Cómo prender leña o madera para hacer un asado

01
de 05

Utiliza leña seca

Foto (C) Karla P. Hernández

Puedes cocinar a la parrilla solo con leña, con una mezcla de leña y carbón o solo con carbón (aquí te dejo la guía para prender carbón fácilmente). La leña tiene la ventaja de que arde mejor que el carbón, esto significa que el calor y la temperatura para cocinar es mucho mayor ya que las brasas retienen mejor el calor. No solo eso, el sabor que toma la carne o la comida es muy rico y esto depende del tipo de madera que escojas para cocinar.

Para empezar a cocinar con madera sin tener que usar algún tipo de combustible como queroseno, kerosene o gasolina que le da un sabor distinto a la comida y puede ser peligroso si no puedes controlar el fuego, necesitas que la leña que vas a usar esté bien seca. Lo mejor es usar una madera dura, ya que duran más en el fuego y producen brasas de buena calidad, no como las maderas blandas que se queman rápidamente.

02
de 05

Forma una pirámide

Foto (C) Karla P. Hernández

La manera más fácil para lograr que prenda el fuego es acomodar la leña o madera en una forma de pirámide o casita de choza, acomodando los pedazos más chicos de madera en el centro, ya que estos son los que prenden mejor y acomodando los troncos más largos en pirámide. Hay que dejar un hueco en el centro para que pueda circular el aire ya que el fuego necesita oxígeno para poder mantenerse vivo.

Mientras más oxígeno o aire que entre, más fuerte va a ser la llama. Puedes agregar en el centro junto con los pedazos chicos de madera unos pedazos pequeños de cartón, bolas de periódico (no dejando las bolas muy apretadas para que pueda circular el aire) piñas de pino bien secas, pasto o ramas secas y cascaras de cítricos como naranja y limón que además de que dan un aroma rico a la comida prenden muy bien. Estas adiciones son opcionales.

03
de 05

Prende el fuego

Foto (C) Karla P. Hernández

Una vez que la leña está acomodada es momento de prender el fuego .

Puedes usar un cerillo para prender los pedazos de madera chicos o usar una ramita delgada y larga de la misa leña para prender esta primero, dejar que arda y empezar a prender todo dejándola en el centro de la casita o pirámide de leña.

04
de 05

Acomoda la leña

Foto (C) Karla P. Hernández

Una vez que el fuego o la fogata está bien encendida puedes empezar a acomodar la leña por si hay pedazos de leña grandes que todavía no prenden bien. Si prendiste poca leña puedes agregar más pedazos de leña ahora que el fuego está fuerte. Usa una vara de metal para mover la leña y acomodarla bien de acuerdo a lo que necesites.

05
de 05

A cocinar

Foto (C) Karla P. Hernández

Para empezar a cocinar baja la parrilla. Para tener una mejor parrillada puedes dejar toda el área del asador con la misma intensidad del fuego o tener varias temperaturas. Esto se logra acomodando las brasas en la parrilla. Para tener un fuego alto y uno bajo, acomoda de un lado pocas brasas o leña y del otro extremo acomoda todas las brasas restantes. De esta manera tienes dos temperaturas para cocinar. Esto también ayuda a controlar las llamas mejor, ya que si agregas a la parrilla algo que tiene mucha grasa o está muy cubierto en marinada , va a hacer que las llamas se intensifiquen. La grasa hace que las llamas se intensifiquen y se descontrolen, esto puede hacer que tu comida se queme o incluso te puedes poner en riesgo. Para bajar el fuego solo mueve el alimento donde la temperatura está más baja y deja que las llamas del otro lado se tranquilicen.