cuando haces esto, me haces sentir mal porque…" no es lo mismo que "Me haces sentir mal, me haces infeliz y no parece importarte". El otro necesita saber que es UN aspecto de su actitud lo que está bajo análisis y no TODO su comportamiento.

No seas agresivo ni insultes cuando haces una crítica. Cualquier actitud o tono ofensivo descalificará inmediatamente tu intención de hacer una crítica positiva.

Con cada crítica tienes que ofrecer una propuesta, o varias, y preguntar qué siente el otro o por qué actúa como lo hace.

Puedes estar haciendo una crítica desde el desconocimiento y estar absolutamente equivocado en tu planteo. Siempre dejar lugar al beneficio de la duda.

No arrojes falsas premisas o des por descontado que la actitud del otro es para molestarte. "Actúas así para mortificarme" es una visión subjetiva, un juicio de valor que puede estar muy equivocado desde tu lado y generará una defensa inmediata de tu pareja. "Cuando actúas así me mortificas" es una aseveración tranquila e indiscutible que abre el diálogo al otro.

Jamás hagas una crítica, constructiva o no, en público. El lugar y la intimidad son muy importantes. Si hay gente alredor el criticado se va a sentir acorralado o en una trampa. Las críticas en grupo se llaman "intervenciones" y son hechas y dirigidas por psicólogos o especialistas en determinados casos en que los facultativos consideran que el grupo familiar, en su conjunto, va a yudar a un shock necesario para que el paciente, en ese caso, pueda entender la gravedad de lo que sucede (alcoholismo, drogadicción, violencia, etc).

Cómo recibir una crítica constructiva

Ten en cuenta que la persona que te hace la crítica, te quiere. Piensa que es algo que viene desde el amor, por tanto NO es un ataque. No te pongas a la defensiva ni cierres tu entendimiento.

Considera que, aunque te siente mal en principio, seguro que hay un fondo de verdad en lo que te están diciendo. Si te lo dicen es porque es recurrente y notorio, seguro que si reflexionas sobre ello, le encuentras el sentido.

Una crítica constructiva te va a ser muy útil. Sobre todo viniendo de quien más te quiere. Es un momento para reflexionar sobre lo que estás haciendo y el efecto que tiene en los demás. Tómalo como una invalorable ayuda para redirigir tus esfuerzos a un mejor objetivo.

Por qué las críticas son saludables dentro de una pareja

La crítica hacia el otro es un paso más hacia el afianzamiento de la pareja. La idealización romántica da paso a una mirada real sobre quién es el otro. Cuando selo ve en su dimensión verdadera, se ven esas cosas que no son "perfectas".

Hacer una crítica a la persona que uno ama, con cuidado, tacto y respeto no significa que el amor haya menguado, sino que se acomodan varios aspectos para poder planear una meta a más largo plazo. Es como ponerse de acuerdo en otras cosas al convivir, horarios, espacios, gustos… la crítica construye un "nosotros" ya que son dos personas las que intervienen en un determinado aspecto o característica de uno de los miembros.

Ahora bien… ¿hay un límite? ¿Cuánto se puede criticar y cuántas veces? Hay que utilizar el sentido común. No hay críticas razonables en cuestiones como la filiación religiosa, política e ideológica. Esas son cosas que hacen a quién es el otro antes de conocernos y no podemos cambiar eso, ni pretenderlo.

La crítica constructiva siempre debe hacerse sobre algo puntual que creemos honestamente que el otro puede mejorar por su bien o porque nos hiere. Si tenemos que criticar varias veces un mismo punto o sabemos que no habrá jamás un cambio al respecto… quizá es momento de pensar si podemos convivir con nuestra pareja tal como es o debemos dar un paso al costado.