Cómo trabajar el bambú

Foto cortesía USDA.

El bambú es una planta versatil que se puede utilizar para la construcción, la fabricación de muebles y accesorios de casa y oficina, y para esculturas y adornos artísticos. Es fácil de cultivar, crece rápido y protege los mantos aquíferos. Es más resistente que muchos tipos de madera; es flexible y relativamente fácil de manipular. Aprovechar el bambú conlleva todo un proceso desde la cosecha hasta darle el acabado deseado.

Aquí explico los pasos esenciales para la elaboración de un producto de bambú.

La cosecha

El bambú crece del centro de la mata hacia afuera. Los primeros palos de bambú salen del centro de la mata y son los más delgados. Como va madurando la planta, brotan palos más gruesos formando un aro alrededor de los primeros palos. Así que los palos más delgados son los más viejos. El bambú se puede cosechar una vez que la planta llegue a la madurez, o cuando los palos en el aro exterior ya tienen el grosor normal para esa variedad. Dependiendo de la variedad de bambú, esto puede tardar de 3 a 5 años (o más en condiciones subóptimas).

El bambú se debe cosechar en tiempo de luna nueva, cuando el agua dentro de los palos está en su nivel más bajo. Para evitar daños a la planta, se corta con segueta en una linea recta, justo arriba del nudo más cercano al suelo. La superficie del palo debe quedar completamente plana para que no se encharque el agua.

Nunca se debe cosechar más que el 40% de la planta. Es preferible limitarse al 30% y cortar palos salteados (no cortar todos en el mismo lado de la mata).

Métodos para curar el bambú

Aunque el bambú se puede utilizar sin curarse, este proceso lo hace más duradero y provee protección contra la humedad y los insectos.

Hay diversas maneras de curar el bambú. Algunos metodos comunes incluyen:

  • Curado con agua: Sumberge los palos en agua por un periodo de 4 a 5 días.
  • Curado en boro: Submerge los palos en una preparación de agua con 15% de boro.
  • Curado al calor: Manten los palos a una temperatura de 120-150 grados centígrados.
  • Curado al humo: Coloca los palos en forma horizontal en un cuarto de humo hasta que queden cubiertos completamente por hollín.
  • Tratamiento por inmersión: Perfora la interior del palo con una varilla y submérgelo en el agua para que se elimine el almidón y la savia que se encuentran en el interior del palo.
  • Método Boucherie: Utiliza bombas para desplazar la savia por medio de líquidos preservantes aplicadas a presión al interior del palo. Generalmente se utiliza el ácido bórico y borax en relación 1:1 al 12%.

Herramientas y consejos para recortar el bambú curado

Para hacer un mueble u otro artículo de bambú, necesitas cortar las varas curadas a las medidas apropiadas. El bambú se corta con segueta y se utiliza un taladro para hacer hoyos. Si tratas de utilizar un serrucho, el bambú se astillará. En general el bambú no debe estar guardado mucho tiempo antes de trabajarlo; lo más recomendable es utilizarlo en los primeros cinco años después de que se corte.

¿Cómo se dobla el bambú seco?

Para doblar el bambú seco o tratado se utiliza calor. La mejor manera de doblar el bambú es agujerar el interior e introducir arena para llenar la barra. Esto es especialmente importante para doblar varas gruesas o muy largas; no es tan necesario para doblar barras cortas o delgadas. Con una antorcha, aplica calor uniformemente sobre toda la superficie que quieres doblar. Aplica presión en forma de palanca para que se doble. Cuando ya tenga la forma deseada y se haya enfriado, saca la arena.

Cómo lograr diferentes tonos de bambú

El color del bambú seco se logra con calor o barniz. Naturalmente tiene un color crema o amarillento; para darle un tono más oscuro aplica calor con una antorcha. Con pocas pasadas de la antorcha, el bambú se cambiará a un tono café claro o mediano; con unas pasadas más se oscurece a cafe oscuro.

Debes evitar que se ponga negro, ya que esto significa que está quemado y disminuye la fuerza e integridad del material. El barniz se utiliza para darle brillo.

Maneras de juntar las piezas: métodos de ensamblaje

La gran mayoría de los trabajos de bambú utilizan una combinación de tres métodos para armarse.

  1. Encajado: Para juntar dos varas de diferentes grosores, se puede encajar el más chico en el más grande en forma perpendicular.
  2. Con taquetes o tornillos: En la elaboración de muebles y adornos, se utilizan taquetes hechos del mismo bambú para juntar y fijar dos barras de bambú. En construcciones y muebles muy pesados, se utilizan tornillos con tuerca. Los taquetes o tornillos también se pueden utilizar para dar más fuerza a dos varas encajadas.
  3. Amarres: Los amarres se utilizan solos en adornos que no requieren de mucha fuerza. También se utilizan para embellecer las uniones de varas encajadas y/o juntadas con taquetes. En general se utilizan fibras naturales como el ratán.