¿Considerando la bancarrota?

Conoce las ventajas y desventajas

Bancarrota
Malte Mueller/Getty Images  

Entre las principales causas de la bancarrota está el excesivo endeudamiento y los inesperados gastos médicos que pueden asfixiar las finanzas de cualquier persona. Llega un momento en que las cuentas por pagar se vuelven inmanejables lo que lleva a muchos considerar declararse en bancarrota.

La bancarrota permite eliminar algunas pero no todas las deudas y así evitar los desagradables embargos, llamadas de cobranzas, y remates judiciales.

Pero aunque suene fácil y beneficioso, debes considerar sus consecuencias que pueden afectarte por mucho tiempo.

Solamente entendiendo el proceso, las ventajas y desventajas puedes tomar la decisión más acertada para tu situación.

Ventajas

La leyes de bancarrota fueron diseñadas para ayudar a personas que han incurrido en deuda de buena fe, o sea con la intención de pagar, pero que debido a las circunstancias están en la imposibilidad de pagarla. Ante esto la bancarrota puede ayudarte a:

  • Frenar o demorar un litigio en corte, desalojo o remate judicial.
  • Evitar o demorar el embargo de tu salario o bienes.
  • En el momento en que te declaras en bancarrota, tus acreedores no podrán contactarte, ni enjuiciarte, ni embargar tus propiedades, incluyendo tu salario.
  • La bancarrota te permite eliminar deudas como de tarjetas de crédito, facturas médicas, préstamos personales. Sin embargo, existen deudas que no se pueden eliminar como los préstamos estudiantiles, pensiones alimenticias y manutención, lesiones físicas a terceros por conducir bajo la influencia del alcohol o droga, deudas por fraude, obligaciones financieras impuestas como parte de una condena penal, impuestos pendientes en los tres últimos años.

    Desventajas

    Incurres en gastos adicionales, especialmente si usas los servicios de un abogado, como honorarios, tarifas, además de los cursos de consejería de crédito requeridos.

    • Toda bancarrota es parte de un registro público, lo que quiere decir que cualquiera tendrá acceso a esta información y saber los montos de deuda, y tus acreedores.
    • Tu puntaje de crédito se verá afectado negativamente, y esto a la vez puede reducir tus oportunidades de empleo.
    • Si entregastes bienes o dinero a tus familiares o amigos en el último año, éstos pueden ser obligados a devolverlo a un fideicomiso.
    • La bancarrota puede permanecer en tu reporte de crédito hasta por 10 años.

    Opciones de bancarrota

    En los Estados Unidos existen dos opciones de bancarrota llamados Capítulo 7 y Capítulo 13.

    Capítulo 7—Se refiere a que se puedes eliminar toda o parte de tus deudas una vez que tus activos líquidos (aquellos que fácilmente son covertibles en efectivo como cuenta de cheques o ahorros) sean utilizados para pagar una parte de la deuda.

    Capítulo 13—El Capítulo 13 menciona que puedes pagar toda o parte de la deuda por medio de un plan de pago en un plazo de 3 a 5 años. Este plan debe ser presentado a la corte en el momento de hacer la declaración de bancarrota, y ser aprobado por el juez. Una vez que hayas completado los pagos del plan, cualquier saldo pendiente quedaría eliminado.

    Ten en cuenta que el Capítulo 7 requiere que entregues tus activos líquidos, pero si los quieres conservar, entonces la opción que brinda el Capítulo 13 te saldría más conveniente.

    Alternativas a la bancarrota

    La bancarrota no es la varita mágica para solucionar tus problemas de deuda, y puede que no sea la mejor opción para tu situación, por eso es mejor que consideres otras alternativas como:

    • Llegar a un acuerdo extrajudicial con los acreedores
    • Negociar una reducción de pagos con los acreedores
    • Buscar ayuda por medio de una agencia de consejería de crédito aprobada
    • Vender propiedades para pagar la deuda
    • Obtener préstamos usando tus propiedades como colateral para pagar la deuda

    Conclusión

    La bancarrota no es la solución más adecuada para todos por eso es necesario que consideres los costos y consecuencias. Y si finalmente decides que ésta es la mejor opción para tí, el primer paso es consultar a un abogado debido a la complejidad de las leyes de bancarrota.