Cómo se consigue una certificación de astroturismo

Entrevista con José Jiménez de Dark Sky Advisors

_MG_9763-2.jpg
José Jiménez Garrido de Dark Sky Advisors. Dark Sky Advisors

Los Destinos Turísticos Starlight certifican cielos limpios y claros para disfrutar la plenitud de la naturaleza durante el día y también por la noche observando las estrellas. Las certificaciones de la Fundación Starlight requieren un arduo proceso de estudio, pero aseguran un nuevo producto turístico al que acceden zonas rurales y que como ocurre con el turismo de naturaleza goza de gran popularidad entre profesionales con poder adquisitivo que buscan condiciones especiales para sus vacaciones.

Para conocer con más detalle el proceso a seguir para conseguir certificar como Destino Turístico Starlight una zona del mundo que se quiera promocionar como óptima para el turismo astronómico, entrevistamos a José Jiménez Garrido del Consorcio Dark Sky Advisors - Iberus Medio Ambiente, uno de los responsables de que Sierra Morena y Sierra Sur de Jaén (en Andalucía, España) se hayan convertido en la mayor reserva y destino Starlight del mundo.

¿Cuáles fueron los primeros pasos para obtener la certificación?

Se pueden resumir en tres trabajos fundamentales

  • la parte técnica que consiste en las tomas de medidas y el análisis de datos,
  • la parte administrativa, para la que se debe contar con el apoyo de los municipios y las administraciones locales,
  • y por último, la parte de divulgación, que debe perseguir la elaboración de un proyecto visible para la población. Que la población se sienta partícipe del proyecto y que lo vean como una oportunidad para el territorio. Entonces los primeros pasos del proyecto evidentemente son orquestar todo eso.

    Lo primero que hicimos fue desarrollar los instrumentos de medición y calibrarlos; un trabajo muy complejo porque son instrumentos de diseño propio. Luego tuvimos una primera ronda de contacto con los ayuntamientos para contarles qué íbamos a hacer y a partir de ahí empezamos con la fase dura del trabajo que fue la de toma de medidas.

    ¿En el trabajo de campo para la toma de medidas, cuántas tuvisteis que realizar y cómo eran los instrumentos que usábais?

    Instrumentos con un fotómetro incorporado que mide el brillo del fondo del cielo. Hemos tenido que tomar más de 750.000 mediciones, recorriendo carriles, caminos y cualquier cosa transitable en vehículo y a pie a lo largo de mas de 2 700 km. Tanto en Sierra Morena como en Sierra Sur de Jaén. Pero hemos logrado certificar el 14% aproximadamente de la superficie de la comunidad autónoma de Andalucía, más de medio millón de hectáreas.

    Sierra Morena es una grandísima extensión de terreno natural, posiblemente estamos hablando de uno de los mayores santuarios de biodiversidad del continente europeo: 400 km lineales de naturaleza pura, de dehesas, de barrancos, de cortaos… Con una densidad de población muy baja, un medio ambiente preservado en unas condiciones excepcionales, donde el cielo está totalmente limpio. Mientras que Sierra Sur de Jaén es un terreno más pequeño pero distinto, una zona muy abrupta, de altas montañas de casi 2 000 m de altura, con grandes barrancos, profundos valles y rodeada de municipios como Alcalá la Real que además tiene ya infraestructura de tipo astronómico, como por ejemplo el observatorio astronómico andaluz que esta situado en esta localidad.

    ¿Cuánto tiempo ha durado el proceso hasta la concesión de la certificación?

    Han sido nueve meses de toma de medidas y análisis de datos, más otros dos o tres meses en la fase de promoción y divulgación de resultados. Y una parte muy importante de divulgación con más de cincuenta actividades de divulgación astronómica pública.

    ¿Y la parte administrativa, cómo se ha desarrollado?

    Desde el principio teníamos claro que el proyecto tenía que partir desde la iniciativa y el compromiso de los ayuntamientos. Uno de los motivos por los que estos cielos se conservan tan bien es por la iluminación correcta que actualmente existe en estos municipios. Teníamos que asegurarnos de que esta iluminación urbana era correcta y que como mínimo se iba a mantener en los mismo términos.

    Tuvimos una toma de contacto con los ayuntamientos mediante reuniones y citas personales con cada uno de ellos.

    Se les contó qué se iba a hacer en el marco del proyecto y hemos conseguido que de 77 municipios, 62 firmen un acuerdo por pleno municipal de adhesión y compromiso con el proyecto y la conservación del cielo nocturno con la Reserva Starlight.

    Los ayuntamientos ven una doble rentabilidad en este proyecto. Por una lado está la que supone el propio ahorro energético, o sea que las nuevas luminarias se hagan con un uso más eficiente de la energía que supone un ahorro de más del 40% de la factura municipal. Eso ya de por sí es un gran beneficio. Y luego está el beneficio del posible astroturismo, turismo de las estrellas. Estas zonas y municipios que se han certificado dentro de la reserva Starlight tienen ahora unas grandes posibilidades de desarrollo turístico en torno a la astronomía y a la ciencia.

    ¿Como habéis conseguido hacer este proyecto visible a la población?

    Con una grandísima campaña de divulgación. Hemos organizado más de cincuenta actividades públicas entre Sierra Morena y Sierra Sur de Jaén y aún nos quedan muchas por organizar. Encuentros, quedadas, viajes de prensa. Y hemos conseguido hacer que la gente se sienta privilegiada por vivir bajo un cielo estrellado que en muy pocos sitios de España y de Europa se puede disfrutar.

    La acogida ha sido fantástica entre la población porque la astronomía y la ciencia son cosas que gustan, cualquier persona que pase por delante de un telescopio no puede resistirse a mirar. Hemos hecho observaciones públicas en plazas de pueblos, en parques, en monumentos naturales con una gran afluencia, en algunos casos de cientos de personas. Hemos conseguido que la palabra Starlight y la astronomía sea una realidad en la zona, y la gente crea en el proyecto y lo apoye.

    Otros artículos relacionados con el turismo astronómico que puedes leer: