10 consejos para usar las tarjetas de débito en Europa

Bancomat
gianfrancogoria/Flickr/CC BY 2.0

En Europa tenemos el Euro, cuya moneda es usado por 17 de los 27 países de la comunidad europea. Hoy en día, es aconsejable depender de la tarjeta de débito antes de llevar contigo un fajo de billetes, que además de ser peligroso por llamar mucha la atención, los costes en las casas de cambios cada día aumentan más. Las tarjetas de crédito cobran altas comisiones también, además de los costes de cambio de moneda y por mucho que insistas en esta forma de pago, en Europa, a lo contrario de países como EEUU, no cuentan con demasiado establecimientos que acepten pago por esta vía.

Así que no queda más remedio que usar la tarjeta de débito y, algunas veces, sacar dinero en los cajeros automáticos. Estos consejos son claves para hacer un uso apropiado de tu tarjeta de débito, evitar los posibles conflictos que pueden ocurrir y disponer de tu dinero con la mayor comodidad posible.

1. Pregunta a tu banco por los cargos

Consulta con tu banco los cargos por hacer transacciones en el extranjero antes de viajar. No te lleves el susto durante o después de tus vacaciones y si puedes, encuentra un banco que te cobre lo menos posible. 

2. Avisa a tu banco de las fechas de tu viaje y los destinos 

Asegura que no tengas problemas al usarlas. Los bancos, generalmente, restringen los usos de las tarjetas, si hay duda que puede haber fraude. Como viajar al extranjero, para muchos, no es común, pueden denegarte el uso si no has avisado con antelación.

Ojo, algunos bancos por algún motivo, olvidan que has llamado, e igualmente restringen el acceso a tus cuentas. A veces hay que llamar varias veces desde el extranjero para recordarles. Consejo: cuando llames la primera vez, pide el nombre de la persona que te atiende y un número de expediente. De esta forma, no tendrás que contar la misma historia repetidas veces.

3. Segunda cuenta de banco

Si aun sigues con dudas que no tendrás ningún problema, mejor viaja con la consciencia tranquila y abre una segunda cuenta de banco para llevar contigo dos tarjetas de débito. De esta forma tendrás un respaldo.

4. Fotocopias de las tarjetas 

Siempre es recomendable llevar una fotocopia de ambas caras de tus tarjetas de débito y crédito en un lugar separado, en caso de extravíos, robos o deterioros.

5. Asegúrate que tu tarjeta funciona antes de viajar

Si es una tarjeta nueva, es aconsejable que antes de viajar con ella, la pruebes y te asegures de cualquier posible fallo.

6. Las claves de acceso 

Intenta que sean cortas y fáciles de recordar. Aunque parezca obvio, lo tengo que decir, ¡Nunca lleves el pin contigo o junto con la tarjeta!, no sería la primera vez que algún ladrón tenga tanta suerte.

7. Limites de dinero disponible

Esto es muy importante. Muchas personas no saben que sus bancos le asignan un límite de dinero a disponer a diario, para evitar fraude. Antes de llegar a ese máximo y encontrarte en una situación desagradable, como estar en un pueblo perdido sin poder sacar dinero y sin cobertura en tu teléfono, confirma el límite con tu banco antes de viajar y amplíalo con ellos, si es necesario.

8. Reducir el número de veces que sacas dinero de los cajeros

Los bancos en general, cobran comisiones, y más cuando sacas dinero en un banco en el extranjero, a parte del interés fijo por el cambio de moneda, con lo cual, cuantas mas veces sacas, mas veces pagas…

9. No olvides tu tarjeta en el cajero automático

A diferencia con EEUU, los cajeros automáticos en Europa suelen tragarse la tarjeta de débito hasta que finalices la operación. Si no estas acostumbrado, es normal olvidarse de la tarjeta y partir sin ella. Si tienes suerte y recuerdas que la has dejado allí antes de que cierre el banco, lo más probable es que la recuperes fácilmente. En caso contrario, tendrás que pedir una tarjeta nueva a tu banco que puede tardar días en llegar o puedes dar gracias si has abierto esa segunda cuenta.

10. Evita el fraude 

La tendencia en Europa para los turistas es sacar dinero en los cajeros automáticos y también para los ladrones de tarjetas de débito. Siempre cubre con una mano, el teclado, cuando introduzcas el número de pin, aunque no haya nadie detrás, muchas veces hay pequeñas cámaras grabando tu actividad de frente, y no te das cuenta. Por ultimo, si puedes cambia tu tarjeta de débito y crédito al regresar de tus vacaciones. Muchas veces, el fraude puede suceder unos meses después de tu viaje.