Cómo prevenir la diabetes después de un diagnóstico de prediabetes

Consejos para detener la prediabetes antes de que se convierta en diabetes

El diagnóstico de prediabetes significa que los niveles de glucosa en la sangre están sobre los valores de una persona sana pero no tan altos como para tener diabetes. Si recién te diagnosticaron prediabetes y no cambias tu estilo de vida, es probable que dentro de los próximos 5 a 10 años seas diabético.

Habrás escuchado ya que ejercitándote regularmente y perdiendo peso puedes reducir el riesgo de diabetes en un 60 por ciento. La evidencia señala que el ejercicio y la pérdida de peso pueden prevenir la diabetes y reducir los niveles de glucosa en la sangre mejor que los medicamentos para la diabetes.

El diagnóstico de prediabetes es muy serio, muchas de las afecciones cardíacas y complicaciones en otros órganos ocurren en esta etapa. ¡Es hora de tomar acción!

01
de 05

Ejercítate

ejercicio.jpg
Ejercicio. Foto © Getty Images

No hay tratamiento natural más efectivo para reducir el azúcar en la sangre que el ejercicio. El ejercicio promueve la "quema" de azúcar en las células tal como lo hace la insulina. La Asociación Americana de la Diabetes recomienda hacer ejercicio 30 minutos al día al menos cinco días a la semana.

Si ha pasado tiempo desde la última vez que te ejercitaste, comienza poco a poco y aumenta minutos a tu rutina hasta alcanzar los 30 minutos. Camina o nada, estos son ejercicios de bajo impacto. Si no tienes mucho tiempo, divide el ejercicio en intervalos de 10 minutos tres veces al día.

Si por razones médicas no puedes seguir una rutina cardiovascular, trata las pesas. Los ejercicios de resistencia mejoran la glucosa sanguínea, el colesterol, la masa muscular y la densidad ósea.

02
de 05

Baja de peso

bajadepeso.jpg
Baja de peso. Foto © Getty Images

Expertos en salud han comprobado que la pérdida del 5 al 7 por ciento de tu peso (entre 10 a 14 libras en una persona que pesa 200 libras) reduce las probabilidades de contraer diabetes en un 58 por ciento.

Para lograr tus metas además de ejercitarte debes vigilar lo que comes. Si estás obeso o sobrepeso, trata de cortar entre 500 a 1000 calorías de tu dieta. Tu educador en diabetes o nutricionista te puede ayudar en el plan alimentario. Lo ideal es que pierdas una o dos libras a la semana.

Reduce las grasas en tu dieta, en especial, las grasas saturadas. Consume menos del 30 por ciento de las calorías de grasa para mejorar el uso de la insulina que produces.

Aumenta las grasas saludables omega-3 que consigues naturalmente en el salmón, las avellanas, las sardinas y la linaza. Mientras las grasas saturadas hacen difícil el manejo de la insulina, los ácidos grasos omega-3 mejoran la sensibilidad de la insulina.

Reconoce los carbohidratos que son buenos en tu dieta y aumenta el consumo de fibra. Si consumes de 20 a 35 gramos de fibra al día, mejoras la sensibilidad a la insulina y haces más lenta la digestión de los carbohidratos.

03
de 05

Acuéstate temprano

Sueño y control de peso
Las noches de sueño ayudan al control de peso y glucosa. Foto © Getty Images

Dormir bien te ayuda a perder peso. Cuando los ciclos de reposo y actividad (los ritmos circadianos) se alteran, los niveles de glucosa suben y la tasa metabólica baja. La tasa metabólica es la velocidad con la que el cuerpo quema calorías para obtener energía.

Si tienes problemas para conciliar el sueño en las noche o sospechas que sufres apnea del sueño, debes visitar a tu médico para una evaluación o estudio del sueño.

04
de 05

Visita a tu médico regularmente

presionarterial.jpg
Visitas al médico. Foto © Getty Images

Con diagnóstico de prediabetes tendrás que visitar a tu médico más seguido. Antes las visitas eran una vez al año, ahora deben ser cada tres a seis meses. En la evaluación el médico te ordenará pruebas de sangre para saber cómo estás controlando la glucosa en la sangre.

05
de 05

Comprométete con tu salud

Comprométete con tu salud
Comprométete con tu salud. Foto © Getty Images

El compromiso de llevar una vida saludable significa que cada día tratas de tomar decisiones saludables. Unos días es más fácil que otros. Acepta que no siempre va a ser perfecto, pero que cada día tratarás de hacer lo mejor que puedas por tu salud. Los pequeños cambios en la rutina de ejercicio y alimentación se van sumando y a la semana, al mes y al año hacen una gran diferencia.

La prediabetes es reversible

Son muchos los que han decidido llevar una vida sana y lo han logrado. ¡No estás solo! Existen grupos de apoyo o consejería de pares. En sus reuniones podrás conocer más sobre la enfermedad y cómo vivir una vida saludable. Pídele a tu educador en diabetes que te contacte con estos grupos.

Recursos

Yu, Winnie. "What to do to stop prediabetes from becoming diabetes". WebMD Revisado: 8 de marzo de 2013. Accedido: 8 de noviembre de 2013.

"The prevention or delay of type 2 diabetes". Diabetes Care. Asociación Americana de la Diabetes & Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales. Revisado: 2002. Accedido: 9 de noviembre de 2013.