¿Cómo podemos manejar y tratar personas difíciles?

Elefante sentado encima de una persona en una oficina
Las personas difíciles y problemáticas son complicadas de tratar pero no es imposible. John Lund/Stephanie Roeser/Getty Images

Todos nos hemos encontrado alguna vez – o frecuentemente – con personas que por alguna u otra razón percibimos como difíciles o conflictivas.

Ya sea por quejas constantes, actitud negativa o tendencia al conflicto, hay individuos con quienes se hace más difícil relacionarse. ¿Cómo tratar personas difíciles y conflictivas?

ARTICULO RELACIONADO | Cómo protegerse de energías negativas a su alrededor

Con compasión.

Antes que cualquier cosa, lo primero que debemos esforzarnos por hacer cuando tratamos personas difíciles es armarnos de compasión y mirar más allá de los comportamientos que nos incomodan.

Detrás de la actitud pesimista, los sabotajes y peleas, y la dificultad para relacionarse armoniosamente, existe una persona y un alma que seguramente está sufriendo.

Mírese a usted mismo en aquellos días cuando está irritable o de “pocos amigos” – muy frecuentemente es porque está teniendo un mal día, le llegó una mala noticia, o está pasando por un momento doloroso o estresante. Ahora, ¡imagine cómo será la vida de alguien que constantemente se comporta así! Imagine como sería SU vida si estuviera llena de sufrimiento y amargura. Muy probablemente pasaría usted a ser esa persona difícil y conflictiva.

¿En qué nos ayuda la compasión en estos momentos? Recuerde que no tenemos control sobre el recorrido de otros, pero sí sobre nuestro proceso de crecimiento.

Quizá la compasión no cambiará nada en el otro (quizá sí lo hará – ¡inténtelo!) pero definitivamente cambiará la manera en que miramos la situación y por ende nuestras reacciones y emociones al respecto.

La rabia y resentimiento son sentimientos que envenenan y atrasan - así que primero que todo, purifíquese con compasión.

ARTICULOS RELACIONADOS | Cómo bloquear la energía de una persona negativa

Consejos para tratar personas difíciles y conflictivas

  • Mírese a usted mismo. Las relaciones involucran más de una persona. Puede que usted perciba que la otra persona es la difícil, sin embargo es el momento de auto-evaluación. Observe la situación objetivamente. ¿Cómo está reaccionando usted? Olvídese de quién empezó o quién es culpable. Asuma responsabilidad por sus acciones, así las perciba como simples reacciones a lo que los demás le hacen. Al hacerse consciente de su parte en el conflicto, podrá modificar su comportamiento y eso a su vez inmediatamente cambiará la dinámica de la relación.
     
  • Aléjese emocionalmente. Es natural que cuando tenemos un conflicto con alguien o estamos alrededor de alguien difícil, parte de nuestra energía se concentre en esta situación. Quizá pensamos seguido en lo que ese alguien nos hizo o dijo, o tratamos de encontrar soluciones al conflicto, o pensamos en cómo vamos a molestar a esa persona que nos hace la vida imposible. Pare. Recuerde que la energía crea y mueve… SU energía crea y mueve.

    Así que aléjese emocional y mentalmente del conflicto. Cada vez que se encuentre a usted mismo pensando en la situación o persona, despida suavemente ese pensamiento e intencionalmente concéntrese en algo más.

    Cada vez que usted se concentra en el conflicto, tendrá una reacción emocional – rabia, dolor o preocupación. Sea consciente que estos sentimientos son creados por usted en ese momento , y no por la otra persona. ¿Qué le está haciendo esa persona cuando usted se encuentra en su cama dispuesta a dormir? Sin embargo, aunque en ese instante el individuo no esté presente, usted es quien lo está invitando a este espacio y tiempo. Despídalo. Usted tiene control.

    Entre más alejado emocionalmente se encuentre de la situación, menos energía alimentará el conflicto.
     
    • Perdone. Para alejarse mental y físicamente de personas difíciles es importante que las perdonemos y nos perdonemos a nosotros mismos por haber caído en el conflicto. El perdón es una herramienta poderosa de sanación. ¡Ejercítelo y sea testigo del milagro!
       
    • Cambie la dinámica de la relación. ¡Acábelos con bondad! Haga un esfuerzo consciente por modificar sus reacciones antes el comportamiento de la otra persona. Decida que no importa lo que el otro haga, su respuesta será paciencia, bondad y paz. Se sorprenderá lo que esto puede lograr. ¡Recuerde que el amor desarma!
       
      • Purifíquese. Uno de los mayores problemas cuando nos dejamos involucrar en una situación conflictiva con una persona difícil es que concentramos un alto nivel de energía negativa a nuestro alrededor.

        Asegúrese de practicar rituales de purificación para usted mismo y para su hogar u oficina.