¿Cómo se lleva a cabo un proyecto teatral?

Qué y quién se necesita en una producción de teatro

Cinderella_-Set_Design_-Matvey_Shishkov1893.jpg
Diseño de escenario de Matvey Shishkov para el ballet Cenicienta en San Petersburgo en 1893. Public Domain

Cuando se apagan las luces del teatro, se levanta el telón y comienza el espectáculo, tendremos por delante una aproximada hora y media de emociones. Aunque el tiempo no importe y sí la excelencia, como decía Séneca, para poder representar durante ese pequeño rato los actores, los técnicos y un equipo humano muy variado se han estado preparando durante meses. 

En este artículo vamos a narrar de forma breve cómo es el proceso que lleva a estrenar una obra de teatro: desde la primera idea hasta el día del estreno.

Vamos a profundizar un poco más de lo que es por todos conocido y dar una idea de todo el esfuerzo humano detrás de este proceso.

No todas las representaciones han seguido o deben seguir estas fases o hacerlo en la misma forma. Quizás, si los que leen esto desean montar su propia obra, existen elementos que no les son necesarios. Sin embargo, es esencial conocer la totalidad del proceso puesto que todos los elementos que conforman una representación -sean muchos o pocos- deben estar coordinados dentro de una coherencia que será la que, en último término, haga al espectador disfrutar -o no- de la obra.

 

Tenemos una idea

¿Quiénes? Productor, Productor ejecutivo, Director, dramaturgo.

Alguien tiene una idea: representar una obra teatral. Ésta, puede ser una obra ya escrita o representada, una adaptación de un texto narrativo o una obra totalmente nueva. En la voluntad de realizar la representación de esta persona está en reunir y poner en contacto a las primeras figuras clave: los productores, el director (cabeza responsable de todos los elementos técnicos y artísticos de la futura obra) y el dramaturgo (el autor de la obra o de la adaptación) o, sencillamente, un texto escogido.

La idea puede originarse de cualquiera de las partes, pero estas figuras deben estar de acuerdo en llevar adelante la obra, lo cuál no es nunca fácil. El productor general, que es quien financiará todo el proceso, deberá entender económicamente viable la inversión que deberá hacer.

El productor ejecutivo (quien ordena y dispondrá de todo lo necesario para que el proyecto comience a rodar) deberá apoyar esta viabilidad económica con criterios objetivos.

Especiales competencias del productor ejecutivo son la elección del director y, si lo considera necesario y a instancias del productor general, a los actores que representarán la obra.

El director, por su parte, deberá en un primer momento escoger a los responsables de las áreas técnicas que se van a necesitar para lograr representar la obra.

 

Reunir a todos

¿Quiénes? Director, actores, director de casting, escenógrafo, profesionales de la comunicación

Si no partimos con un reparto cerrado a elección de los productores, deberán realizarse castings o audiciones. Las pruebas de selección de actores pueden ser llevadas a cabo por el director o por un director de casting. Para ello, el director del casting debe conocer con exactitud el tono o aproximación que el director desea dar a la obra y buscar aquellos actores y actrices cuyos perfiles se ajusten a este entendimiento.

Cuando el elenco de actores está escogido y completado, comienzan la inmersión en la obra a representar. Está inmersión es necesaria para llega, primero, a los ensayos y, después, a la propia representación. Cada actor recibirá un libreto en el que se especifica su papel y líneas en la obra. Los actores y el director convendrán unas sesiones para analizar el texto, de manera que todos lo comprendan, se hagan correcciones, aportaciones, se discuta la visión del director y, en último término, todos llegarán a un entendimiento idéntico del texto y de la forma en la que representarlo.

Quizás la obra necesite un poco más de adaptación. ¿Hace falta música original? ¿Queremos que sea un musical o que contenga escenas be baile? En ambos casos, necesitaremos un compositor y un coreógrafo.

En paralelo a todo esto, debe aparecer la figura del escenógrafo. Salvo en aquellas obras en las que sólo están los actores en el escenario y el público debe imaginar el escenario, la figura del escenógrafo es vital.

Del escenógrafo, depende el diseño, gestión e implementación del plan escenográfico. ¿En qué consiste este plan? Debe proveer todo lo necesario para que la representación teatral se lleve a cabo. Especialmente en lo que toca a los elementos técnicos, aunque también en algunos aspectos artísticos. Ello implica el diseño de la iluminación y del sonido, diseñar y los decorados y su arquitectura y materiales… y así en todo lo relativo a los demás elementos eléctricos, maquinaria, efectos especiales, utilería, carpintería, maquillaje y vestuario.Además, la gestión de las personas y los equipos que encargados de cada una de estás áreas y la planificación de los recursos económicos, humanos, temporales y materiales para ello.

 

No hace falta destacar que toda esta labor lleva implícita la responsabilidad de dotar de cuerpo a la visión del director, por lo que éste debe definir muy bien los resultados que espera del escenógrafo.

Y, como esto es un negocio, ya estará dispuesta lamaquinaria de promoción, prensa y marketing dispuesta para generar ganas entre el público de asistir a la futura obra.