Cómo organizar la colada con un Bebé de Alta Demanda

Ropa colgada en una cuerda
Cómo organizar la colada con un bebé de alta demanda. © Puravida

Necesitamos organización y estrategias cuando queremos hacer la colada con un bebé de alta demanda ya que su llegada a nuestra vida nos la pone pone patas arriba en todos los aspectos y una de las cosas que más descuidamos por falta literal de tiempo es nuestro hogar.

Dejas de tener tiempo para lavar, barrer, hacer camas, preparar comidas, incluso muchas veces no puedes ni comer. Así que tu casa poco a poco se va convirtiendo en una cordillera de montañas de ropa por todas partes que contribuyen aún más a nuestro malestar.

Porque una casa sucia y desordenada produce estrés.
Con un bebé que te reclama cada segundo del día y que agota todas tus fuerzas es importante olvidarse de los grandes maratones. Si estás esperando a que el bebé se duerma para poder limpiar solo conseguirás frustrarte ya que el bebé no se va a dormir fácilmente y menos sin ti y en caso de que consigas dejar al bebé dormido en la cuna, lo que deberías hacer es descansar tú también.
Entonces ¿qué puedes hacer para que tu casa no se convierta en un caos imposible de recuperar?


Mis consejos


Antes de empezar tienes que hacer es hacerte con un buen portabebésque te permita portear a tu hijo bien pegadito a tu cuerpo y te deje las manos libres. Puede que al principio necesites probar varios portabebés hasta que des con el mejor se adapte a ti y a tu bebé, para ello busca una buena asesora de portabebés que además te permita probar varios antes de decidir en cuál invertir.


Una vez que tienes a tu hijo tranquilo, bien dormido, bien mirando todo desde tu altura, puedes ponerte manos a la obra.

  • No acumules nunca montañas de ropa: se ensucia, se arruga, y da aspecto de desorden. Todo esto implica más trabajo y por lo tanto tiempo que es lo que menos tenemos.
  • Hazte con un cesto para la ropa sucia donde la dejarás hasta que haya suficiente para poner una lavadora. Cuando termine de lavar estate pendiente para no dejarla mucho tiempo dentro. Si tienes secadora métela sin tardar mucho tiempo, si la tienes que tender hazlo poco a poco con tu bebé encima. Si es más grandecito te podrá ayudar con las pinzas de la ropa que es algo que les suele encantar.
  • Si tiendes la ropa con cuidado, bien estirada y colgándola en perchas, evitarás tener que planchar después.
  • Una vez que la ropa esté seca y la recojas es importante que no la amontones porque entonces se arrugará un montón. Colócala en el respaldo de una silla estirada y cuando puedas la vas doblando y haciendo montones para cada persona de la casa.
  • Cuando la tengas toda doblada, coge cada montón y llévala a la habitación correspondiente dando un paseo por la casa con tu bebé en el portabebés.
  • La ropa que sea para planchar que debería ser muy poca (si no sale nada mejor) guárdala en un armario o en un cesto pero bien doblada para evitar que se arrugue más. No acumules mucha plancha, es más fácil que puedas sacar 10 minutos para planchar cuatro prendas que una hora para planchar un montón de ropa, porque esto no puedes hacerlo con el bebé encima.

Si sigues estos consejos estoy segura que tu casa va a mejorar mucho y sobre todo va a repercutir en tu estado de ánimo. Aunque leamos en todas partes que cuando nace nuestro hijo tenemos que estar concentrados en él y relajarnos con las tareas del hogar, mantener un mínimo para sentirse a gusto, va a tener un gran efecto en cómo te sientes.