Cómo maquillar los ojos para una ocasión especial

Así es el estilo más actual del maquillaje de ojos

Ojos de gato de trazo grueso
El nuevo estilo de los ojos de gato es de trazo grueso. Gilaxia/ Getty Images

Pasan los años y llegan nuevas modas pero las propuestas de maquillaje que nos trajeron los años 50 y 60 siguen con nosotros. Usar el eyeliner negro para dibujar un delineado de ojo de gato clásico –sólo en el párpado superior y fino- nunca pasará moda. ¿Por qué? Porque aporta glamour, rejuvenece y agranda la mirada sin excesos y con simplicidad. Todo son ventajas y las mujeres no vamos a dejar que desaparezcan de nuestro ‘manual de maquillaje’.

Pero la nueva tendencia para maquillar los ojos, que llega arrasando desde las pasarelas, es más arriesgada. La moda opta por sombras en negro (antracita, carbón, metalizado…) o azul noche o violeta oscuro para ocupar tanto el párpado móvil como el párpado inferior. Los ojos van a estar rodeados de color 360º. 

Aprende más sobre belleza y maquillaje suscribiéndote a nuestro boletín de noticias semanal gratis y en menos de un minuto

 

Partir de un cutis bien tratado

El gran riesgo de este tipo de maquillaje es que se corra el color. ¡Y eso no te lo puedes permitir ni tú ni nadie! Es fundamental conseguir que la sombra se quede fija en su sitio y no se desplace durante todo el tiempo que sea necesario, algo que no es sencillo, sobre todo si tienes la piel grasa o vives en una zona cálida y/o húmeda. Por eso siempre tendrás que partir de una piel limpia, sin sebo ni impurezas, bien hidratada y habiendo dejado pasar un tiempo suficiente para que los productos se hayan absorbido porque ¿qué podría pasar si te maquillas el párpado inferior tras aplicarte tu crema de contorno de ojos?

Muy sencillo, se amontonarían bajo el color grumos y pliegues y no, no queremos que pase eso ¿verdad?

Para saber más sobre cómo se consigue un maquillaje perfecto, paso a paso, lee mi artículo: Lección básica de maquillaje en 7 pasos.

 

Con la piel limpia e hidratada aplica tu fondo de maquillaje. Yo soy amiga de las fórmulas líquidas – las CC Crems me gustan mucho- pero si te preocupa disimular imperfecciones y no vas estar a la luz del día puedes optar por texturas en barra o pancake.

Si tienes pecas no te obsesiones con ocultarlas ¡están a la última moda! ¡Se llevan incluso falsas! Tras aplicar una capa de polvos sueltos vamos a cambiar el orden de aplicación de los productos. 

. Si quieres corregir los volúmenes de tu cara con varios tonos de maquillaje lee mi artículo: Qué es el contouring y cómo practicarlo en 10 minutos.

 

En lugar de centrarnos ya en los ojos, por primera vez, te recomiendo que te apliques el colorete antes de la sombra. ¿Por qué? para que te sirva de guía sobre la cantidad de sombra a utilizar –su diferente intensidad- y conseguir un equilibrio en el color general del rostro. Y como el maquillaje de ojos va a ser muy intenso te recomiendo que emplees un polvo bronceador a modo de blush. Aplícatelo en los pómulos, a lo largo de la nariz, en el mentón y en el centro de la frente. Difumínalo bien. 

. Para saber más sobre cómo pronunciar los pómulos lee mi artículo cómoconseguir tener los pómulos más altos y marcados con maquillaje

 

Los ojos como los grandes protagonistas

Ya tenemos el cutis listo como para poder centrarnos en los ojos, los grandes protagonistas de este maquillaje especial. Damos por hecho que tus cejas estarán bien perfiladas y cuidadas.

Por eso ahora, lo primero es eliminar cualquier señal de ojeras. Tienes que elegir el color exacto que corrige el tono de tus ojeras. ¿Sabes cuál es? El corrector amarillento (como el de Physicians) corrige las ojeras moradas y el verde (Maybelline tiene uno) el violeta intenso. El naranja es el adecuado para las pieles blancas, el azul para las negras y el morado (como del de Ucambe) para las asiáticas (con tono aceitunado). Los de Laura Mercier también son estupendos. Difumínalo bien con ayuda de un pincel o con la punta de los dedos para que se unifique con la base de maquillaje y no se noten parches.

Una vez que se han borrado las ojeras ya nos podemos centrar en el color para los ojos. Como aquí lo más importante es conseguir que la sombra de ojos no se mueva lo imprescindible para no arriesgarnos es el uso de un primer o prebase especial para párpados (e.l.f.

tiene una líquida que es fácil de aplicar). Toma una pequeña cantidad y aplícala tanto en el párpado movil como en toda la zona que hay debajo de la ceja y también en el párpado inferior ya lo vamos a incluir en nuestro maquillaje.

Espera un par de minutos antes de aplicar una capa de sombra en polvo de un color muy parecido al tono de tu piel en todo el párpado. Ponlo desde debajo de la ceja hasta la zona más cercana a las pestañas, así tus ojos ya están listos para la hora de la verdad. Elige una sombra oscura con un alto contenido en pigmentos -las de Bobbi Brown, Mac… son muy adecuadas- y aplícala en el párpado móvil desde la mitad del ojo hasta el final. Después haz lo mismo con la zona anterior, sin excederte en la cantidad de color que pongas cerca del lagrimal. 

‘Asiéntala’ bien en la piel y después con el resto de color que te quede en el pincel o con un tono un poco más claro pisa el pliegue del ojo y sube un poco hacia el párpado superior y hacia la zona exterior. Ten mucho cuidado de no llegar hasta la ceja, tienes que dejar una zona de piel al natural.

Toma de nuevo sombra con el pincel y dibuja el contorno de las pestañas inferiores. La linea tiene que ser más fina al principio y más ancha al final (fíjate en la foto). Dibuja después la línea de agua del mismo tono que la sombra –en este caso con un perfilador negro- y aplica dos capas de máscara de pestaña, tras rizarlas.  Para acabar, ilumina las esquinas internas de los ojos con unos puntos de sombra plateada, blanca o dorada (la de Sisley, por ejemplo). Este pequeño detalle abrirá más tus ojos ópticamente y tu mirada se verá más viva.

 

Una opción más sexy: acabado metalizado

Aunque he elegido una imagen en acabado mate y yo, en este caso, estoy más inclinada a recomendarte éste, si tienes mucho interés en brillar, también puedes emplear un acabado metalizado. Pero en este caso tendrás que seguir estos tips:
. Sólo es recomendable para la noche y en los tonos fríos de moda (negro, azul, violeta oscuro, morado, gris…) porque si los usaras por el día reflejarían mucho la luz y resultarían un exceso.


. Puedes elegir entre fórmulas ultrabrillantes u otras ligeramente nacaradas o doradas.Si tu piel es blanca opta por las segundas y si eres negra tienes total libertad para elegir ya que las dos te favorecerán

 

Los labios ponen el toque final

Acaba tu ‘obra de arte’ poniendo un toque suave de color en los labios (en este maquillaje están prohibidos los labiales rojos y cualquier tono intenso). Según el color de ojos que hayas escogido puede combinarlo con un rosa suave o con un nude claro o medio.