Cómo saber si puedes confiar en alguien

confianza2.jpg
Philip y Karen Smith / Getty Images

Confiar en la persona equivocada puede traernos problemas, ocasionarnos pérdidas económicas o daños psicológicos, pero no confiar en los demás también perjudicarnos seriamente.

Vivimos en una sociedad que está basada en la confianza. Cuando compras unos muebles en una tienda, los pagas por adelantado y confías en que los lleven a tu casa en la fecha prevista. Si llamas a alguien para hacer algún arreglo en tu casa, posiblemente le pagues una cantidad por adelantado (confiando en que no desaparezca con ella) pero, una vez hecho el trabajo, esa persona confía en que le pagues el resto.

Cuando cuentas algo personal a un amigo, confías en que no va a usar esa información para perjudicarte o que no divulgará tus secretos por Internet.

Aunque tenemos leyes que nos protegen, casi cualquier transacción comercial o negociación con los demás necesita una buena dosis de confianza. Sin ella, nuestra sociedad se vendría completamente abajo.

Por desgracia, no todo el mundo es digno de confianza. Aunque, en general, la mayoría de las personas desea hacer lo correcto, no meterse en líos con los demás y ser apreciado por otros, existen circunstancias que pueden propiciar comportamientos menos prosociales. Por ejemplo, las grandes ciudades aportan un gran anonimato, de modo que puedes engañar a alguien y luego desaparecer sin que vuelva a verte nunca más (y siempre hay alguien nuevo a quien engañar).

Por otra parte, si una persona lleva una vida demasiado dura, con mucho estrés y frustración, estará sintiendo a menudo emociones negativas como mal humor y amargura, que no favorecen especialmente el comportamiento prosocial.

Si una persona siente que la vida le trata mal, puede no tener ganas de tratar bien a los demás (tal vez sin ser consciente de que eso le perjudica aún más).

Las personas con baja tolerancia a la frustración, que no desean esforzarse por lograr lo que quieren, impulsivas, que buscan las gratificaciones del momento, pueden ser menos dignas de confianza por su propio egoísmo.

Una persona perezosa, caprichosa, a la que no le gusta molestarse y lo quiere todo de inmediato, tiene más probabilidades de no cumplir lo que ha acordado contigo, por pura pereza o porque sencillamente no tiene ganas.

Las personas muy extrovertidas y descaradas, a las que les importa menos lo que los demás piensen de ellos, tienen más probabilidades de que tampoco les importe quedar mal con alguien por no cumplir su palabra. Por el contrario, las personas a quienes les afecta más lo que los demás piensen de ellas, serán más dignas de confianza porque para ellas es importante que los demás tengan una buena opinión.

Por este motivo, no está de más ir con cuidado, aunque sin volverse paranoico pues la confianza, como comentaba al principio, es algo que realmente necesitamos para sobrevivir.

Estas son algunas cosas que puedes hacer para saber en quién puedes confiar

Las empresas o profesionales dignos de confianza te dan una amplia información sobre su negocio y sobre ellos mismos. Sabes quiénes son, dónde están, su forma de trabajar, responden con claridad a tus preguntas y parecen conocer bien su negocio porque le han dedicado tiempo y esfuerzo (algo que no hace un estafador, pues busca siempre la gratificación más inmediata y fácil).

En Internet, las páginas web más dignas de confianza están mucho más elaboradas. Muestran sus productos con amplias descripciones y al ver la página se nota que se ha invertido en ella tiempo y trabajo.  A los ladrones y estafadores no les gusta mucho trabajar, por eso se dedican a robar a los demás,  de modo que la mayoría tampoco trabajará mucho para estafarte (los ladrones de guante blanco  no son los que más abundan). Los sitios web dignos de confianza ofrecen también formas de contacto, aportan datos para que sepas quiénes son y dónde están y describen con detalle todo el proceso de compra, envío, pago, política de devoluciones, etc.

Entre amigos y conocidos, el mejor modo de saber si alguien es digno de confianza consiste en no confiar demasiado pronto sino esperar a conocerlo, pero siempre dando el margen de confianza más amplio posible.

Es decir, si confiar en alguien no te va a causar un daño grave en caso de equivocarte, entonces es preferible confiar. Saldrás ganando si tiendes a pensar bien de los demás en vez de pensar mal y arriesgarte un poco (excepto en situaciones especialmente importantes donde es mejor ser prudente).

Más arriba ya he explicado algunas de las características que pueden tener las personas poco dignas de confianza. Por lo general, es en los pequeños gestos de la vida cotidiana, como la forma de tratar a los demás, su modo de actuar en determinadas situaciones o sus opiniones, lo que te dará información sobre esa persona. No cometas el error (muy común) de pensar que contigo es diferente. Si te cuenta los secretos de los demás continuamente, es muy probable que también esté contando tus secretos a otras personas. Y si critica mucho a los demás a sus espaldas, puede que también hable mal de ti cuando no estés.