Conseguir y conservar la reputación

Baltasar Gracían
Baltasar Gracián. De Agostini Picture Library

Conseguir y conservar la reputación. Es el usufructo de la fama. Cuesta mucho, porque nace de las eminencias, que son tan raras quanto comunes las medianías. Conseguida, se conserva con facilidad. Obliga mucho y obra más. Es especie de magestad quando llega a ser veneración, por la sublimidad de su causa y de su esfera; pero la reputación substancial es la que valió siempre. 

-Baltasar Gracián

Ya en el siglo XVII, el filósofo español Baltasar Gracián nos aconsejaba sobre la necesidad de conservar nuestra reputación, algo inestimable en los tiempos que corremos. Aunque existen muchos desempleados con los que hablo, que se quejan de que muchos de sus conocidos han conseguido grandes empleos, sin necesidad de actualizar su perfil de LinkedIn o sin ni siquiera tener presencia online, sin cuidar su imagen en redes sociales o sin importarle los resultados que salgan en Google, lo cierto es que cada día son las más las empresas que, como mínimo, realizan una búsqueda rápida online para averiguar más información sobre los candidatos a un empleo. 

Es más, hasta en nuestras vidas personales, cuando vamos a cenar con algún contacto profesional, somos muchos los que le echamos un vistazo a los perfiles sociales para conocer un poco más acerca de su personalidad o de sus intereses profesionales.

 

Cuando se trata de conservar una buena reputación online, en muchos casos no es necesario realizar una estrategia de marketing, ni de contratar a una empresa para que te cree una página web personal, sino de, por lo menos, cuidar los resultados que aparecen.

Ahora, lo recomendable es tomar la iniciativa y controlar, desde un principio, la imagen que se quiere crear en el mundo online.

Si no sale nada cuando haces la búsqueda con tu nombre, aprovecha para compartir proyectos en los que te hayas involucrado, crea una web personal sencilla, en menos de cinco minutos, ábrete una cuenta en LinkedIn para que compartas tus inquietudes profesionales o conectes con gente de la industria. 

ESO NO VA CONMIGO

Algunos me dicen, "¿es qué mi trabajo no tiene nada que ver con la tecnología ni los negocios? Yo me dedico a la mecánica, ¿para qué necesito cuidar esa presencia online? eso no va conmigo". A lo que le contesto que por supuesto sí que va, solo que en vez de usar LinkedIn o Pinterest, podría tener un pequeño canal en YouTube donde se mostrara arreglando un motor o hablando de los diferentes repuestos de un vehículo, dando consejos sobre el mantenimiento de un coche. En fin, las alternativas son infinitas cuando se trata de forjarse una reputación online positiva, una reputación que te pueda ayudar a convencer a una empresa de tu valía, de tu iniciativa, de tu talento y pasión para lo que haces. 

Otros se quejan de que la tecnología es demasiado difícil para hacer esas cosas. Nada más lejos de la verdad. Para crear uno de esos vídeos informativos, por ejemplo, solo se necesita un smartphone y una cuenta en YouTube.

Ni se requiere equipo especial, ni producción, ni nada eso. Se graba el vídeo, se sube a YouTube y listo. Aunque no registre miles de visitantes, por lo menos lo tendrás disponible durante el proceso de búsqueda de empleo. He conocido a decenas de candidatos que se han quedado sorprendidos del hecho de que su presencia online les haya facilitado las cosas durante la búsqueda de empleo. No quiero decir con esto que todo es tan fácil como crearse una web personal o un vídeo y, boom, trabajo conseguido, pero lo importante es que estás haciendo algo al respecto, demostrando iniciativa. No tienes nada que perder. Inténtalo.