¿Cómo tomar la decisión correcta? 1ª parte

4 pasos para acertar

mujer tomando decisión
¿Cómo tomar la decisión correcta?. Getty Images © Hero Images

¡Qué difícil es tomar la decisión correcta! ¿verdad? Y la duda puede venir desde la sencilla botella de agua mineral  que no sabemos si comprarla de plástico o de cristal, hasta algo tan profundo como mantener un matrimonio que ya no funciona o dejarlo. Cómo tomar la decisión correcta y puede ser un reto impresionante.

Los que vivimos en este mundo acelerado e informado del siglo XXI, fantaseamos con la vida sencilla que se vive en los pueblos o en países no tan desarrollados.

También imaginamos que la vida de las personas que vivían hace siglos no estaba plagada de esta disyuntiva continua en la que nos encontramos.

Seguro que es una sensación falsa y que todas esas personas sobre las que recreamos su historia tenían que tomar muchísimas decisiones que para la época ya eran demasiadas

Quiero enseñarles tres pasos para acertar con la decisión que tomemos como mamás

 

 1-¿Lo que voy a elegir me acerca a mis propósitos?

Sea consecuente con sus principios y su estilo de vida, le acercará a la manera en la que desea vivir la vida.

 1) Cuando vaya al supermercado y quiera comprar una salsa de tomate y se encuentre con que hay unas 10 marcas para elegir.

Se puede preguntar (seguramente ya se ha hecho antes este análisis): ¿Yo como soy?

  • Si soy ahorradora, buscaré la mejor calidad precio
  • Si no tengo dinero, cogeré la más económica.
  • Si me gusta comer ecológico cogeré la que lo sea o la que menos ingredientes no naturales tenga.

     2) No soporta más las discusiones con su pareja

    ¿Qué desea que ocurra? ¿Continuar o seguir?

    •  Si desea continuar, debe tomar acciones que le encaminen a arreglar la situación tales como intentar mantener discusiones tranquilas, al menos por su parte o proponer terapia de pareja.
    •  Si no desea continuar, encamine sus pasos hacia un fin temprano.

       

      2- No hacer lo erróneo, mucho mejor que hacer lo correcto

      A veces por querer hacer las cosas bien nos ponemos metas muy complicadas para las que intentamos seguir unos pasos a cuál mejor. Eso está muy bien, pero puede suponernos un esfuerzo por el que nuestra mente quiera rebelarse.

      ¿ Y cómo lo hace? Haciéndonos desear justo lo contrario a lo que sabemos que es lo correcto para nosotros.

      Es más importante lo malo que no introducimos en esta vida que todo lo bueno que se pueda hacer:

      1) Es usted una persona que está intentando comer muy sano:

      • Come verdura
      • Come pescado o carne al vapor
      • Cocina mucho en casa
      •  Hace ejercicio

      Un día no puede evitar la tentación y se come una gran bolsa de patatas fritas: todo lo que ha metido en su cuerpo de mala calidad afecta mucho más a su salud que toda la parte buena que ha estado comiendo.

      Menos exigencias le evitarán, que su cabeza se rebele y vaya a por la parte más mala o tentadora de sus deseos (sean del tipo que sean)

      2) Como mamá está usted intentando controlar mucho como reacciona a las cosas que van sucediendo en su casa porque no desea estallar o gritar demasiado a los niños; entonces usted va tragando toda la tensión por las cosas que van sucediendo y no las exterioriza de ninguna manera.

      ¿Qué puede ocurrir? El día que estalla, la reacción están descomunal que ni sus hijos ni las personas adultas que estén cerca entenderán qué es lo que está pasando.

      Les sugiero que busquen sus espacios para relajarse, la tensión en el cuerpo no nos puede traer más que problemas.

       

      Haga click AQUÍ para leer la 2ª parte con los dos últimos pasos:

      ¿Cómo tomar la decisión correcta? 2ª parte