Cover up: La magia de cubrir un tatuaje

tatuaje cover up
 Bethany Clarke/Getty Images

Hay muchas personas que llevan tatuajes que no les gustan, o que se han aburrido de llevar en su piel el mismo diseño y desean cambiarlo. Generalmente no desean pasar por un tratamiento de eliminación de tatuajes con láser, y recurren al cover up.

Cover up es un término del inglés que significa cubrir o tapar algo. Entre los profesionales del tatuaje es utilizado a nivel mundial y hace referencia a cubrir un tatuaje antiguo por otro.

Se trata de un arte, borrar casi con magia el pasado.

El peor o más desafortunado de los motivos para querer borrar una pieza es que nos avergoncemos de ella. Todos queremos exponer nuestros tatuajes, que los demás los admiren como obras de arte que son. A veces llega a convertirse en un trauma el querer esconder un trabajo mal realizado por el miedo a lo que nos dirán.

¿Se puede cubrir cualquier tatuaje con un cover?

Todo depende del tamaño y la intensidad del color. Salvo que no pases por un tratamiento láser para rebajar el color, a veces es difícil ocultar esa pieza que tanto quieres ocultar. Sobre todo si el tatuaje no tiene espacios libres donde poder añadir detalles para que no se convierta en un borrón en el que no se distingue nada.

¿Es mejor taparlo con tinta negra?

No tiene por qué ser así. Te sorprenderías de las técnicas y los recursos de los que disponen los los artistas del tatuaje para conseguir que salgas satisfecho con un trabajo de calidad.

Todo eso sin necesidad de pasar por una eliminación total del tatuaje que quieres ocultar. Mucha gente cree que debe hacerse un tribal o pintarse la zona de negro para ocultar lo que llevan debajo, y no tienen ni idea de la de posibilidades y soluciones que existen con los cover. Pide consejo a varios tatuadores.

Ellos te dirán qué nuevo tatuaje pueden adaptar en la zona para que el resultado sea el mejor. Debes confiar en la imaginación y habilidad del artista. 

¿Cuáles son esos recursos y habilidades que utiliza el tatuador?

Uno de los recursos básicos de los cover-up está en la acentuación de las líneas nuevas, definir los puntos de máxima luz y sombra, para oscurecer o matizar el tatuaje que se quiere tapar. Muchos tatuadores utilizan el color blanco para aclararlo, o un tono que se asemeje al de la piel. Parece algo increíble esto último, pero se consigue rebajar el color del antiguo tatuaje entre un 10 y un 20 por ciento. Incluso repiten la operación tras unos meses para rebajar la intensidad y aclarar la piel donde realizarán el cover.

¿Causa mucho dolor un cover-up?

Si ya te has hecho un tatuaje, no habrá sorpresas. El cover up es prácticamente lo mismo. El dolor depende de la zona a trabajar y la sensibilidad de cada persona.

¿Cuánto puede costar un cover-up?

El precio dependerá mucho del tamaño, del tiempo y del trabajo que le lleve al tatuador realizar el nuevo diseño del tatuaje. En todo caso, debes pensar que te saldrá mucho más barato que eliminarlo con láser y luego volver a tatuar la zona.

Mientras te lo piensas, también puedes recurrir a una crema maquilladora que se llama Tatto camo, que se puede conseguir en línea. Se suele utilizar en rodajes y con actores a los que haya que cubrirles los tatuajes. El resultado es sorprendente si lo aplicas con un poco de maña.

Ya ves que lo del viejo dicho un tatuaje es para siempre es solo eso, un dicho. ¡Dejemos eso para los diamantes! Existen tantas soluciones…