Crea un terrario en casa

Aprende cómo crear un jardín en miniatura en el interior de tu casa

Terrario
Terrario. Getty Images

Qué es un terrario

Un terrario es básicamente un invernadero en miniatura. Es un envase de cristal donde se imitan las condiciones ambientales naturales de una zona boscosa, permitiéndonos mantener un pequeño jardín o bosque a menor escala. 

Los terrarios más comunes están hechos con plantas tropicales y subtropicales, aunque existen muchos otros tipos. La razón principal es que es más fácil trabajar con plantas que habitan en climas algo cálidos y constantemente húmedos.

También son muy comunes los terrarios secos o desérticos, hechos con plantas que aguantan sequía, como los cactus y las suculentas. Pero existe todo tipo de terrario, hasta podemos encontrarlos con especies animales, como hormigas, ranas, culebras y lagartijas.

Qué necesitamos para crear un terrario

Crear un terrario es mucho más fácil de lo que imaginas. Lo primero que hay que hacer es pensar en el tamaño del envasey en qué tipo de terrario quieres crear. En esta etapa debemos ser realistas y seleccionar un tamaño y un tipo de terrario que se nos haga fácil manejar.

Entre los más sencillos están los jardines secos donde se puede colocar, arena, rocas, cactus y suculentas.  También los más húmedos, ideales para intercalar violetas africanas, helechos y musgos variados.

Envase o vasija

Una vez sepas el que quieres crear, busca el envase donde vas a colocar tu pequeño jardín. Para principiantes, recomiendo uno de boca ancha y definitivamente transparente.

Los envases de cristal son ideales, ya que permiten entrar la luz y los puedes disfrutar de todos los ángulos posibles. 

En envase puede ser una antigua pecera, una vasija en desuso o cualquier jarrón donde te quepan las manos, ya que vas tener que colocar con ellas todos los elementos.  Este puede tener una tapa en la parte de arriba, la cual debes dejar abierta la mayor parte del tiempo.

 

Gravilla de pecera o pequeños guijarros de río

Luego de lavar y secar bien el envase, coloca dentro una capa de al menos una pulgada de guijarros o gravilla. Puedes usar la misma que se utiliza en las peceras. Este paso es sumamente importante, ya que las piedras o gravilla ayudarán a que el terrario mantenga buen drenaje y que el agua pase fácilmente al fondo del envase. 

Carbón vegetal

Este carbón es fácil de conseguir en los lugares donde venden productos para peceras. El carbón vegetal son las piedrecillas negras que utilizamos dentro de los filtros para purificar el agua de las peceras. El propósito principal de este carbon es limpiar el agua que baja desde las capas de arriba. Esto asegura que el agua baje limpia y no se pudra una vez llegue al fondo del envase.

Entonces sobre la gravilla, coloca una capa de al menos media pulgada de este carbón vegetal. Algunas personas en vez del carbón, colocan musgo seco. Pero todo va a depender del tipo de plantas que vayas a utilizar en tu terrario.  

Tierra para la siembra

El próximo paso es agregar una capa de tierra para la siembra o potting soil. Es en esta última capa donde vas a sembrar tus plantas y a enterrar los pequeños adornos. Procura que la tierra que agregues esté previamente esterilizada para evitar que traigas hongos o algún tipo de plaga.

 

Este tipo de tierra es muy fácil de conseguir en cualquier departamento de jardinería en tiendas para mejoras al hogar. Dependiendo del tamaño de las plantas que vayas a colocar, agrega a ojo una o dos pulgadas de tierra. 

Para jardines secos con cactus y suculentas, es mejor utilizar alguna mezcla de sustrato que contenga algo de arena. Este tipo de sustrato viene ya preparado y lo puedes procurar en cualquier vivero.

Agrega las plantas

Dependiendo del tipo de terrario que estés creando será el tipo de plantas que vas a necesitar. Lo más importante es que las que escojas tengan las mismas necesidades de sustrato (tierra), humedad y luz. Por ejemplo, no trates de mezclar un cactus con una planta que necesite mucha agua y viceversa, ya que una de las dos va a sufrir las consecuencias, sea por exceso o falta de humedad.

Antes de colocar tus plantas dentro del terrario, afloja delicadamente la bola de tierra en que estas llegaron plantadas. Así soltarás un poco las raíces y podrás acomodarlas más fácilmente dentro del terrario. 

Coloca las plantitas a tu gusto, pero sin atestar demasiado el espacio. También puedes agregarle algunas piedrecillas o pequeños adornos. Te aconsejo que si eres principiante comiences con un terrario de cactus y suculentas, ya que son muy fáciles de cuidar y no necesitan muchos cuidados.

Riega y disfruta

Una vez termines de crear tu terrario, échale un sorbo de agua. Recuerda echar poca, ya que la idea es que el sistema del terrario recicle de forma natural la humedad dentro del envase. Tampoco queremos crear encharcamientos en la base, ya que esto puede pudrir las raíces de las plantas.

Una vez termines, colócalo en un lugar donde no le de el sol directo pero donde entre buena luz. Por último busca una silla cómoda y siéntate a disfrutar de tu magnífica creación. ¡Feliz siembra!.