Cómo te puede ayudar una matrona en el parto

Matrona
©Getty Images/Science Photo Library

Un médico y un hospital no son tus únicas opciones a la hora de dar a luz. De hecho, cientos de miles de bebés son recibidos cada año por una matrona (también conocida como partera, comadrona o midwife).

Una matrona es una persona con conocimiento médico suficiente para atender partos y ofrecer servicios de control prenatal y ginecológico. Además del cuidado médico, las parteras o comadronas brindan apoyo durante el embarazo y el parto desde un enfoque natural.

Su filosofía se enfoca en que el embarazo y parto son eventos naturales de la vida, y la función de una matrona es coadyuvar sin interferir. En Estados Unidos, su ejercicio se guía por cuatro principios, conocidos en inglés como el Midwives Model of Care:

  • Monitorear de bienestar físico, psicológico y social de la madre
  • Ofrecer a la madre atención personalizada, control prenatal, y asistencia y apoyo durante el trabajo de parto, el nacimiento y el posparto
  • Minimizar la intervención tecnológica
  • Identificar las mujeres que requieren atención obstétrica y referirlas adecuadamente

Las parteras están capacitadas para atender embarazos saludables y sin complicaciones únicamente.

Médico vs. matrona

Estas son algunas de las diferencias entre un médico y una partera a la hora de recibir a tu bebé:

  • Las parteras ven el embarazo y parto como procesos naturales. Los médicos lo tratan una condición médica que requiere atención.
  • Para aliviar el dolor de parto acuden primero a métodos naturales, como técnicas de relajación, variar posiciones, caminar o baños.
  • Las parteras se enfocan en el trato personalizado y apoyo emocional a la madre y la acompañan en todo momento durante la labor de parto y nacimiento.
  • Las citas de control prenatal con una partera suelen ser más largas que las de un médico.
  • Las parteras suelen atender partos en casao maternidades. Las enfermeras parteras tituladas pueden también trabajar en hospitales.
  • Existen diferentes tipos de matronas, y únicamente las enfermeras parteras tituladas tienen la potestad de utilizar medicamentos, como la epidural o peridural. Un médico puede recetar y administrar medicamentos con libertad.
  • Las parteras evitan el uso de la tecnología. Un médico, por otra parte, puede acudir a toda la tecnología y procedimientos disponibles.
  • Durante el trabajo de parto, una partera te permite caminar, moverte, comer y tomar líquidos. En un parto médico, puedes tener sondas y vías que te impiden movilizarte. Además, con excepción de pedacitos de hielo, la comida y bebida suelen quedar prohibidas.
  • Las parteras pueden atender solo los embarazos normales y sin riesgos o complicaciones. Los médicos diagnostican, tratan y controlan todo tipo de embarazos.
  • En los partos atendidos por comadronas, después del nacimiento puedes sostener a tu bebé por largos períodos de tiempo. En un parto hospitalario, puedes sostener al bebé brevemente, pero luego suele ser llevado a una cuna para ser revisado y atendido por personal de neonatología.
  • Las parteras no tienen la capacidad de realizar cesáreas ni responder a emergencias médicas. Si se presentan complicaciones, debes ser trasladada al cuidado de un obstetra.
  • Las parteras pueden estar afiliadas a un médico, a quien refieren sus pacientes en caso de complicaciones.
  • Para recibir a tu bebé, los médicos trabajan con un equipo que incluye enfermeras, anestesiólogo, técnicos de laboratorio y neonatólogos. La partera suele trabajar por su cuenta o con el apoyo de una doula.
  • Los honorarios de una partera suelen ser mucho menores a los de un médico.

Diferentes tipos de matronas

El título de una partera en Estados Unidos varía según su educación, conocimiento médico, entrenamiento, proceso de certificación y capacidad de brindar otros servicios o aplicar técnicas médicas. Los diferentes títulos son comadrona titulada (CM), partera de entrada, comadrona profesional titulada (CPM), o enfermera comadrona titulada (CNM). Cada estado establece cuáles tipos de parteras pueden ejercer en su territorio.

Las enfermeras parteras tituladas (CNM) son el único tipo de profesionales de este tipo con un poco más de potestad para aplicar métodos médicos, como el uso de epidurales, monitoreo fetal, medicamentos para el dolor y para inducir el trabajo de parto, por ejemplo.

Aumento en popularidad de las matronas

La flexibilidad y enfoque de las parteras es cada vez más apetecido por las mujeres embarazadas. Para que te des una idea, en el 2009 en Estados Unidos, 335.303 madres optaron por una partera para asistir el nacimiento de sus bebés, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), esto representa más de 8% de los nacimientos en ese año.

Según el Colegio Profesional de Enfermeras Parteras de Estados Unidos, el porcentaje llegó a 11,2% de los partos vaginales registrados en el 2005.