Cómo perder peso con la dieta tradicional mexicana

Alimentos como los frijoles, maíz o el chile pueden combatir enfermedades

frijoles con chile, platillo tipico de la cocina mexicana
La cocina mexicana surge principalmente de la fusión de la cocina mesoamericana indígena con la europea, sobre todo española. Imagen Peter Holmes / Getty Images

Perder peso es más fácil si sigues una dieta saludable. Es el caso de la dieta tradicional mexicana, aquella que los mexicanos han heredado de los indígenas. Es saludable, rica en una variedad de nutrientes y ayuda a mantener la salud y a perder peso.

Se basa en el consumo abundante de carbohidratos complejos, proteínas vegetales del frijol o del maíz, vitaminas y minerales de las frutas y verduras, así como sustancias protectoras como el chile, que además, según los estudios ayudan a quemar grasas.

El maíz, ingrediente estrella

Uno de los alimentos base de esta alimentación es el maíz, procesado por métodos que mantienen todas sus características y no pierde propiedades. Estudios científicos han visto que además de contribuir a la lucha contra el sobrepeso, también puede reducir el riesgo de contraer enfermedades como la diabetes tipo 2.

Asimismo, según explica la Alianza para la Salud Alimentaria, de México, una organización que lucha por la erradicación de la obesidad, existen combinaciones alimenticias en la dieta tradicional mexicana que la convierten en idónea para mantenerse en un peso corporal saludable así como proporcionar al organismo todos los nutrientes necesarios para gozar de buena salud. Y señalan algunos ejemplos:

  • Elote con limón: ayuda a liberar la vitamina niacina.
  • Arroz con frijol o tortilla con leguminosas como habas y lentejas: las leguminosas son fuente de proteínas vegetales y estas combinaciones aumentan el valor biológico de estos macronutrientes.
  • Pon picante: Añadir chile, una extraordinaria fuente de vitamina C, aumenta la vasodilatación y eso permite que se absorban mejor los nutrientes. Además también contribuye a la mejor absorción del hierro por lo que se recomienda incorporarlo en la elaboración de legumbres.

 

Vencer la obesidad con la dieta mexicana

Una de las causas de la obesidaden la población latina y en los mexicanos en concreto es la adopción de hábitos dietéticos y culinarios propios de otros países occidentales o nórdicos.

Según un estudio publicado en la revista médica Journal of American Diet Association, "la prevalencia del sobrepeso y la obesidad sigue aumentando entre los estadounidenses de origen mexicano.

Se maneja la hipótesis de que los adultos estadounidenses de origen mexicano que siguen una dieta tradicional tendrían una menor prevalencia de obesidad que aquellos que siguen una dieta más típica estadounidense".

Se extrae la conclusión, por tanto, de que volver a la dieta tradicional podría ayudar a los mexicanos a perder peso y combatir la obesidad.

Sin calorías extra

Es por ello que la Alianza por la Salud Alimentaria, de México, insiste en recuperar los hábitos de los abuelos y evitar el consumo de ingredientes que añadan calorías extra como el aceite, y aporta un ejemplo de un menú tradicional y saludable que ayudaría a perder peso:

  • Desayuno: Quesadilla de hongos
  • Almuerzo o cena: Ensalada de nopales con jitomate, chile y cebolla

 

Recordamos que la dieta variada, rica en carbohidratos complejos y frutas y verduras está considerada como la más saludable. También se recomienda el consumo de grasas saludables como el aceite de oliva (con moderación) y reducir la ingesta de carnes rojas o grasas saturadas de procedencia animal y, sobre todo, grasas trans, muy perjudiciales para la salud del corazón.

 

Fuentes consultadas

Alianza por la Salud Alimentaria de México. http://alianzasalud.org.mx

Carrera PM (et al). A study of dietary patterns in the Mexican-American population and their association with obesity. J Am Diet Assoc. 2007 Oct;107(10):1735-42.

Juan Manuel Muñoz Cano (et al). Lipid-lowering effect of maize-based traditional Mexican food on a metabolic syndrome model in rats. Lipids Health Dis. 2013; 12: 35. Published online Mar 15, 2013. doi:  10.1186/1476-511X-12-35