Consejos de etiqueta para caballeros que asistirán a una boda.

Saber elegir bien un traje hace toda la diferencia. Ya sea que vayas a lucir un frac, un esmoquin, o simplemente un traje formal, presta atención a los detalles y verás que lucirás tan guapo o más que James Bond en la mejor de sus películas. Foto: Brad Wilson

¿Te casas? ¿Se casa tu hijo o hija? ¿Te han nombrado parte del cortejo nupcial? ¿Te han invitado a una boda? Aquí algunos tips que te ayudarán a lucir guapo y a estar cómodo en este evento tan importante.

Primero, básicos de formalidad. Fácil y rápido.

  • Si la boda es ultra-formal debes lucir un frac camisa blanca, chaleco y corbata blancos, guantes blancos y zapato formal sin agujetas (o de ópera).
  • Si la boda es formal debes lucir esmoquin o traje formal, corbata, chaleco o faja, tirantes negros, y zapatos formales.
  • Si la boda es semi-formal debes lucir un traje oscuro (azul marino, café, negro, gris oscuro), camisa blanca, corbata elegante, y zapatos de vestir.
  • Si la boda es informal puedes lucir lo que quieras. ¡No te creas! Un caballero con estilo como tú puede lucir camisa, corbata y pantalón, con un saco tipo sport o un sweater. Y si la boda es aún más informal (por ejemplo por la mañana y en el exterior) podrías lucir shorts o bermudas color kaki y una camisa tipo polo.

Importante: Nunca asistas a una boda de jeans, camiseta, o cualesquier otro tipo de atuendo con el que te sentirías a gusto echándote un partidito con los amigos, celebrando una barbacoa, o reparando cosas en el hogar. A no ser…que la invitación diga: ven de vaqueros y no te olvides el sombrero - o - trae tu traje de baño y para echarnos un chapuzón después una cascarita. Pero no te emociones, no pasará a menudo.

Checa nuestra lista de ¡ no te lo pongas!

para no caer en vergüenzas.

Ok. Ahora ya tienes una idea de lo que hay que lucir en cada tipo de evento. Ahora maximiza tu guapura con estos consejos para escoger un buen traje, esmoquin, o frac.

La chaqueta te debe calzar bien.

  • No debe quedarte muy holgada ni muy apretada. ¿Qué? Sí, debe quedarte lo suficiente holgada que tengas libertad de movimiento, y debe quedarte ajustada lo suficiente para no agregarte "kilos visuales".
  • Quieres suficiente espacio en la cintura para incluir el chaleco o faja (en caso de que lleves) así como para tener canchita después de cenar.
  • Las mangas deben llegar hasta la muñeca y deben estar lo holgadas suficiente para que no se hagan bolas en los brazos cuando los flexiones (a no ser que sean tus bíceps).
  • ¿Cómo sientes la espalda? Evalúa la chaqueta, ¿podrías abrazar a tu novia sin tener que desabrochar el saco para poder moverte? Lo que quieres es poder moverte con comodidad con la chaqueta abrochada o desabrochada.
  • Esto quiere decir que cuando estés en la tienda de renta / venta de trajes debes probarte la chaqueta, dar una bailadita por ahí, y ver lo bien que te sienta. Si no la sientes a gusto habla con el intendente para que te muestre otros tamaños y estilos dentro de la formalidad en cuestión.

Recuerda: quieres tener amplitud de movimiento para poder bailar, abrazar, y moverte con libertad durante toda la boda. Piensa, si yo fuera James Bond… ¿podría salvar a la chica con este traje? La respuesta debe ser sí. El objetivo es que debes de sentirte tan cómodo como cualquier otro día pero vestido para la ocasión.

La camisa debe funcionar con la chaqueta.

  • Los puños de las mangas de la camisa deberán terminar en el hueso de la muñeca. Si es una camisa con puño tipo francés entonces estos deberán terminar dos centímetros más abajo.
  • Los puños de las camisas deben quedarse en su lugar aún si levantas o giras tus brazos.
  • El cuello de la camisa te debe de quedar justo pero no muy justo. Debes de poder insertar un dedo entre el cuello de la camisa y tu cuello con facilidad. Quieres que el cuello de la camisa se ajuste bien tu cuello y que no estén tan apretado que al abotonarlo las solapas se levanten.
  • Pregunta en la tienda si tienen extensores de cuello, estos son una excelente inversión pues en caso que los necesites te pueden salvar de una y no tienes que comprar una camisa nueva.

Los pantalones también deben de calzarte a la perfección.

  • Elegir un par de pantalones que te queden cómodos y a la perfección es vital, sobre todo los pantalones de frac y de esmoquin porque para estos no podrás usar cinturón.
  • El borde de los pantalones deberá tocar la parte superior de los zapatos. Calcula que debe quedar a la vista por lo menos dos tercios del zapato comenzando de la punta al tobillo. No quieres tus pantalones tan largos que arrastren en el suelo (te harían ver chaparro) ni tan cortos que parezcan pesqueros cuando te sientes (no te harán ver más alto, solo algo raro).
  • Los pantalones te deberán quedar lo suficientemente holgados para que no se desdoblen los pliegues del pantalón pero deben de calzarte bien; la idea es que no se te caigan si no traes cinturón.

Acepta la asistencia del personal

El personal de la tienda de renta o venta de trajes generalmente tiene a personas especializadas en asistirte en la elección de un buen traje para ti. Ellas pueden orientarte a escoger un traje que te haga lucir sofisticado y elegante, que calce bien a tu cuerpo, y que vaya a tono con la formalidad del evento al que asistirás.

A la hora de elegir el traje asegúrate de que se tomen bien las medidas de tu cintura, la entrepierna (la altura desde la entrepierna de los pantalones hasta la parte inferior de la pierna), y por supuesto la medida de la chaqueta. No tengas pena y deja que te midan bien, es buena idea que midan el ancho de tus brazos y muslos, de esta manera el traje te quedará aún mejor.

Pruébate todo una semana antes

Una semana antes del evento pruébate todo el atuendo, si algo no te queda bien (digamos que has adelgazado o que has ganado músculo) ¡no te preocupes! Tienes tiempo suficiente de llevar tu traje a la tienda para hacerle las modificaciones necesarias para que te quede perfecto.

Ahora, sólo es cosa de llegar a la fiesta y ¡a derretir corazones!