Cómo y cuándo hablar con tu adolescente sobre su pubertad

el momento de hablarles de lo que es la pubertad
jimmyweee

El momento de hablar con tu hijo o con  tu hija sobre su pubertad es antes de que esta comience. Y como la pubertad puede empezar a partir de los 10 años, debes procurar hablar con ella o él sobre los cambios que va a vivir en la adolescencia antes de ese momento.

Esa etapa anterior a la pubertad se conoce como preadolescencia. En ese periodo, las niñas y los niños están dejando de serlo en algunos aspectos aunque aún no han comenzado los cambios biológicos que conocemos como pubertad.

En ese tiempo, chicas y chicos mezclan algunos rasgos muy infantiles con otros que hacen adivinar que la adolescencia está próxima.

Lo que ocurre con todos estos periodos es que no existe una edad fija para su comienzo, hay que estar atentos a los primeros cambios para saber cuándo ha comenzado la pubertad. Pero es importante que los niños y las niñas conozcan antes de que ocurran las transformaciones que van a producirse en sus cuerpos.

Que sepan lo que va a ocurrir, que lo entiendan y que no tengan dudas sobre que es normal y les ocurre a todos los niños es muy importante para que puedan vivir esos cambios con menor angustia. Es cierto que los niños ahora tienen un montón de fuentes de información. Pero no debes confiar en que esas fuentes sean siempre ni fiables ni adecuadas. Por eso es necesario que hables con tu hijo o tu hija sobre la  pubertad y se lo expliques de forma sencilla.

Qué debes hacer

  • No les des una clase de biología. Es importante que los padres y las madres se informen bien para no caer en falsos mitos que se repiten hasta la saciedad y darles a los chicos y las chicas una información correcta. Pero no les des una clase de biología porque eso lo tendrán ya en la escuela y en sus clases de educación sexual. Aprovecha que confían en ti y dales una explicación amena y cercana.
  • Utiliza el humor. Para quitarle hierro utiliza el humor pero ten mucho cuidado de no ridiculizar nada porque lo que le estás contando a tu hijo o tu hija es muy importante ya que le va a pasar a él o a ella. Una buena forma de introducir el humor es contarle alguna anécdota de algo que te sucedió a ti o a alguien a quien conoces con cualquier aspecto relacionado con la pubertad: los cambios de voz y un “gallo” inoportuno, la aparición de vello y el bikini o las primeras veces que usaste sostén.
  • Resuelve sus dudas y sus miedos. Hay una serie de cuestiones que les preocupan a casi todos los niños y las niñas. En el caso de las niñas esas cuestiones son: la menstruación, si tienen los senos demasiado grandes o demasiado pequeños y la aparición de vello corporal. En el caso de los niños, sus preocupaciones son lo referente a las eyaculaciones nocturnas, el tamaño del pene y también, si tienen demasiado o demasiado poco vello corporal. Sobre todo ello deberás hablar con tus hijos, eliminar sus miedos, explicarles que todo lo que les va a suceder es normal y les ocurre a todos los niños y prepararles para esos cambios.
  • No esperes a que pregunten. Es mejor buscar un buen momento para hablar con ellos y no esperar a que ellos pregunten porque algunos no lo harán nunca, pero eso no quiere decir que estén bien informados o que no tengan interés.