Cómo viajar con un niño de alta demanda

Para que nuestras salidas sean lo más placenteras posible

madre hispana con niños en el coche
Cómo viajar con un niño de alta demanda. Getty Images © Marc Romanelli

Cuando se acercan cualquier de las vacaciones del año muchas familias planean con ilusión sus días de descanso buscando viajar a otro destino en familia. La organización es clave para viajar con bebés y niños de alta demanda.

Por regla general, a los bebés de alta demanda no les gusta nada viajar en coche. Esto es así por varios motivos:

  • No soportan la ausencia de contacto físico. Para ellos es una gran necesidad sentir a su madre en todo momento y el no sentirla hace que se pongan muy nerviosos.
  • No les gusta la posición horizontal que deben adoptar en la silla del coche. A ellos les gusta más ir erguidos mirando todo lo que pasa a su alrededor.
  • Necesitan moverse y al ir atados no pueden hacerlo.
  • Es probable que se mareen, pero no nos lo pueden comunicar. 

El malestar debido a los puntos anteriores pueden hacer una verdadera tortura el viaje en coche tanto para el niño que llora desesperado y nada le consuela como para sus acompañantes, que corren el riesgo de sufrir un accidente por el nivel de estrés que se genera en el interior del vehículo.

Mi consejo si tienes un bebé y quieres viajar es que optes por otro medio de transporte como el tren, que te permita llevar a tu pequeño cerca para poder atenderle cuando lo necesite.

Si tienes que hacerlo en coche, procura aprovechar alguna de sus minisiestas, porque los bebés de alta demanda no se duermen nada más montarse en el coche como hacen otros bebés más tranquilos.

Y cuando esté despierto llevar un montón de juguetes para que se vaya entreteniendo. Si son nuevos, le llamarán la atención durante más rato. 

Si tu hijo ya no es un bebé, viajar será un poquito más fácil, aunque no aguantarán mucho tiempo. Para hacer más ameno el viaje te propongo estos consejos:

  • Jugar a juegos que les haga poner su atención en otro sitio: veo-veo, palabras encadenadas, adivinanzas, buscar coches de un color determinado…
  • Lleva cuadernos y libros con diversas actividades como sopas de letras, laberintos, dibujos para colorear, para poner pegatinas….
  • Juegos magnéticos como el tres en raya, la oca…
  • Cantar con él sus canciones favoritas, o incluso ponerle un DVD con canciones  o una película (no es la mejor opción, pero hay que tenerla en cuenta para cuando te vayas quedando sin recursos)
  • Parar de vez en cuando para que estiren las piernas que se les suelen quedar dormidas porque no llegan a apoyarlas en el suelo, y para que descarguen energía y nerviosismo acumulado corriendo un poco.
  • Lleva siempre bebida y alimentos saludables para ofrecerles si ves que tienen hambre o sed.

Una vez llegados a vuestro destino, recordad que los niños de alta demanda necesitan tiempo para adaptarse a los cambios así que es mejor hacer menos cosas más tranquilos, que estar todo el día corriendo y terminar todos estresados.

Busca actividades y lugares donde los niños sean bien recibidos y estén cómodos.

Utiliza un buen portabebé para cargar a tu hijo y así evitarás que se canse demasiado y además se sentirá más seguro al ir pegado a ti. También estará más integrado en lo que hagáis y eso le hará sentirse más tranquilo y todos disfrutareis de las vacaciones.

Si sigues estos consejos seguro que todos disfrutareis de unas maravillosas vacaciones. No obstante, mi último consejo sería si tienes un niño de alta demanda y quieres viajar es que optes por otro medio de transporte como podría ser el tren que te permite llevar a tu pequeño cerca para poder atenderle cuando te necesite, al menos hasta que sea más mayor, os vais a sentir mejor.