Conoce a los San Patricios, aliados de los hispanos

Churubusco-convent.jpg
La batalla de Churubusco. Wikimedia Commons

Para los latinos que viven en Estados Unidos hay pocas tradiciones con las que es difícil identificarse. La incorporación de las celebraciones del día de la Independencia o del de Acción de Gracias a las fiestas hispanas es común.

Sin embargo, pocos latinos suelen conmorar el Día de San Patricio, probablemente porque desconocen un incidente histórico que une a la cultura irlandesa y a la mexicana.

Una conexión más que católica

El día de San Patricio no es fácil de ignorar. Por las principales ciudades del país corren ríos de cerveza verde y las imagenes de los duendes irlandeses y de San Patricio abundan por doquier. Muchos han tratado de conectar a los hispanos a la fiesta, por el contexto católico que domina las dos culturas,

Sin embargo, hay una conexión mucho más fuerte que la fe compartida. Hubo un batallón conocido como los San Patricios, que jugó un rol esencial en la guerra de México contra Estados Unidos.

La iniciativa de John O´Reilly

Después de la declaración de guerra contra México, John O´Reilly, un desertor del ejército de Estados Unidos nacido en Irlanda, organizó un grupo de soldados en Matamoros, para pelear del lado mexicano contra las fuerzas invasoras estadounidenses.

Esas fuerzas de voluntarios se conocían como  "Las Compañías de San Patricio" y eran reconocidas por su talento como artilleros y su valor en el campo de batalla durante la guerra, que tuvo lugar entre 1846 y 1848.

Carlos Mayer, un historiador mexicano experto en el batallón, explica: La mayoría de los comandantes estadounidenses eran protestantes y trataban mal a los inmigrantes católicos. México les ofreció tierras y un mayor salario. "Muchos de ellos comenzaron a darse cuenta de que un país de católicos como ellos estaba siendo invadido y que estaban indefensos contra la superioridad militar estadounidense.

Por eso se empezaron a cambiar de bando", agregó.

El arpa y San Patricio

No todos los San Patricios eran desertores del Ejército estadounidense. Sus miembros incluyeron a irlandeses y otros europeos ya asentados en México.

Los San Patricios eran, sin embargo, de mayoría irlandesa como se denota de su nombre, San Patricio es el santo patrón de Irlanda. El símbolo del grupo era una arpa irlandesa, rodeada del cuerpo de armas, sobre el lema "Libertad para la República Mexicana" y bajo el arpa estaban las palabras en gaélico: "Erin go Brágh" (Irlanda por siempre).

“Una razón por la que tanta gente desertaba era que eran católicos y sentían que sus oficiales protestantes los estaban maltratando", declaró al diario The New York Times Amy S. Greenberg, una historiadora en la Pennsylvania State University.

Defendiendo la Ciudad de México

Sus compañeros mexicanos de batalla los llamaban los colorados y son considerados esenciales en las batallas de Monterrey, Buena Vista y Cerro Gordo.

Cuando el ejercito estadounidense entró el 20 de agosto de 1847 a la Ciudad de México, encontró al resto de los San Patricios a cargo de la artillería. Asentados en el monasterio del río Churubusco les atacaron hasta que se les acabaron las municiones.

Los historiadores aseguran que en la batalla murieron 35 San Patricios, 85 se retiraron y otros 85 fueron capturados por las fuerzas invasoras.

Celebrado en dos fiestas

El Batallón de San Patricio es conmemorado en dos diferentes días en México: el primero el 12 de septiembre, el aniversario de las primeras ejecuciones, y el otro el 17 de marzo, día de San Patricio.

Hay un monumento dedicado a ellos en la Plaza San Jacinto, en la colonia San Ángel de la Ciudad de México, en el que se dispuso una placa conmemorativa del Batallón de San Patricio. Esta placa lista los nombres de 71 miembros del batallón, 48 de los cuales eran irlandeses y 13 alemanes. También hay un museo pequeño en la ciudad de Saltillo, donde hay material histórico sobre el batallón y hasta un diorama que muestra de forma visual todo lo sucedido.

En la sala principal de la Cámara de Diputados de México, el nombre del Batallón de San Patricio está inscrito con letras de oro al lado de muchos otros héroes mexicanos.