Cómo "preparar" un divorcio a escondidas

Cuando el divorcio amigable no es una opción

Stockbyte

Cuando la crisis de pareja es insoslayable y ambos miembros de una relación lo admiten y lo aceptan, suele desembocarse en un divorcio amigable.

Pero hay otras ocasiones en las que la pareja y su separación se encaminan a una guerra abierta. En esos casos entran en escena batallas judiciales, abogados por ambas partes y eternas jornadas de disputa.

Si has tomado la decisión de divorciarte de tu pareja y presumes que no va a ser un camino fácil, hay ciertos recaudos que tomar y consejos que seguir.

  • Interrumpir la convivencia

Lo primero que debes hacer es interrumpir la convivencia y evitar todo tipo de contacto con tu ex pareja. Solo lo imprescindible, lo demás déjalo en manos de los abogados. Múdate a otro domicilio y muda tus cosas contigo.

  • Nuevo teléfono

Hazte con un teléfono celular o móvil, o incluso con una línea fija que sea específicamente para tratar este tema y se mantenga aparte de las líneas que siempre utilizas. De este modo salvaguardas lo que estás haciendo y evitas que tu ex pareja se entere antes de tiempo, es decir, antes de que puedas presentar los documentos a la Justicia.

  • Cambiar las claves

Cambia las claves personales de tu Facebook, Twitter y demás redes sociales. También las de tus direcciones de e-mail. Durante este paréntesis de tiempo en que te estás ocupando de planear el divorcio, evita el contacto con amigos comunes al matrimonio. Evitas que se filtre información y también los resguardas de una situación complicada en cuanto a lealtades de amistad.

  • En caso de violencia familiar

Si tu ex pareja te maltrata, o hay violencia doméstica en tu casa contigo y con tus hijos, interrumpe de inmediato el contacto de los niños con tu ex pareja y haz la denuncia pertinente.

Una vez que ya has tomado estos recaudos, has presentado los papeles y los abogados median entre tu ex pareja y tú, es bueno que consideres algunas de las siguientes recomendaciones.

  • Intenta no herir el orgullo y los sentimientos de otro

Un proceso de divorcio ya es suficientemente doloroso como para que haga falta añadirle combustible. No es momento de discutir acaloradamente los puntos y las discordias por las cuales has llegado al divorcio. Permite que las cosas se encaminen por la vía legal correcta más corta y concisa posible.

  • No metas a los amigos y familiares en el medio de vuestra discusión de divorcio

Permite que no se pronuncien a favor de ninguno si no lo desean. Tampoco te dejes llevar por sus opiniones y consejos. Tú sabes qué te llevó al divorcio y tus abogados cómo efectuarlo.

  • Distráete del problema central del proceso de divorcio

Esta etapa de tu vida puede ser agotadora y terriblemente pesada para tu estado emocional. Intenta hacer cosas que te den satisfacción. Sal con amigos que no hayan sido comunes, conoce gente nueva, permítete un viaje, un capricho, hasta una mascota es una buena idea. Un cambio de look también puede hacerte sentir que estás transitando hacia una nueva etapa de tu vida y cerrando para siempre otra anterior.

Si hay niños en el medio intenta, más que en ningún otro caso, arribar a un acuerdo de divorcio amistoso.

  • Los niños no pueden ser rehenes ni víctimas del divorcio de sus padres

    Es fundamental que ambos miembros de la relación tengan la madurez y capacidad suficientes como para atravesar este periodo de una manera lo más positiva posible. A veces, ceder un poco es beneficioso para conseguir un consenso.

    • Hay que explicar a los niños que se está en medio de un divorcio

    Y hay contestar las preguntas que los inquieten. Nunca hay que dar más detalles de los que los niños requieren - hay que tener muy en cuenta la edad de los hijos a la hora de dar las explicaciones del caso- y jamás hay que hablar mal de la ex pareja delante de los niños.

    • Se puede intentar una terapia que acompañe el proceso tanto para ti como para los niños. De este modo todos estarán más contenidos.

    Un divorcio es un proceso doloroso y desgarrador. Aunque tengas muy claro que es la única salida posible, no deja de ser la ruptura de una convivencia y un proyecto de vida.

    Intenta, dentro de lo posible, mantener una buena relación con quien estuvo a tu lado un tiempo importante de tu vida. No caigas en irrespetos o acciones maliciosas. Simplemente termina con una situación de la mejor manera posible.