Cómo reconocer a un hombre tóxico en internet

Estate atenta a las señales.
Estate atenta a las señales. © Andrey Kiselev | Dreamstime.com

Pregunta: Me he apuntado a una página para conocer gente onliney estoy recibiendo muchas visitas y mensajes de hombres interesados en mí. Pero ¿cómo puedo saber qué hay detrás de sus perfiles y quién de ellos es de fiar?

Respuesta: Muchas mujeres no se atreven a recurrir a estas páginas porque no creen que haya un hombre real detrás del perfil. O piensan que, si lo hay, será un mentiroso. En realidad no puedes saber quién es totalmente de fiar hasta que no le conozcas en persona y le trates durante un tiempo.

Pero en los perfiles online hay muchas pistas que te indican si él merece la pena o no. Solo debes saber descifrarlas para reconocer a un hombre tóxico en Internet.

En primer lugar, utiliza tu sentido común. Si es un perfil demasiado exagerado o llamativo (él luciendo torso mientras surfea por una playa increíble en todas las fotos, o levantando trofeos deportivos en cada imagen) o si sus mensajes son incoherentes (un día te dice que está soltero y al siguiente te habla de sus hijos), tienes razones para sospechar. Igualmente, deberías estar alerta si te escribe demasiados mensajes o, por el contrario, se muestra extrañamente reservado. Fíate de tu instinto.

Además, guíate por estas otras señales.

Las descripciones de su perfil

• Deberías desconfiar de los que se esconden tras las bromitas o el sentido del humor, los que comienzan diciendo que no saben por qué están ahí ya que siempre les ha ido fatal en el amor, los que van demasiado al grano y los que dicen no saber cómo describirse.

Ninguno de estos ha hecho un esfuerzo por mostrarse y por tanto exponerse. En la vida real seguramente ocurrirá lo mismo.

• Busca perfiles en los que él chico hable de a sí mismo y también las cualidades de la mujer y la relación que anda buscando, de una forma sincera, natural y con sentido del humor.

Las fotos

• Aunque no es obligatorio ponerla, una foto aporta confianza. Los hombres que no quieren ponerla se escudan en que podría verla alguien conocido o que tienen un cargo de responsabilidad. Es decir, son ellos quienes de entrada están desconfiando. No pierdas el tiempo con ellos.

• Tampoco son muy seductoras (aunque ellos piensan lo contrario) las fotos en las que él posa junto a un cochazo, exhibiendo su cuerpo en la playa o presumiendo de ropa de firma.

• Cuidado también si pone demasiadas fotos (síntoma de narcisismo) o si sus imágenes son descuidadas: están desenfocadas o él aparece serio, triste o sin preocuparse de su aspecto.

• Tampoco resulta nada alentador si aparece rodeado de sus amigos o en compañía de otras mujeres. Si pone su foto de boda (¡algunos lo hacen!) ni te molestes en seguir conversando. 

Su nick

• También este detalle aporta mucha información. Te dirá si es un presumido (“Príncipeazul”), un arrogante (“Numberone”) o solo está buscando sexo (“Locoportucuerpo”). Mejor ignóralos.

• Busca nicks en los que no se vea sombra de vanidad, como referencias a sus aficiones (“Ciclistafeliz”), su horóscopo (“Chicoacuario”), su edad o año de nacimiento, etc.

Su forma de escribir

• Desconfía si la información de su perfil o los mensajes que te escribe resultan descuidados porque están llenos de erratas o faltas de ortografía.

• Si utiliza demasiados emoticones, lenguaje cibernético o abreviaturas (sobre todo si él dice pasar de los 30), hasta el punto de que no entiendes lo que pone.

• Si te escribe mensajes que más bien parecen confesiones o cartas, por lo largos e intensos, o bien te contesta con monosílabos y dosificando la información de un modo poco natural.

• Cuidado si, incluso sin conoceros personalmente, te hace sentir mal de alguna forma. Por ejemplo, si pretende que te sientas culpable por tardar en escribirle. O si critica tu físico o tu forma de vestir por las fotos que le has enviado, y pretende hacerte cambiar.

• Presta atención a cómo habla de sí mismo, de otras personas y del mundo en general.

Aléjate si por sus comentarios te parece que es una persona depresiva, victimista, criticona o manipuladora.