Cómo reiniciar tu vida íntima después de mucho tiempo sin sexo

01
de 01

Cómo reiniciar tu vida íntima después de mucho tiempo sin sexo

Mujeres mucho tiempo sin sexo
©Sri Maiava Rusden/Getty Images

Volver a tener sexo tras un largo período de abstinencia, después que una relación termina o tras la muerte de la pareja, puede asemejarse de alguna manera a tener sexo por primera vez. La mujer en particular, puede experimentar diferentes emociones, expectativas y también temores, que pudieran obstaculizar la libre expresión de su sexualidad y todo el potencial para disfrutar nuevamente de esta área de la vida.

A continuación hallarás algunas recomendaciones si te encuentras a punto de reiniciar tu vida sexual:

1. Conéctate con el amor a ti misma

Antes de dar el primer paso, asegúrate de sentirte a gusto y en paz contigo misma. Es necesario partir de esto, porque aunque se trate de sexo, siempre las expectativas y emociones estarán presentes, así como la posibilidad de involucrarte emocionalmente con tu pareja. Aprende a valorarte como la persona única que eres, con tus rasgos y cualidades esenciales. La autoestima es la base de una buena autoimagen, y una buena imagen de ti misma te ayudará a tener buenos pensamientos sobre ti misma y tu cuerpo (con sus detalles no perfectos). Unos de los más grandes temores de las mujeres que inician una nueva relación es el temor al rechazo – temor a que no las encuentren atractivas o miedo a no ser buenas amantes – especialmente si creen que los años han dejado huellas en su cuerpo o si han resultado heridas por una relación pasada.

La atracción sexual que se produce entre dos personas, va mucho más allá del aspecto físico, por ello, si hay deseo puedes estar segura que te encuentran atractiva. Más aún, cuando reinicias tu vida sexual o afectiva desde el amor a ti misma, estos temores desaparecen porque te sientes completa y hermosa desde tu interior, y no dependes de tu apariencia externa o de lo que otros piensen de ti. Esta actitud te permitirá compartir tu cuerpo, desnudarte frente a tu amante y sentirte maravillosamente atractiva, sin importar si tus medidas son tamaño S o XXL, y esa seguridad y belleza radiante será la que atraerá y cautivará a tu pareja. Si estás en la etapa madura de tu vida, tendrás mayor experiencia y más conocimiento sobre tu cuerpo y sobre lo que te estimula sexualmente, lo que también cautivará a tu nueva pareja.

Lee también:

  • 10 pasos para mejorar tu imagen corporal y disfrutar más del sexo

2. Reactiva tu energía sexual y tu zona genital

Si sientes que tu cuerpo y tu deseo sexual se encuentran algo adormecidos, puedes practicar ejercicios provenientes de la medicina tradicional china – como la órbita microcósmica – que activarán tu energía vital y la harán circular por todo tu cuerpo, incluyendo el área genital, favoreciendo también el equilibrio hormonal.

Otro de los grandes temores de algunas mujeres es pensar que tal vez el sexo vaya a resultar doloroso. Si sientes temor ante la penetración después de un largo tiempo sin sexo, haz ejercicios para entrenar tus músculos pélvicos y, al mismo tiempo, despertar sensaciones en tu clítoris y vagina. Sensibilizarás estas zonas de tu cuerpo, por lo general, relegadas al olvido tras un largo período de abstinencia. Además, las integrarás como parte esencial de ti misma y despertarás suavemente todo el potencial sexual que hay en ellas. Si quieres avanzar hacia nuevos niveles de placer, practica a continuación ejercicios para sentir más placer con la vagina. Unos genitales vibrantes se encontrarán abiertos y receptivos para recibir a tu nueva pareja con total gozo y placer.

Lee también:

  • Rutina de ejercicios para entrenar tus músculos pélvicos
  • Ejercicios para despertar la sensibilidad y placer vaginal

3. Practica primero a solas contigo

Antes de probar el sexo con otra persona, explora tu propio placer mediante el autoerotismo. Acaricia suave y lentamente tu cuerpo, dándote cuenta de sus reacciones y de los toques que te producen placer. Deja pasar cualquier pensamiento negativo – "El sexo es malo", "No está bien tocarme", "No está bien sentir placer", "Nadie me encontrará atractiva", "Mi cuerpo no es hermoso" – déjalos pasar, como nubes en el cielo, sin aferrarte a ellos. Deja pasar también cualquier pensamiento negativo acerca de la masturbación, pero si tienes creencias muy arraigadas en contra, no te fuerces y detente en este momento.

Si te sientes preparada, explora más allá y escala hacia la cumbre de tu placer hasta lograr un orgasmo. Para ello, puedes estimular tu clítoris, tus senos o tu vagina, o bien alternar caricias en todas estas zonas erógenas. Si te sientes cómoda y segura, puedes incorporar algún juguete sexual como un vibrador o un dildo (consolador), a fin de verificar si estás lista para la penetración. De esta manera, darás pasos sucesivos hasta el encuentro con una pareja sexual.

Lee también:

4. Sexo muy lento la primera vez

La primera vez que tengas sexo, haz que todo sea muy lento. La belleza del sexo entre personas adultas es que puede haber más intercambio y comunicación antes, durante y después de ese momento. Hazle saber a tu pareja que necesitas ir lento y pídele caricias o un masaje por todo el cuerpo, sin llegar a la penetración. Pídele mucho juego sexual previo, de manera que te encuentres más relajada y receptiva.  Inclusive si te sientes preparada para un sexo más acelerado e intenso, procura ir lento y podrás apreciar mejor los distintos matices del placer cuando los cuerpos se fundan. Tener sexo nuevamente con una persona distinta a tu pareja anterior – especialmente si fue una relación duradera – puede hacer que estés un poco tensa o cargada de emociones.

Recuerda que los temores y la ansiedad podrían afectar la cantidad de fluidos que produzca tu vagina. Utiliza algún lubricante para así facilitar la penetración, en particular si han pasado varios años desde tu última relación sexual. Procura evitar el sexo casual y elige a una persona con la que sientas al menos cierta afinidad y confianza – algo así como una amistad especial – más allá de la atracción sexual básica, para que así se reduzcan tus temores o reservas, y puedas entregarte mejor. No es fácil separar lo físico de lo afectivo durante el intercambio sexual. Te sentirás más segura y cómoda después del sexo, si puedes mirar a los ojos a esa persona, con aprecio o agradecimiento, aunque no exista nada romántico entre ustedes.

Lee también:

5. Visita al médico si experimentas dolor

Si sientes dolor o sequedad vaginal durante la relación sexual acude al médico. Pudiera tratarse simplemente de tensión emocional circunstancial, sin embargo, también pudiera ser síntoma de alguna condición de salud, como un desbalance hormonal o otra. Si te encuentras en tu etapa de menopausia también podrías experimentar cambios en tu nivel de lubricación vaginal.

Lee también:

  • Dispareunia: dolor durante las relaciones sexuales
  • Vaginismo

6. Practica sexo seguro

La ilusión y excitación de este encuentro sexual pueden apagarse si estás pensando que podrías quedar embarazada o contraer una enfermedad de transmisión sexual. Como medidas básicas evita el contacto sexual directo con semen, fluidos vaginales o sangre sin protección. Utiliza siempre métodos anticonceptivos de barrera como el condón cuando estás conociendo a una nueva pareja. 

Lee también:

  • Buenas prácticas para un sexo seguro