¿Cómo se vive la crisis en otros hogares?

Tips para no sentir tan duramente la crisis y aprender para el futuro

Imagen cortesía de Idea Go © freedigitalphoto.net

Existen familias que apenas han notado la crisis, pues a pesar de ganar poco dinero antes y ahora, ya habían sabido organizar su vida de manera que no hubiera grandes gastos.

Les puede sorprender, pero esto no sucede siempre por obligación; fue elegido por ellos como manera de vivir hace tiempo. Esto ha hecho que puedan enfrentarse a la crisis sin apenas tener la sensación de pérdida de bienestar y poder adquisitivo que tenemos casi todos.

Seguramente querrían poder gastar un poco más, tampoco nos engañemos, pero tiene una filosofía de vida poco consumista y eso les ayuda.

 

Vamos a fijarnos en esas personas y ver que podemos aprender de ellas.

No hay gastos en ropa:

Lo primero que ves cuando les conoces es que sus ropas son sencillas y en ocasiones de segunda mano (sé que esto no gusta a todo el mundo). En algún momento pagaron más de lo habitual para que una prenda que compraban fuera buena y resistente. No compran ropa de cinco dólares la camiseta que probablemente no les durará más que ese año, se habrá hecho en condiciones precarias y el algodón y los tintes utilizados serán de una calidad pésima. No son ropas muy llamativas sino funcionales. Utilizan ropa que alguien les pasó y que está en buenas condiciones

No se trata de vestir aburrido o feo, se trata de no hacer gastos innecesarios. De cualquier manera...¿Cuanta ropa necesitamos?

¿No tenemos mucha más de lo necesaria?

 

Buscan casa agradables, pero económicas:

Para ello puede que tengan que mudarse y salir de la ciudad. A cambio, podrán optar por una casa mejor y es posible que puedan salvar algo de dinero extra.

Viven de alquiler. Hoy en día es casi imposible que un banco te preste dinero.

Además con esta situación, todos, incluso las personas con los mejores trabajos o con buenos sueldos están seguros de cuándo pueden acabarse y una hipoteca es un riesgo demasiado grande. En cinco meses sin trabajar una hipoteca se llevará una cantidad de dinero exagerada, además una casa ata a un sitio, cuando hoy en día la flexibilidad es tan importante.

 

Sus pertenencias no son infinitas:

Y digo infinitas por que así podríamos llamar a los cientos de cosas que acumulamos, compramos y nos parecen imprescindibles para nosotros, nuestras familias y nuestras casas.

  • Con una televisión por casa es suficiente.
  • La computadora se puede compartiren el salón.
  • Los celulares no hace falta que sean de última generación pues seguramente traerán además el gasto extra de tener Internet en el móvil.
  • Debido a las distancias es posible que necesitemos más de un coche por hogar, pero no hace falta que sea el último modelo, sino uno seguro y hasta de segunda mano si conocemos su uso anterior..

Su alimentación es lo más natural posible:

No comen casi nunca comida procesada por dos razones: está demasiado elaborada lo que significa poco natural y demasiado salada y además es mucho más cara. Intentan cocinar y comer lo más posible en su hogar donde ellos controlan los productos y por poco dinero puede comer toda la familia.

Compran poca carne y cuando lo hacen son trozos pequeños pues cada vez los médicos alertan más sobre el excesivo consumo que se hace y que es perjudicial para la salud.

Buscan frutas y verduras de temporada y no se dan tantos caprichos alimenticios tipo yogourts de sabores, helados, postres dulces a no ser que ocasionalmente se los hagan ellos.

 

Todo esto es bueno tanto para su economía como para su salud.

 

No organizan su vida alrededor del consumo:

Estamos acostumbrados a ir gastando dinero a lo largo del día. Diferentes cantidades y con diferentes destinos , así es que casi tenemos preparado un presupuesto diario para ir usando: comidas fuera de casa, una revista, los niños montando en máquinas, refrescos si tenemos sed.

Hay familias que llevan su bebida por si tienen sed, preparan meriendas para todos por si tienen hambre, no adjudican 20 dólares a eso por si acaso.

Sus planes no son cine, bolera y cena; son planes más sencillos como... parque, picnicy juego y sólo muy ocasionalmente se permiten un extra como el primer plan que les he dado, pero siempre va a ser un extra no algo para cada fin de semana.

 

Puede que les suene muy lejano o hasta que les parezca aburrido, pero les aseguro que sólo es cuestión de tiempo saber apreciar una vida en el que los gastos diarios superfluos no se den por sentados.