Cómo sacar un negocio adelante

Negocio propio
Hero Images / Getty Images

Trabajar por cuenta propia, sin tener un jefe que pueda despedirte o que te dicte como debes hacer las cosas, puede ser muy gratificante y es una opción que resulta atractiva a muchos, sobre todo cuando es complicado encontrar trabajo, como puede suceder en tiempos de crisis. Sin embargo, para trabajar de manera independiente y tener éxito, hay que estar dispuesto a hacer algunos sacrificios. Estos son algunos consejos que pueden servirte de ayuda para salir adelante:

1. Ten siempre una meta u objetivo en mente

Antes de empezar, debes tener muy claro no solo lo que vas a hacer sino cómo vas a hacerlo exactamente, qué necesitas para ponerte en marcha, así como los problemas que pueden surgir y qué vas a hacer para superarlos. Esto suele tenerlo en cuenta la mayoría de la gente, pero no es suficiente. Es importante que tengas metas concretas y específicas que alcanzar. Por ejemplo, cuánto dinero quieres estar ganando dentro de seis meses y qué vas a hacer exactamente para alcanzar esa meta.

Algunas personas se limitan a poner un negocio en marcha y luego esperar a ver qué pasa, a ver si funciona, a ver lo que sacan… Esa no es una buena estrategia. ¡No esperes nunca a ver qué pasa! Si haces eso es posible que no pase nada. Fíjate siempre una meta parcial, traza un plan para alcanzarla y actúa. Si necesitas modificar tus metas, hazlo pero nunca te quedes sin hacer nada.

Si los pasos que has planeado para alcanzar tu primera meta no dan fruto, repásalos y haz cambios pero nunca te quedes inmóvil esperando a ver si llegan los clientes. Ve trazando metas continuamente, subiendo escalones uno tras otro, siempre con un objetivo en mente. Crea metas pequeñas que vayan encaminadas a alcanzar una meta mayor.

2. Para tener éxito debes estar dispuesto a sacrificarte

Debes estar dispuesto a trabajar muy duro sin ganar apenas nada durante meses o incluso algunos años. La persona que espera ganar un sueldo adecuado desde el principio, suele estar destinada al fracaso. Las personas que tienen éxito suelen hablar, por lo general, de comienzos difíciles, sin apenas dinero para nada, trabajando muchas horas, incluso en fines de semana, dando mucho más de lo que están recibiendo y hasta pasando frío por no poder permitirse calefacción en su local. Este es un sacrificio que muchas personas no están dispuestas a hacer, de manera que si no ven que todo va bien desde el principio, abandonan.

A veces, los comienzos pueden implicar incluso trabajar prácticamente gratis, porque necesitas darte a conocer, conseguir clientes, que te conozcan y demostrar que haces un buen trabajo. Por eso tienes que tener cuidado con los objetivos que te planteas: ¿debe ser tu objetivo cobrar un buen sueldo desde el principio o darte a conocer para conseguir clientes y demostrar que tu trabajo es de calidad? Sea cual sea tu objetivo, lo más probable es que al principio trabajes mucho y ganes muy poco. ¿Puedes soportar eso?

3. ¿Sientes entusiasmo?

Una de las principales claves del éxito en cualquier cosa que hagas consiste en sentir entusiasmo y pasión por tu trabajo. Alguien que trataba de sacar su negocio adelante me contó una vez que, cuando empezaba a trabajar, había veces que se le pasaban las horas sin darse cuenta y, de repente, miraba el reloj y era consciente de que ni siquiera había parado un momento para comer. Cuando una persona se siente absorbida de esta manera por su trabajo, tiene muchas más probabilidades de triunfar, porque se implica por completo, invierte todo el tiempo necesario, se cansa menos y trabaja más.

Algunas personas eligen un trabajo solo en base a motivos prácticos, como el dinero que se puede ganar o la demanda que puede tener. Esta estrategia, por supuesto, puede funcionar si trabajas duro igualmente pero si haces algo que te apasiona tendrás una fuente de energía y motivación extra y tu trabajo será mucho más satisfactorio y no un simple medio de vida.

Por tanto, antes de tomar una decisión sobre el trabajo que vas a hacer, piensa en esto. Lo importante es que tengas claro qué es lo que valoras y traces tus metas teniéndolo en cuenta: ¿buscas sobre todo ganar dinero, tener seguridad, hacer algo que te apasione…?

Y, por supuesto, no debemos olvidarnos de la perseverancia. Sacar un negocio adelante puede implicar varios años de lucha, pero no te importará si te gusta lo que haces, de ahí la importancia del entusiasmo.