Cómo superar el agotamiento de administrar un blog.

Como superar el cansancio de trabajar en el blog todos los días

La tarea del bloguero independiente suele ser una actividad unipersonal ardua y demandante, ya que un solo individuo debe ocuparse no sólo del desarrollo de contenido, sino también de las necesidades de diseño, programación, publicitarias, comerciales y de edición lógicas de todo medio de comunicación. Esta enorme lista de tareas resulta sobrecogedora y muchos colegas terminan abrumados por la cantidad de ocupaciones y el agotamiento mental que esto genera no los permite seguir adelante con su trabajo.

Por este motivo compartiremos a continuación, una serie de técnicas o estrategias productivas que permiten recuperar las fuerzas perdidas y evitar estos momentos de agotamiento.

  • Consigue un copiloto: en un principio, los blogueros suelen trabajar de manera solitaria, práctica que tiende a la desorganización y la postergación. Lo que sucede es que las tareas se acumula con el tiempo y caemos en la falta de concentración y practicidad. Este problema puede ser solucionado de manera simple incorporando  a un tercero con quien compartir cuales son los objetivos a corto y largo plazo y comentar cuales son las tareas para cada día. Esta persona, puede ser parte del equipo de trabajo o algún conocido en el que confiemos y que no esté relacionado al blog.  Esta estrategia es doblemente beneficiosa porque por un lado estaremos escuchando las perspectivas de un tercero y en segundo lugar, nos aportará un sentimiento de compromiso con los objetivos para cada día. Cuando el bloguero debe responder solo a si mismo, solemos permitirnos licencias mayores y postergar responsabilidades sin pensarlo. Por el contrario, si nos comprometemos con un tercero, trataremos de no decepcionarlo y cumplir con nuestra palabra. Un recurso muy útil y muy entretenido si se realiza de forma recíproca con el copiloto.

  • Solo hazlo: Como dice el eslogan de la conocida marca de ropa deportiva, SOLO HAZLO. Se ha comprobado que la psicología de los trabajadores tiende a postergar el inicio de una tarea para no enfrentarla. Esta postergación puede ser peligrosa y en vez de generar alivio al final del día, genera angustia debido a la sensación de acumulación de deberes (efecto Ziegarnik). La única forma de evitar este problema doble es obligarse a comenzar con la tarea. No hay otra manera, poner un día, horario y plazo es la mejor manera de organizarse y al sentarnos a hacerlo, tenemos que comenzar con nuestra tarea por más pesado que resulte. La propia sinergia productiva ira empujando el entusiasmo y luego de un corto lapso conseguiremos alcanzar la ZONA PRODUCTIVA tan necesaria para todos los que trabajamos en trabajos técnicos o creativos.

  • Reorganiza tu lista de tareas y prioridades en objetivos más cortos y realizable: las listas de tareas demasiado generales no sirven. Mientras más detalladas y asequible sean, más satisfactorias serán porque iremos avanzando en un ritmo más dinámico. Otro secreto muy útil es distribuir la dificultad de cada una de las tareas de manera estratégica. Dejar lo más difícil para el final es un error, porque al encarar esta tarea estaremos algo fatigados y nos dará la sensación de enfrentar una sesión de trabajo prolongada. La clave consiste en intercalar las dificultades, siempre respondiendo las prioridades propias del blog, y comenzar con una tarea difícil, intercalar alguna más simple y que procurar que la última del día sea simple.

  • Cambia tu entorno de trabajo: si el lugar donde trabajo no te permite concentrarte, sea cual sea el motivo, es momento de cambiar de entorno y buscar un sitio que sea propicio. Las necesidades de entorno laboral varían en cada caso, pero todos nos hemos topado con la situación en que el lugar en donde estamos trabajando nos resulta contraproducente. En ese momento debemos cambiar de sitio. Si trabajas en casa y las distracciones te abruman, búscate una oficina. Si trabajas en una oficina muy ruidosa y no puedes concentrarte, retírate a trabajar en un lugar callado como una biblioteca. Si estás cansado de trabajar en solitario y necesitas ver gente y charlar en persona, busca una oficina compartida. Lo importante es cambiar de entorno hasta que encontremos el lugar apropiado.

    Estas cuatro técnicas de reorganización sirven para sacarnos de encima la sensación de agotamiento y agobio y encarar las tareas diarias con más energía y creatividad.