Cómo mostrarte segura con un hombre

Mírate a los ojos y abraza lo que hay en tu interior.
Mírate a los ojos y abraza lo que hay en tu interior. Cavan Images / Getty Images

Al conocer a un hombre que te atrae y empezar a salir con él, te parece maravilloso, irresistible y hasta perfecto. Cuando él también está interesado en ti y se desvive por hacerte reír, complacerte y demostrarte lo fabulosa que eres, es fácil que cada vez lo encuentres más atractivo.

Pero ¿qué ocurre cuando hay un poco más de confianza y él hace algo que te disgusta? Puede ser que te llame para cenar juntos y a última hora lo anule porque tiene una reunión.

O que tú le pidas que se tome un café contigo y tus mejores amigas y él te responda que tiene entradas para un partido. Peor aún, puede ser que ese tipo que era tan caballeroso que parecía irreal en las tres primeras citas empiece a mostrarse malhumorado, celoso o posesivo cuando se conocen mejor.

Entonces es cuando empiezan las dudas, el rencor (todavía sutil, porque quieres darle otra oportunidad) y la inseguridad. ¿Estará saliendo con otras? ¿No soy lo bastante buena para él? ¿He hecho algo mal? En ese punto, él ya no te parece tan guapo ni tan inteligente ni tan increíble. Y lo más triste es que te miras al espejo y ya no ves a la mujer radiante de las primeras citas, a la que le brillaban las mejillas y no podía contener su sonrisa, sino que te encuentras con un pálido reflejo tuyo que te mira con desconfianza, desilusión y fastidio. En pocas palabras: comienzas a sentirte insegura.

¿Qué hacer con el miedo?

Casi todos los seres humanos, hombres o mujeres, tenemos miedo de ser inadecuados, de que nos rechacen o nos abandonen. Pero si te quedas atascada en esos miedos que parecían superados cuando conociste a ese hombre maravilloso y que él mismo ha hecho aflorar en cuanto se ha producido un desencuentro, no puedes superar tus temores.

Por el contrario, te quedarás atrapada en la misma energía, con temor a abrirte de nuevo, desconfiando de los hombres y utilizando excusas como “soy muy tímida” o “no tengo suerte cen el amor”.

Para ser una mujer segura, es necesario que comiences por admitir esos miedos, para que dejen de actuar de forma inconsciente. Pero no se trata de fingir que eres una superwoman que no tiene miedo de nada. Si crees que sonreír constantemente, vestirte con ropa provocativa, adoptar una actitud agresiva y repetir a los cuatro vientos que la vida es bella y todo está bien te hará parecer una persona segura de sí misma, estás muy equivocada. Los hombres se darán cuenta de que quieres ocultar tu vulnerabilidad, y tus amigas verán que llevas puesta una máscara de falsa seguridad.

Tampoco funciona esconderte del mundo. Si te construyes una vida cómoda, en la que los hombres no tienen cabida, te relacionas con las mismas personas de siempre y solo te permites ser cariñosa con tus amigas, los niños o los animales, también estarás protegiéndote a ti misma de tus propios miedos.

Sal de tu zona de confort

Tanto si pretendes ser la mujer más “cool” y feliz del mundo como si te comportas como una princesita a la que se hiere con facilidad, o si adoptas un rol de mujer complaciente que nunca se queja ni protesta, para gustar a todo el mundo, te estás escondiendo en tu propia zona de seguridad, creándote un nido donde nadie te puede herir.

El problema es que también dejas de sentir y de exponerte a la vida, con sus decepciones y sus golpes pero también con sus alegrías, sorpresas, desafíos.

La verdadera seguridad en ti misma la construyes cuando aceptas tus miedos y dejas de negarlos o luchar contra ellos. Entonces es cuando puedes salir con un hombre y decirle “me siento decepcionada porque quería presentarte a mis amigas” y darle otra oportunidad si te dice que lo siente y te propone seguir adelante con el plan un día que les convenga a los dos; o dejarle ir sin dudar un instante si su repuesta es fría o desconsiderada.

Ser auténtica es la base para crear confianza

Cuando admites tus sentimientos eres auténtica, y le estás demostrando a él que eso te hace digna de confianza, al tiempo que le invitas a exponer sus propios sentimientos.

Tal vez te responda “en realidad no quiero conocer a tus amigas todavía porque creo que es demasiado pronto”, dándote la oportunidad de conocerle mejor y de afianzar la relación desde la confianza, en lugar de levantar barreras hechas de miedo y exigencia entre los dos.

Para sentirte segura necesitas salir de tu zona de confort y hacer cosas que te den miedo, te incomoden o no encajan con la idea que tienes de lo que debes hacer. Puede ser hablar con desconocidos en una fiesta, vestirte de forma totalmente diferente a la habitual… o darte permiso para mostrar y compartir tus verdaderos sentimientos con tu pareja, sin más máscaras ni personajes.