Consejos para una pedicura segura con diabetes

Pedicura
No permitas que afeiten las callosidades con cuchillas o utensilios metálicos que puedan cortar o lesionar la piel de tus pies. Foto © Getty Images

Según la industria de la belleza sigue creciendo así los negocios o spas que ofrecen servicios de manicura y pedicura. Se siente bien ir a uno de estos lugares, sola o acompañada de amigas, para arreglarte los pies y pasar un rato relajada, pero si vives con diabetes hay varios factores que debes de considerar antes de visitar uno de estos salones.

Nadie mejor que tu médico de cabecera, educador en diabetes o podólogo para recomendarte si es bueno o no para ti hacerte una pedicura en uno de estos negocios.

Si eres diabético y sufres de neuropatía son más los riesgos que los beneficios que obtendrás en esa visita al spa. Si tu médico o proveedor de salud nunca te ha dejado claro que tienes neuropatía, hazte estas preguntas:

  • ¿Siento hormigueo constante en manos y pies?
  • ¿Se me entumecen con frecuencia los pies y las manos? ¿Me duelen?
  • ¿Tengo falta de sensibilidad y movimiento en manos y pies?

La neuropatía es una de las complicaciones de la diabetes que ocurre cuando la glucosa en la sangre no ha sido controlada por mucho tiempo. Expertos estiman que cuando vives con diabetes tipo 1 o diabetes tipo 2 tus probabilidades de vivir con neuropatía aumentan un 60 por ciento.

Si no tienes buena sensibilidad en los pies, podrías quemarlos al sumergir los pies en un baño de agua caliente o en parafina. Si has perdido parcialmente la sensación en los pies debido a la neuropatía o por mala circulación en piernas y pies, podrían cortarte mal las uñas o el tejido alrededor de estas sin sentirlo.

Una herida alrededor de las uñas puede ser foco de infección.

La Agencia de Protección Ambiental, o EPA por sus siglas en inglés (Environmental Protection Agency), advierte a los usuarios de estos establecimientos sobre una bacteria llamada mycobacterium fortuitum responsable de la mayoría de las infecciones.

Este bicho vive en agua cálida y es difícil de eliminar. La infección puede entrar a tu cuerpo a través de heridas abiertas: picadas de insecto, cortes de navaja luego de rasurarte, irritación en la piel por depilación, corte de uñas de los pies, o pequeñas heridas al empujar la cutícula de las uñas o al rasurar las callosidades de los pies.

Sugerencias de los expertos

Antes de llamar para una cita revisa las reseñas o críticas del local en internet. Las referencias son importantes, pero nada mejor que tu propio juicio basado en el conocimiento de los cuidados que debes observar cuando vives con diabetes.

El spa. En términos generales, ¿cómo ves el spa? Fíjate si se ven limpios el equipo, las mesas y las tinas donde hacen la pedicura. Asegúrate que tanto el salón como los técnicos que trabajan allí tengan licencias actualizadas. No sientas pena en preguntar con qué frecuencia desinfectan las tinas y revisa visualmente la tina antes de que comiencen a llenarla de agua y sales.

Limpieza. Las tinas en el spa deben de ser desinfectadas inmediatamente luego de cada cliente y en la noche antes de cerrar el establecimiento. Los productos desinfectantes que utilicen deben leer en la etiqueta que son aprobados para uso en hospitales y aprobados por la EPA.

Asegúrate que el técnico que te atenderá lava bien sus manos antes de hacer tu pedicura.

Herramientas. Todos los utensilios y herramientas que son reusables: cortaúñas, limas de metal y tijeras para uñas, deben ser desinfectados antes de su uso. El resto de las herramientas como las limas de cartón, palitos de naranjo y las limas de pulido, deben ser desechables, las usan nuevas contigo y te las entregan al final de la cita o las descartan.

Que no corten tus pies. No permitas que afeiten las callosidades con cuchillas o utensilios metálicos que puedan cortar o lesionar la piel de tus pies. Pregunta por alternativas más suaves como lociones exfoliantes.

Que no toquen tus cutículas. No permitas que empujen tu cutícula, mucho menos que la corten. La cutícula crea una barrera entre la uña y la piel para proteger la uña de infecciones, por eso debe permanecer intacta.

Si observando todas las precauciones notas una cortadura en tu piel, o tu  piel reacciona alérgicamente a algunas de las lociones o exfoliantes, tu médico debe saberlo de inmediato. La mayoría de estas infecciones pueden ser tratadas con antibióticos tópicos o antibióticos orales si actúas con rapidez. Si descuidas una herida, por pequeña que parezca, puede infectarse y traer consecuencias fatales como la amputación de un dedo, el pie, y en el peor de los casos, perder una pierna.

Recursos:

"Preventing Pedicure Foot Spa Infections". Guidance from the EPA and the Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Contenido actualizado: 6 de noviembre de 2015. Accedido: 19 de abril de 2016.