Cómo pasear un perro con correa

Pasear a tu perro debe ser una recompensa siempre.
Foto cortesía de Premier

Pasear con tu perro es el momento para fortalecer el vínculo que te une a él, para pasar tiempo juntos y enseñarle que tú eres una gran recompensa: eres su acceso al exterior. Tu perro necesita por lo menos dos paseos diariamente, además de que lo saques para hacer sus necesidades fisiológicas. Los paseos deben ser largos y positivos. La correa no está hecha para que corrijas al perro, sino para caminar.

Por lo tanto, los paseos deben estar libres de correcciones. Lleva la correa floja y sin presión. Tendrán paseos muy agradables de esta forma.

Tipos de correas
Hay correas de piel, metal y nylon. También venden correas retractables, pero son poco fiables, ya que se rompen fácilmente. Tu perro debe saber sus limitaciones de espacio y con una correa retractable no las tendrá. La más recomendable es la correa de nylon. Si tu perro muerde la correa, cámbiala a una de metal. Una correa debe medir seis pies de largo. Si es más larga provee demasiado espacio y puede ser peligroso para el perro; si es más corta tu perro tendría muchas limitaciones al caminar.

Para comenzar a andar con correa
Tu perro debe asociar la correa con algo positivo. No la dejes en el piso, en un sitio donde sea accesible para él o para que la use como juguete. Ponla en un sitio alto, donde él pueda verla. Una vez lleves a tu perro con su correa unas veces, él empezará a asociar la correa con salir y se pondrá muy contento cuando vea que la tienes en la mano.

Ponle la correa sólo si está tranquilo. No se la pongas si está saltando, mordiéndote o se encuentra hiperactivo. Si lo haces estarás recompensando este comportamiento. Antes de abrirle la puerta para salir, pídele que se siente o que haga algún comando para ti.

Otros accesorios que tu perro debe llevar con la correa
Llevar a tu perro con correa no es suficiente.

La correa es sólo para que tu perro tenga espacio para caminar afuera sin que se pierda o tenga un accidente. La correa debe estar conectada a su collar y éste debe llevar identificación. También es muy importante que tu perro lleve algún arnés para caminar. Tener un microchip también ayuda en caso de que se pierda.

Si tu perro tira de la correa
Existen varias teorías sobre el porqué un perro jala la correa. Una de las teorías es contrapresión. El perro siente la presión jalándolo hacia un punto, por lo tanto él jala hacia el otro. Otra, seguramente más obvia una vez observes los perros que andan en correa, es que jalar conduce hacia un sitio. Si tu perro jala y el paseo continúa, entonces él entiende que jalar funciona. Primero, necesitas un arnés para perros que jalan la correa. El arnés Easy Walk, de abroche frontal, es bueno para perros de pelo largo. Redirige el perro hacia ti cuando jala. El arnés Sporn Mesh Non-Pull es adecuado para perros de todas las razas. Presiona al perro debajo de los hombros cuando jala, lo cual lo conduce a sentarse. Segundo, debes detener el paseo del todo hasta que tu perro deje de jalar. Si tienes un perro muy pequeño, limítate a suspender el paseo por unos minutos y no utilices un arnés.



Si tu perro quiere lamer o comer de la calle
Permite que el perro huela las cosas de vez en cuando, pero no que se las coma, ya que pueden ser tóxicas. Puedes:

• cargarlo si no es pesado
• usar un juguete masticable, como un Bully Stick. Es grande y puedes caminar con el cuerpo recto. Mantén tu brazo alargado hacia abajo con el Bully Stick en posición vertical. Tu perro lo seguirá. El Bully Stick sirve como distracción, pero evita llevar comida contigo en los paseos. El paseo por si sólo es premio suficiente.
• usar el ronzal Gentle Leader. Este ronzal dirige la cabeza y el cuerpo la sigue.

Si tu perro quiere marcar todo lo que encuentra
Al principio parecerá que quiere orinar y seguramente lo dejarás orinar junto al árbol. Pero cuando pasen por el próximo árbol lo querrá hacer de nuevo. Intentará marcar todos los árboles, hidrantes de incendio, esquinas y palos de luz.

Es una manera de mostrar que eso es suyo y pretende deja su olor ahí. Por eso, muchos perros y lobos orinan encima del orín de otro. Pero no es bueno que tu perro marque todo lo que encuentre porque sencillamente no está viviendo en un estado natural donde tenga que marcar su propiedad, sino en una sociedad dirigida por humanos. Así que utiliza un marcador sin premio y continúen el camino.

Usa tu cuerpo para bloquear y sigue de largo
Tu cuerpo es tu primer armamento a la hora de pasear a tu perro. Bloquea todo lo que no quieras que tu perro toque. Por ejemplo, usa tu cuerpo si no quieres que marque algún árbol, que lama algo o que vaya a jugar con un perro que no parece agradable. Ponte entre lo que quieres evitar y tu perro. Sigan su camino sin detenerse.