Como mejorar la vida de tu hijo adolescente (y la tuya)

Claves para vencer el estrés durante la adolescencia

La presión del estrés
Aunque la mayoría no somos conscientes de ello, la adolescencia es una etapa de fuertísimo estrés para nuestros hijos. Aldo Murillo/Getty Images

Los adultos sufrimos frecuentemente estrés y no nos damos cuenta de que ese trastorno también puede afectar a los niños y a los adolescentes. Precisamente, la adolescencia es una de las épocas de la vida en la que los seres humanos están sometidos a más situaciones de estrés.

El estrés es una reacción fisiológica del organismo. Cuando los humanos estamos sometidos a una amenaza o a una demanda que nos parece difícil de asumir, se produce una reacción que nos ayuda a superarlo.

El cuerpo se prepara para esa exigencia especial. Pero muchas veces ese mecanismo que no es más que una forma de defensa del cuerpo puede alargarse en el tiempo y acabar convirtiéndose en una alteración psicológica y física. Es a esa alteración a la que llamamos estrés.

Algunos estudios científicos dicen que una tercera parte de los adolescentes en Estados Unidos sufre esa alteración.

Superar el estrés es muy importante para que sus vidas sean más sanas y placenteras. Además, ayudarles a aprender a hacerlo también les hará madurar y les dará recursos que les van a ser muy útiles cuando lleguen a la edad adulta. Si aprenden a enfrentarse con éxito al estrés, si los adolescentes y las adolescentes son capaces de evitarlo durante esa etapa de sus vidas estarán mejor preparados para evitarlo también cuando sean adultos.

 

Causas de estrés

El estrés durante la adolescencia está normalmente motivado por alguna de estas causas:

  1. Exigencia exagenerada de un alto rendimiento en la escuela.
  2. Fracaso escolar.
  3. Bullying o acoso escolar.
  4. Falta de tiempo libre por tener demasiadas actividades.
  5. Problemas en la familia como la separación de los padres o la aparición de dificultades económicas.
  6. Muerte de un familiar o un amigo.

 

Síntomas de estrés

La mayoría de los adolescentes que sufren estrés no son conscientes de ello, por eso es bueno que los padres estén atentos a la aparición de uno o varios de estos síntomas cuando no tienen otra explicación médica:

  • Disminución del apetito u otros cambios alimenticios
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de estómago y otras molestias estomacales
  • Incapacidad de relajarse
  • Ansiedad
  • Comportamiento agresivo
  • Ira, irritabilidad
  • Cansancio permanente
  • Insomnio

 

Qué pueden hacer los padres para combatir el estrés de los adolescentes:

  1. Ayudarles a reconocer el estrés. Ese sería el primer paso. Para poder combatirlo, lo primero es saber que existe. Hablar con el adolescente con frecuencia es bueno para que pueda mostrar sus sentimientos y así los padres puedan saber lo que le ocurre.
  2. Identificar la causa. Una vez que el adolescente y sus padres hayan identificado el estrés, lo siguiente es buscar la causa que lo está produciendo. También para eso es importante estar cerca del joven y hablar con él o ella con frecuencia.
  3. Modificar las expectativas. Una de las causas frecuentes de estrés es la alta exigencia académica o en los deportes. Si el caso de su adolescente es ese, será bueno que le ayuden a rebajar sus propias expectativas o que ustedes, como padres, rebajen las suyas con respecto a su hijo.
  4. Aprender a relajarse. Hay diferentes actividades que son muy útiles para combatir el estrés. Una de ellas es la meditación. Introducir a los adolescentes en la meditación puede resultarles muy gratificante. También la práctica de un deporte, sobre todo si es de equipo, aunque deberemos estar seguros de que una nueva actividad no introduce más presión sobre el chico o la chica. Y siempre será bueno que el chico o la chica aprenda técnicas de relajación.
  1. Actividades de ocio. Ir al cine, a un concierto, a ver un partido o incluso una tarde relajada de compras puede hacer que la tensión se rebaje.
  2. Disminuir el consumo de cafeína. Si el adolescente consume bebidas con cafeína es bueno disminuir su consumo.
  3. Evitar drogas y alcohol. El consumo de drogas y alcohol al que algunos adolescentes acuden como recurso cunado sufren estrés solo sirve para empeorar la situación.

 

Cuándo buscar ayuda externa

En el caso de que los padres se vean incapaces de ayudar a su hijo adolescente con estrés o que este no disminuya o desparezca, pueden buscar la ayuda de un médico o un terapeuta. Es importante evitar las situaciones prolongadas de estrés porque pueden acabar derivando en depresión o en otros problemas físicos o psicológicos.