Cómo vender una moto usada

Conejos para la venta de una moto de segunda mano

Piaggio Beberly 250
Roberto Ruiz

¿Ha llegado el momento de vender tu vieja moto? A veces es un proceso un poco triste, pero otras veces es un momento que genera ilusión pues lo hacemos para comprar una nueva moto. 

Los procesos de compra/venta de vehículos usados pueden ser delicados pues siempre hay factores que pueden condicionar el acuerdo, sea el tipo de moto que sea. Si te dispones a vender tu moto por lo general tienes dos opciones: o entregarla como entrada en una tienda al adquirir una nueva moto, o venderla a un particular que quiera comprar una moto usada.

En este caso los precios de valoración del vehículo suelen ser más altos que al hacerlo con una tienda, pues es el mercado de segunda mano quien definirá el precio de venta de tu moto.

Al igual que al comprar una moto usada es recomendable saber cómo inspeccionar la moto usada, y cómo probar esa moto usada para saber si está en buen estado, cuando somos los vendedores también tenemos una responsabilidad y un proceso a seguir para conseguir una venta satisfactoria. Toma nota de los siguientes consejos.

 

La moto en perfecto estado legal

Es importante que la moto que vayamos a vender tenga toda la documentación en regla. No podemos vender una moto que no esté en perfecto estado legal. Todos los papeles han de estar al día, con todos sus impuestos pagados, sin multas ni sanciones por pagar.

 

La moto en perfecto estado mecánico

No podemos vender una moto que acarree averías o problemas mecánicos sin comunicárselo al comprador.

Nuestra responsabilidad es que la moto esté en perfecto estado, y si no lo está lo debemos comunicar desde el principio a quien esté interesado en ella.


La moto reluciente y lista para vender

Ten la moto lista desde el momento que la quieras anunciar. Lava la moto y arregla cualquier desperfecto, así conseguirás aumentar su valor y que un mayor número de interesados se fije en ella.


Anuncia la moto

Hoy en día siempre hay diversas páginas web donde podemos anunciar la venta de nuestra moto. Haz una buena sesión de fotos donde la moto salga reluciente, no te conformes con un par de fotos hechas con prisa.

Haz varias fotos por los diferentes lados de la moto, y no olvides hacer una foto del cuadro de instrumentos donde se puedan ver los kilómetros totales que tiene tu moto.

En la descripción del anuncio incluye todos los datos que creas que puedan ser de interés: Marca, modelo, cilindrada, potencia, año de la moto, kilómetros totales, su estado mecánico, su estado estético, estado de consumibles como neumáticos y frenos, si incluye algún accesorio, y siempre puedes indicar el motivo de la venta para ampliar información. Y lo más importante: el precio de venta. Si crees que el precio puede ser negociable no es mala idea pedir un poco más para finalmente terminar bajando y ajustando el precio.


Enseña la moto a posibles compradores

Una vez que tengas anunciada tu moto recibirás llamadas de posibles compradores. Habrá de todo, llamadas serias y llamadas que de primeras intentarán bajarte el precio de venta a la mitad.

Queda con los más serios y enséñales la moto. Procura que tu moto luzca reluciente a la hora de enseñarla.

Es probable que un posible comprador quiera probar la moto antes de adquirirla. Eso es tu decisión. Si accedes no lo hagas sin que el comprador te demuestre primero que sabe manejar motos y si la prueba que lo haga siempre contigo como pasajero. No serías el primero que prefiere no subirse de pasajero con un interesado y cuando éste se va con tu moto a probarla… nunca más vuelves a saber de él.


La compra/venta

Vendedor y comprador debéis hablar del precio y acordar la cifra más interesante para los dos. El proceso de venta se puede hacer de manera particular o acudiendo a una gestoría que por una pequeña cantidad nos ayude con los trámites legales, como el cambio de titularidad de la moto, la firma del contrato, etc.


Ya has vendido tu moto

Una vez que has vendido tu moto no debes descuidar cierta responsabilidad sobre ella.

Si al día siguiente de la venta a su nuevo dueño le aparece un problema mecánico te recomendamos que te impliques y prestes ayuda, no hagas como si esa moto hasta el día anterior no hubiera sido tuya.