Controla las hierbas malas

Qué hacer para eliminar y controlar las hierbas malas en el jardín

Aprende a desyerbar
Aprende a desyerbar. Getty Images

Hace una semana corté el césped, podé los arbustos y les eché fertilizantes, el jardín se veía de revista. Pero hoy me asomé por la ventana y otra vez están ahí, no dejan pasar ni una sola semana sin dejarse notar. Me refiero a las inmortales y temibles malas hierbas. 

Por qué es tan difícil controlarlas

Lo que hace difícil controlar las malas hierbas es la rapidez con que se propagan. El método principal es a través de las semillas.

Una vez la planta llega a su madurez y las produce, esta aprovecha el viento o cualquier cosa que se mueva para distribuirlas por todo el jardín.

Otra forma de esparcirse es a través de sus rizomas. Parecido a la planta del bambú, las malas hierbas se expanden hacia los lados por debajo de la tierra. Estas van creando pequeño bulbos desde donde se desarrollan nuevas plantas, entrelazándose con el césped hasta ahogarlo.  

Contrólalas desde el principio 

Si estas comienzan a salir en el césped o entre tus plantas, el método más efectivo para eliminarlas es sacarlas a mano tan pronto las notes. Punza en terreno con una palita y asegúrate de sacar no solo la planta que crece sobre el terreno, pero también las raíces y los rizomas.  Si haces esto cada vez que las veas las irás controlando hasta que desaparezcan. 

Ahoga el terreno antes de plantar

Las malas hierbas no dejan de ser plantas y tienen las mismas necesidades que el resto para poder vivir.

Estas necesitan sol, aire y agua para desarrollarse. Así que la forma más fácil de eliminarlas es limitándoles estos elementos.   

Uno de los métodos más comunes y que siempre me ha funcionado es cubrir el terreno con mallas negras de jardín varias semanas antes de la siembra. Estas mallas están hechas con una tela oscura y porosa que no permite pasar la luz del sol.

Por lo regular éstas se consiguen por rollo y son bastante económicas. Lo único que hay que hacer es cubrir con ellas el terreno y así asfixiar cualquier mala yerba o semilla que tenga intensiones de desarrollarse.

Para evitar que la malla se vuele con el viento es importante anclarla al terreno con clavos, ya sean de metal o de plástico. También procura no dejar espacios sin cubrir pues la hierba mala es bastante intrépida y hará lo que sea por salirse con la suya. 

Esas que salen entre las grietas 

Hay personas que recomiendan echarles vinagre como método orgánico para matar las malas hierbas. Tengo que aceptar que solo lo he tratado una sola vez, y aunque eliminó algunos hierbajos, otros quedaron intactos. Necesito experimentar más antes de recomendarlo.

Métodos químicos

No me gustan lo métodos que puedan envenenar el terreno, pero te cuento que existen varios métodos químicos para eliminar las hierbas malas. Algunos atacan las semillas para que no germinen y otros eliminan las hierbas malas que ya están creciendo.

Entre estos hay métodos selectivos que sólo atacan las hierbas malas, y otros no selectivos que matan todo lo que se les cruce en el camino. Asegúrate de escoger el correcto de acuerdo a tu proyecto.

Lee todas las instrucciones e infórmate sobre las prácticas más seguras al utilizarlo.

Si usas métodos químicos tendrás que darle un tiempo prudente al terreno para que se purifique antes de plantarlo. El tiempo correcto usualmente aparece en las instrucciones de uso.

Listo para la siembra

Luego de sembrar tus plantas puedes echar “mulch”, viruta o pajote de jardín en las superficies del terreno que queden expuestas. Esto te ayudará a que el terreno esté menos vulnerable si llegan semillas de alguna otra parte. 

Es posible que en algún momento regresen las malas hierbas, ya sea por el aire o a través del mismo terreno. El método más efectivo para controlarlas es dándole seguimiento al jardín y desyerbarlo manualmente cada vez que aparezcan. Lo mejor es eliminarlas tan pronto comiencen a salir.