Consejos para pintar puertas de interior

Sigue estos trucos para lograr un terminado profesional

Puerta interior amarilla
Foto © Design Sponge

Cada varios años es necesario darle una nueva capa de pintura a tus puertas, especialmente si son de un color claro. Esto ayudara a que siempre se vean bien y complementen la decoración. Pero esta no es la única razón para pintarlas, las puertas son un espacio donde puedes ser creativo también.

Prueba pintarlas de un color diferente al de las paredes para que le den un look inesperado a tu decoración.

Las puertas negras se ven elegantes con paredes blancas, y las puertas de colores pasteles pueden darle un estilo tranquilo y femenino a tu decoración. ¿Ya te convencí? Entonces sigue estos consejos:

Más consejos en: Puertas de entrada coloridas en fotos

Quita la puerta

Si, es trabajo, pero si nunca has pintado una puerta, te recomiendo removerla primero. Para personas con experiencia, pintar una puerta puede ser bastante rápido, pero si todavía estas agarrándole la mano, es mejor que la puerta este en una posición horizontal. De esta manera podrás prevenir chorreos de pintura y tomarte tu tiempo. Otra ventaja de quitar la puerta es que podrás acceder fácilmente a todos los bordes y ángulos de esta. Pon la puerta en caballetes para que este a la altura ideal para pintar.

Repara, limpia y prepara

No saques las brochas todavía, ya que debes preparar la puerta primero. Si quieres un buen resultado, debes seguir estos tips al pie de la letra.

Primero debes darle una buena limpieza a la puerta. Usa un trapo húmedo para quitar el polvo. Con una esponja y jabón de platos, quita la grasa y machas. Si hay cosas pegadas, usa un cuchillo sin filo, pero ten cuidado de no dejar marcas. Deja secar la puerta completamente.

El segundo paso es revisar la puerta y repararla donde sea necesario.

Si hay huecos, ralladuras o marcas, cúbrelas con masilla de madera. Luego debes preparar la puerta para que absorba mejor la pintura, esto lo logras al lijarla. Usa lija suave. No necesitas quitar la pintura anterior completamente, solo crear una superficie porosa para la pintura. Limpia la puerta con un trapo húmedo para quitar el polvo y deja secar.

Tapa las perillas

Para lograr un finalizado profesional, debes asegurarte de no pintar las perillas o picaporte, ni las bisagras. La mejor manera de tapar estas piezas es con cinta de pintor, ya que no dejara pegamento cuando la quites. Si piensas usar otra cinta adhesiva, quítale un poco el pegamento pasándola por una tela. Ya que estás, protege también en piso y el área donde piensas pintar con papel de diario.

Escoge la pintura correcta

En general las puertas de interiores son de madera, así que puedes usar pintura regular o látex. Escoge el color de la pintura con cuidado. Compra una muestra primero, y pinta una sección pequeña de la puerta. Déjala secar y estudia como se ve con la iluminación de tu casa. No tengas miedo de probar diferentes tonos antes de escoger el correcto.

Más consejos en: ¿Pintura plástica o esmalte sintético?

Escoge con cuidado el lustre también.

Para puertas, la mejor opción es la pintura semi-brillante, ya que es más durable y fácil de limpiar. Ten en cuenta que es llamativa, por lo que el color resaltara más. Si vas a pintar una puerta oscura de un color más claro, necesitaras pintar una capa de pintura base primero. Usa pintura base también para puertas nuevas que no tengan terminado.

Pinta bordes primero

Ahora estamos listos para comenzar a pintar. Muchas personas tienen sus propias técnicas: arriba y abajo, de afuera a adentro. Una vez que comiences puedes ver cual es la que mejor funciona para ti. Un consejo, siempre pinta los bordes primero. Estos son los que estarán en contacto con la pared, y es mejor que tengan mas tiempo de secado. No te preocupes por pintar los bordes de arriba y debajo de la puerta, ya que no se ven. Y recuerda, siempre pinta en la dirección del grano de la madera.

¿Rodillo o brocha?

Según tu tipo de puerta, debes escoger entre una brocha o rodillo. Si tu puerta es plana, con un rodillo podrás terminar mas rápido. Ten cuidado de no usar mucha pintura, ya que dejaras marcas porosas. Si tu puerta tiene paneles decorativos, deberás usar una brocha pequeña también. Comienza pintando cada rectángulo con un rodillo pequeño. Luego pinta alrededor de los paneles con el mismo rodillo. Los bordes de cada panel los deberás terminar con una brocha.