Coros celestiales

01
de 07

Los ángeles y la música celestial

cupola-santuario-saronno-gaudenzio-ferrari-angeles.jpg
Imágenes de ángeles pintados por Gaudenzio Ferrari en la cúpula del Santuario de Saronno, Italia, 1535. © Dominio público

La frase "coros celestiales" generalmente se refiere a las jerarquías de ángeles, o los  grupos de ángeles identificados por teólogos expertos en angelología. Los estos grupos de ángeles son llamados coros porque su principal ocupación es cantar "santo, santo, santo" en alabanza a Dios. Por eso, a los ángeles con frecuencia se les representa como músicos o cantantes, como una metáfora de so convenio eterno con Dios.

02
de 07

El convenio eterno

Música sagrada de Luigi Mussini
Música Sagrada del pintor Luigi Mussini. El ángel sostiene una cinta con música para indicar que está cantando. El ángel mira al cielo mientras canta pues existe solo para alabar a Dios. © Dominio público

Las escrituras hebreas describen un sistema que une a toda la creación, o el convenio eterno. Sofía, o la Santa Sabiduría, era el ángel que unía todas las partes de la creación y la preservaba intacta. Una metáfora para este trabajo era que mantenía todo "afinado".

En la parte invisible de la creación, los ángeles mantienen todo en armonía. En la teología, la armonía se tradujo o se comparó con la música. Por eso los teólogos concluyeron que los ángeles crean música en el cielo. La música de los ángeles mantiene la armonía del universo. 

En su travesía por el cielo, Enoc vio ángeles que cantaban melodías imposibles de describir. Los ángeles caídos eran los únicos que no cantaban. También vio que los arcángeles arreglaban la música y así armonizaban toda la existencia tanto en el cielo como en la tierra.

03
de 07

La presencia de Dios

cristo-glorificado-en-la-corte-del-cielo-fra-angelico.jpg
Cristo glorificado en la corte del cielo por Fra Angélico(1423-24). © Dominio público

La música de los ángeles es una metáfora de unión y armonía en la creación. Se interpreta como una manera de reconocer la presencia de Dios en todo lo creado por Él. 

Cuando las personas en la Tierra alaban a Dios, se entiende que se unen a los ángeles en su canción y ayudan a crear armonía en la Tierra. En los templos, desde la antigüedad se ha utilizado la música para invitar y reconocer la presencia de Dios en la Tierra. 

En la tradición judía, el Rey David invitó a los Levitas a crear música ante el arca como una manera de alabar, dar gracias al Señor e invocar su presencia.

Cuando el Rey Salomón dedicó el templo, músicos y cantantes alabaron a Dios con una sola voz y de esta manera la presencia de Dios llenó el lugar. 

04
de 07

El ser humano y la música angelical

Gr-newald.jpg
Concierto de Ángeles de Matthias Grünewald, c. 1515Óleo sobre madera, 265 x 304 cmMusée d'Unterlinden, Colmar. © Dominio público

 El texto místico judío Hekhalot Rabbati menciona que los ángeles solo podían cantar en respuesta a las alabanzas que se hicieran en la Tierra. Esto significa que la armonía del mundo visible se entendía como dependiente de que los seres humanos adoptaran el papel de ángeles. 

El texto El testamento de Adán describe las alabanzas continuas de toda la creación. 

05
de 07

La imposible discordia

concierto-de-angeles-grunewald.jpg
Detalle de Concierto de ángeles de Matthias Grünewald. © Dominio público

La música de los ángeles fue parte del proceso de la creación. La creación ocurrió en armonía y por eso, desde el principio, los ángeles cantaron con unidad y concordia. Por eso, según el texto místico judío Hekhalot Rabbati, los ángeles cantaron desde el primer día con "una voz, un lenguaje, un conocimiento y un sonido".  

06
de 07

Los salmos y los ángeles

Hans-Memling-Angeles-Musicos.jpg
Ángeles músicos por Hans Memling, 1480s,óleo sobre madera, 165 x 230 cm (cada panel)Koninklijk Museum voor Schone Kunsten, Antwerp. © Dominio público

El Salmo 150 aconseja a los músicos a que alaben a Dios en su santuario con trompetas, laudes, harpas, panderetas, cuerdas, gaitas y címbalos. Por eso a los ángeles se les pinta como músicos en los santuarios de las iglesias, lugar que corresponde al Sanctum Sanctorum.

El Salmo 148 describe las alabanzas de toda la creación. Los cielos, los ángeles, el Sol y la Luna. La gente de la época de Jesucristo entendían la frase "los cielos se regocijan" como el cantar de los ángeles.

El Salmo 144  asocia la música de los ángeles con la renovación.

El Salmo 19 describe las alabanzas de los ángeles que no podemos oír. El filósofo judío del siglo I, Philo, explicó que el plan divino del universo mantiene todo en armonía, pero que la contribución de los seres humanos debe ser la alabanza silente y la pureza de la mente. 

07
de 07

Así en la Tierra como en el Cielo

sandro_botticelli_natividad-mistica.jpg
Detalle de Natividad mística por Sandro Botticelli, c. 1500, tempera sobre tela, 109 x 75 cm, National Gallery, London. © Dominio público

Máximo el Confesor, uno de los grandes maestros de la Iglesia Oriental, enseñaba que cuando los cristianos cantaban, demostraban que se habían convertido en ángeles. 

El canto de los ángeles es el llamado a la armonía y la conexión con lo divino. Sea con el oído o con el corazón, escuchar a los coros celestiales es estar cerca de Dios.