Costumbres para tener una adolescencia sana

Teenagers.jpg
La alimentación, el sueño y la organización de su tiempo son esenciales para que los adolescentes estén sanos. Alex Proimos

Llevar una vida saludable no es complicado y conseguir que los adolescentes sigan esos hábitos sanos, tampoco lo es. Lo que sí es importante es que los chicos y las chicas en esa edad sepan qué es sano y qué no lo es. Si conseguimos que tengan suficiente información ellos mismos serán los que decidan poner orden saludable en sus vidas porque verán que así se siente mejor, rinden más y son más felices.

Alimentación

En el caso de los adolescentes sanos no son necesarias dietas extrañas. Una buena alimentación consiste en comer de todo con moderación, en evitar los alimentos con exceso de calorías y en respetar los horarios de las comidas.

Es cierto que parece fácil y luego lo es menos. Pero eso es así solo porque no pensamos mucho en ello, porque no analizamos lo que es mejor para ellos. Por eso es importante pensar en lo que comen los adolescentes y hacerles pensar a ellos. Que vean claramente si los alimentos que consumen son nutritivos o solo sabrosos, si consumen suficientes frutas y verduras frescas y si se alejan de la costumbre de picotear continuamente entre horas.

Si las costumbres alimenticias de nuestro adolescente no son muy sanas debemos ayudarle a cambiarlas. Quizá sea un error intentar cambiarlas completamente de golpe. Así que una buena estrategia es ir poco a poco. Pueden empezar eliminando los alimentos menos sanos de sus dietas: comida chatarra, sodas, alimentos muy procesados… a la vez que incorporan otros que sean sanos.

Para empezar una idea: sustituir los dulces del postre por frutas seis días a la semana.

Sueño

Dormir bien es imprescindible para que los adolescentes estén sanos. Es muy frecuente que los chicos y las chicas de esas edades dediquen cada vez más tiempo de las noches a actividades como estar conectados a internet, chatear, jugar en línea, etc… Esa es una malísima costumbre que debemos ayudarles a desterrar.

Aunque parezca una decisión dura, es imprescindible que establezcamos una hora a partir de la cual se apagan los celulares y el resto de dispositivos. Solo así conseguiremos que nuestro adolescente descanse adecuadamente.

Organización del tiempo

A muchos adolescentes les cuesta enfocarse. Parecen distraídos, aburridos, cansados… Si conseguimos que nuestro adolescente se alimente y descanse bien, el siguiente paso es que se centre en sus actividades: la escuela, los deportes, sus aficiones. La mayoría de las veces eso que nos parece una falta de enfoque no es más que falta de organización del tiempo. La mayoría de los chicos y las chicas tienen muchas actividades y no son capaces de organizar sus horas adecuadamente. Si les ayudamos verán que es posible tener tiempo para todo y si establecen un horario racional para todas sus actividades descubrirán que es mucho más fácil centrarse en ellas y obtener buenos rendimientos.

Deportes

Los deportes son un excelente recurso para la salud de los adolescentes. Existen tantos y tantas formas de practicarlos que siempre es posible encontrar uno que se adapte a la personalidad y las circunstancias de nuestro adolescente. A la hora de elegir hay que tener en cuenta que los que se practican en equipo permiten además que chicos y chicas se integren mejor en la sociedad.