Conceptos y definiciones de las relaciones de pareja

Matrimonio, unión de hecho, divorcio, separación, nulidad

Lynda Sánchez, Flikr

Matrimonio

El matrimonio (del latín: matrimonĭumn) es la institución social que crea un vínculo conyugal entre dos individuos. Es decir, que reconoce legalmente la unión afectiva, espiritual y carnal entre dos personas y la enmarca en unas normas. Este lazo es reconocido socialmente, ya sea por medio de disposiciones jurídicas o por la vía de los usos y costumbres. El matrimonio establece entre los cónyuges una serie de derechos y obligaciones que son fijados por la ley y que varían en el ámbito de cada sociedad.

El matrimonio puede ser civil o religioso. Ahora bien, no en todas las sociedades se establece la diferencia entre matrimonio civil y matrimonio religioso. Esto sólo ocurre en países donde el Estado reconoce el matrimonio como una de sus atribuciones. En algunos lugares donde existe el matrimonio civil, no se reconocen como válidas las uniones conyugales realizadas bajo las normas religiosas solamente. En otros las reconocen como opción con validez jurídica equivalente al matrimonio civil. Por otro lado, las religiones no suelen reconocer el matrimonio civil como "verdadero" y solo dan validez a sus uniones religiosas. Sin embargo, para evitar problemas legales, se suelen realizar los dos trámites simultáneamente.

Matrimonio entre personas del mismo sexo

El matrimonio entre personas del mismo sexo corresponde a los matrimonios legal o socialmente reconocidos entre personas del mismo sexo o género.

También se llama matrimonio gay-lésbico, matrimonio homosexual o matrimonio igualitario. Este tipo de unión unión reconoce jurídicamente la relación y convivencia homosexual a igualdad con una pareja en matrimonio heterosexual, manteniendo la naturaleza, los requisitos y los efectos que el ordenamiento jurídico venía reconociendo previamente a los matrimonios heterosexuales.

Pareja de hecho

Una pareja de hecho, asociación libre, unión libre o unión de hecho es la unión de dos personas, con independencia de su orientación sexual, a fin de convivir de forma estable, en una relación de convivencia afectiva similar a la conyugal sin pasar por el trámite del matrimonio. Dado que la dependencia emocional y económica suele ser exacta a la de los matrimonios legalizados, incluso con hijos nacidos y reconocidos dentro del marco de la pareja de hecho, algunos ordenamientos jurídicos se han visto en la necesidad de regularlas para evitar el desamparo de uno de los miembros de la pareja en ciertas situaciones como la muerte del otro, enfermedad o responsabilidad legal.

Separación matrimonial

La separación matrimonial es una situación jurídica intermedia entre el matrimonio y el divorcio. En muchos lugares la ley todavía no contempla la posibilidad del divorcio, por motivos principalmente religiosos o culturales. Por ese motivo, se ha creado un sistema a medio camino entre el matrimonio y el divorcio, que permite que siga existiendo el vínculo matrimonial en los papeles, mientras que se terminan de hecho los derechos y obligaciones existentes para una pareja casada.

Separación de hecho y separación judicial

Se diferencian la separación de hecho y la separación judicial. En ambos casos se da la situación práctica de la separación de la pareja e interrupción de la convivencia. La diferencia es que la separación judicial es la establecida mediante una sentencia judicial e implica un mayor número de efectos jurídicos que la separación de hecho, como la liquidación y reparto de los bienes económicos, las pensiones y custodias correspondientes siempre dictadas por el juez. La separación de hecho, por lo tanto, es una solo práctica, sin implicaciones legales, aunque puede ser una causa para solicitar la declaración de divorcio.

Divorcio

El divorcio (del latín divortĭum) es la disolución del matrimonio y se refiere al proceso que tiene como intención dar término a una unión conyugal. El divorcio se diferencia de la separación de hecho en que, dependiendo del ordenamiento jurídico de cada país, puede tener o no algunos efectos jurídicos.

Hay que tener en claro que el único ordenamiento jurídico que pone término al matrimonio es el divorcio.

Nulidad matrimonial

La nulidad matrimonial es la invalidación de un matrimonio porque en su celebración han existido o se han producido vicios o defectos esenciales que impiden que el mismo pueda surtir efectos. Por ejemplo engaño u ocultamiento de la condición de esterilidad. La nulidad matrimonial supone que el matrimonio nunca, por eso es diferente al divorcio donde se reconoce que existió pero se disuelve. Los divorciados no pueden volver a casarse por el rito cristiano, por ejemplo, pero sí aquellos que consiguen la nulidad matrimonial.