Cómo pasar la inspección técnica de tu moto

Prepara tu moto para pasar sin problemas la inspección técnica de vehículos

Inspección Técnica moto
Foto © Candela Sánchez

Todas las motos han de pasar una inspección técnica periódica que garantice el buen estado de sus componentes por el bien de nuestra propia seguridad.

Nosotros mismos somos los responsables del buen mantenimiento de nuestra moto, algo que debemos controlar cada cierto tiempo para asegurarnos de que todo funciona como debe y que cada uno de sus componentes está en buen estado.

Te contamos qué puntos de tu moto has de revisar antes de acudir a pasar una de las inspecciones técnicas oficiales.

No te confíes pensando que se limitarán a comprobar que las luces funcionan y que los frenos no están gastados, ten en cuenta que se revisarán puntos como los accesorios que tengas montados en tu moto, las emisiones de CO2, nivel de ruidos y un largo etcétera.

 

Elementos de la inspección técnica de tu moto

 

  • Número de bastidor: es lo primero que se ha de revisar, que el número de bastidor de la moto coincide con el de su documentación y que éste es legible y no tiene señas de haber sufrido modificaciones.
  • Luces: de posición, cortas, largas, piloto trasero, freno e intermitentes. Todas se deben de encender correctamente, si hay alguna fundida remplázala cuanto antes y por supuesto antes de acudir a la inspección técnica.
  • Frenos: haz una comprobación visual del estado de los frenos de tu moto y comprueba que no muestran signos de pérdida de potencia. En la inspección comprobarán su comportamiento situando la moto sobre rodillos giratorios.
  • Espejos retrovisores: dos, uno a cada lado y en buen estado, aunque dependiendo de la legislación de tu país puede ser obligatorio sólo uno en caso de vehículos que no pasen de 100 km/h. Lleva siempre los espejos retrovisores bien ajustados.
  • Neumáticos: te contamos cómo revisar el estado de los neumáticos de tu moto, pero ten en cuenta que además comprobarán que las medidas y los códigos de velocidad son los correctos homologados para tu modelo.
  • Claxon: un elemento de seguridad que siempre ha de funcionar perfectamente pues nunca sabemos cuándo puede hacer falta.
  • Matrícula y carrocería: la matrícula ha de estar bien fijada, sin modificaciones y perfectamente visible, así como la carrocería, carenado, pantalla y guardabarros han de estar en perfecto estado y sin signos de estar dañados o mal fijados.
  • Pérdidas de líquidos: ni el motor ha de mostrar pérdidas de aceite, ni de líquido refrigerante, ni las suspensiones de aceite ni los frenos de líquido de frenos.
  • Emisiones de CO2: es algo que por tus propios medios te será difícil de identificar, pero si ves que tu moto echa más humo del normal, ya sea blanco o negro, procura revisarlo en tu taller de confianza antes de acudir a la inspección.
  • Escape: debe de estar en buen estado, sin picaduras ni óxido y debidamente sujeto. Si tu moto no tiene montado el escape original asegúrate de que el nuevo está homologado y lleva a la inspección la cartilla de homologación del mismo.
  • Nivel de ruido: si tu moto tiene el escape original es algo que no debe preocuparte, pero si montas un escape diferente su homologación deberá asegurar que su sonoridad sea conforme a la ley.