Cómo ver el aura

Como ver el aura
Don Farrall/Getty Images

Antes de aprender cómo ver el aura, aprendamos qué es. El aura es la energía vital o campo electromagnético que rodea en forma de óvalo a todos los seres vivos y que es imperceptible a plena vista, pues vibra a una frecuencia más alta que lo que llamamos campo físico.

El aura combina el cuerpo etéreo, cuerpo emocional y cuerpo biológico, y lleva como sello la información de nuestras almas y nuestro camino espiritual.

El aura está compuesta en parte por el sistema de chakras.

LEER TAMBIEN
5 maneras de limpiar y proteger el aura

Todos nuestros pensamientos, sentimientos, y experiencias están reflejadas en el aura, al igual que energía que atraemos de nuestro entorno. En este sentido, el alma refleja nuestra energía y atrae energía de otros cuerpos y ambientes.

Al igual que todo lo demás en el universo, el aura es vibración y como tal, responde a otras vibraciones. De esta manera, vibraciones en forma de pensamiento, sentimiento o interacción con otras energías (en el espacio o de otras personas), afectan y moldean la vibración del aura.

Es fácil ver el aura? Realmente el aura no es visible a plena vista, aunque existen personas, sobre todo niños, que pueden ver algunas de sus capas.

Típicamente, el aura se ve como capas de color que rodean al cuerpo físico.

Para qué ver el aura? Porque contiene información física y también espiritual y emocional del sujeto.

Está información influye en los colores del aura, haciéndolos más claros o turbios. Al ver el aura, podemos identificar problemas físicos o de carácter de la persona.

El aura también refleja pensamientos, por lo que ver el aura nos deja saber lo que la persona piensa incluso antes de que ésta actúe, y también nos ayuda a determinar la honestidad detrás de sus acciones y palabras.

Las personas más avanzadas espiritualmente tienen auras más claras y brillantes. Mientras que los seres más atrasados tienen colores turbios.

4 aspectos para ver en el aura

Cuando vemos el aura, nos queremos concentrar en cuatro aspectos principalmente: el color, la claridad, la forma y la localización.

El color o colores del aura de una persona dicen mucho de ella. Hablan de sus intenciones y su esencia. Cada color refleja una cualidad.

La claridad de los colores del aura hablan de la cantidad o deficiencia de dicha cualidad en la persona en cuestión. Por ejemplo, si el rojo indica pasión. Un tono claro y brillante de rojo indica que la persona es dedicada, alegre y enamorada de la vida y de lo que hace. Pero un tono turbio de rojo, casi marrón, puede indicar pasión manifestada en rabia y violencia.

La localización del color también nos habla de la cualidad. Por ejemplo, no es lo mismo un color amarillo alrededor de la cabeza que puede indicar inteligencia, que un color amarillo en el pecho, que puede indicar compasión.

La forma del aura también nos dice mucho. El aura no es necesariamente consistente. Puede tener ondulaciones, puntas y vacíos. Estos pueden indicar lesiones físicas, por ejemplo.

Como ver el aura

1. Para aprender a ver el aura, empiece con partes del cuerpo como las manos y la cabeza.

2.Posicione a la persona en contra de un fondo sólido, como una pared o una sábana.

3.Determine la luz del lugar de manera que los bordes del cuerpo contrasten suficiente con el fondo que ha elegido. La idea es poder ver el borde del cuerpo casi como un trazo claro de lápiz.

4.Empiece por mirar fijamente un punto específico de la parte del cuerpo en cuestión. Ya sea por ejemplo, la coronilla o la punta de un dedo. Cierre sus ojos levemente pero no del todo. Concéntrese por un tiempo sin cambiar de luz o lugar.

5.Al principio, muy seguramente verá solo un cuerpo sutil del cuerpo etéreo, manifestado en una luz azul claro, muy similar a la parte azul de una llama de fuego.

6.Al ver la luz azul, no cambie de fondo ni desespere.

Con la práctica, esta luz azul se hará más fuerte y eventualmente pasará a un segundo plano y colores con apariencia gaseosa empezarán a aparecer – estos son los colores del aura.

7.Tenga mucha paciencia. Ver el aura no es cosa de media hora o de un día. Algunas personas tienen la facilidad pero la mayoría tenemos que practicar una y otra vez. Sin embargo, tenga confianza en que sí es posible.