Consigue que los adolescentes digan no al alcohol

Claves para alejarlos de la bebida

La relación de los adolescentes con el alcohol es problemática en la mayoría de los países del mundo. Aunque en muchos de ellos tienen prohibido beber antes de los 18 o los 21 años, un gran número de chicos y chicas no hacen caso de esa prohibición y consumen bebidas alcohólicas, muchas veces de manera frecuente.

Los efectos del alcohol en los adolescentes y los jóvenes pueden llegar a ser muy peligrosos, por eso es esencial que se los eduque para ser responsables y no caer en conductas de riesgo como esta.
Los efectos del alcohol
El alcohol es una sustancia adictiva. Y además esa característica se acrecienta cuando los que lo consumen son adolescentes. Ellos tienen mayor riesgo de convertirse en alcohólicos o en llegar a ser alcohólicos cuando se hagan adultos si continúan bebiendo en exceso. El consumo de alcohol en la adolescencia tiene riesgos
Riesgos físicos:
  • Más enfermedades. La probabilidad de contraer alguna enfermedad asociada al alcohol como cirrosis, algunos tipos de cáncer, infartos hemorrágicos, obesidad o pancreatitis es mayor en la adolescencia que en la edad adulta.
  • Problemas de crecimiento. El alcohol provoca problemas en la absorción de nutrientes y eso perjudica el crecimiento.
  • Efectos estéticos. El consumo de alcohol también tiene efectos sobre la apariencia: perjudica a la piel y engorda.
Riesgos psicológicos:
  • Suicidio. El consumo de alcohol está frecuentemente asociado con los suicidios adolescentes.
  • Trastornos de personalidad. El abuso de la bebida aumenta el riesgo de padecer trastornos de personalidad.
  • Depresión. El consumo de alcohol durante la adolescencia aumenta el riesgo de padecer depresión.
Otros riesgos:
  • Accidentes de tránsito. El consumo de alcohol está frecuentemente asociado a los accidentes de tránsito que son la primera causa de muerte entre los adolescentes en la mayoría de los países desarrollados.
  • Sexo inseguro. El consumo de alcohol también esta frecuentemente asociado con prácticas sexuales de riesgo que pueden conducir a contraer enfermedades de trasmisión sexual como el sida o a embarazaos no deseados.
  • Aumenta el riesgo de consumo de otras sustancias. El alcohol hace a los adolescentes más vulnerables a otras sustancias adictivas como las drogas.
  • Aumenta la probabilidad de que se involucren en actos violentos. También en un gran número, los actos violentos que tienen a adolescentes como protagonistas esconde detrás el consumo de alcohol.
Cómo conseguir que no tomen alcohol
Por todo ello, padres, tutores, maestros y todos aquellos que trabajan con adolescentes deben hacer un esfuerzo para conseguir que los chicos y las chicas no tomen alcohol durante la adolescencia.Para lograrlo es bueno seguir una serie de claves que, en su mayoría, no se centran exclusivamente en el consumo de sustancias. Se trata de consejos que harán que su crecimiento sea más sano y que su personalidad se forme sin rasgos preocupantes.
  • Ponerles límites. Las normas son imprescindibles para que los adolescentes crezcan de forma saludable. Si ellos están acostumbrados a que en su hogar hay una disciplina y la siguen, será mucho más fácil intervenir en un posible problema con el alcohol. Y una de las normas que deberán cumplir es que no pueden beber alcohol. Es conveniente que el castigo por incumplirlo les haga ver la importancia de esta norma. Por ejemplo, si descubrimos que han tomado algo en una fiesta podemos limitarnos a hablar con ellos y advertirles de que la próxima vez no seremos tan permisivos. Pero si lo que descubrimos es que han manejado después de consumir alcohol, no podemos dejarlo pasar y una forma de que entiendan que lo que han hecho es muy grave puede ser la retirada durante un tiempo de la licencia de conducir.
  • Aumentar su sentido de la responsabilidad. Un adolescente responsable rechazará el consumo de alcohol porque cuando abusa de este sus facultades mentales y su poder de decisión quedan seriamente mermardos.
  • Hablar con ellos. No demos nada por supuesto. Y más en nuestra comunidad en la que el consumo de alcohol ha sido visto históricamente como libre de problemas. Es conveniente aclarar bien con los adolescentes cuáles son los riesgos de ese consumo, explicarles que no solo es ilegal sino que es peligroso. Detallarles los problemas físicos y psicológicos que puede provocarlos y los otros riesgos asociados a su consumo.
  • Moderar el consumo de alcohol en la familia. El ejemplo es seguramente la mejor enseñanza. Si los chicos ven que su padre o su madre consumen alcohol en exceso será muy difícil que entiendan que es peligroso. Por eso, sobre todo si se tiene adolescentes en casa, es aconsejable que el consumo de alcohol que hagan los adultos sea moderado.
    Foto © Bjarki Sigursveinsson