Cómo limpiar las brochas de maquillaje

Conserva bien tus herramientas de maquillaje

Brochas de maquillaje
Las brochas de maquillaje necesitan de una limpieza permanente. Pascal Broze/Getty Images

Al igual que los cosméticos sólo se mantienen como nuevos si les prestas ciertos cuidados, las mejores herramientas de maquillaje también necesitan de cuidados. La limpieza de las brochas de maquillaje es una de las tareas que no puedes dejar para otro día incluso cuando te las llevas de viaje. Hacerlo es muy simple ya que sólo requieres de unos mínimos productos fáciles de encontrar–no es necesario utilizar productos especializados en la limpieza de pinceles-.

Aprender a lavarlas es sencillo y así evitarás la propagación de gérmenes en tu rostro -lo que es completamente intolerable, por ejemplo, si se quiere mejorar un cutis con acné, sin contar que unas brochas higiénicas ofrecen un acabado más suave y duradero.

  • Dificultad: Fácil
  • Tiempo requerido: 5-10 minutos (dependiendo de la cantidad de brochas que tengas)
  • Cómo:
  1. Empieza utilizando agua tibia del grifo –nunca con agua fría ya que no limpiaría el pincel a fondo-. Lo ideal es lavar sólo las cerdas de la brocha, con dirección hacia abajo, de lo contrario podría perder su forma y espesor. Evita sumergir directamente las brochas en agua.

  2. Aplica un poco de champú de bebe, jabón neutro o tu propia mixtura y frota suavemente hasta obtener un poco de espuma. Asegúrate de llegar a cada cerda para limpiar en profundidad. No laves la parte de metal o madera que une las cerdas con el mango.

  3. Enjuaga con abundante agua templada hasta que no haya rastros de espuma, especialmente en el centro de las brochas. Si utilizaste un producto que no es específico para limpiar los pinceles de maquillaje puedes dar un último aclarado con agua y desinfectante para las mismas.

  1. Una vez bien enjuagadas, déjalas secar sobre una toalla –horizontalmente y sin que las cerdas queden cerca de la superficie ya que esto podría cambiarles el espesor y su forma natural-. Como regla general no aceleres el proceso con un secador de cabello, ni sacudas tus brochas ya que no querrás que las cerdas se despeguen de su base.

  1. Deja secar tus brochas de maquillaje como mínimo un día completo. Cuando estén completamente secas guárdalas en su propio estuche – también puedes utilizar una tela o un sobre especial para pinceles de maquillaje-. Si las dejas expuestas, aunque estén limpias, el polvo y los gérmenes del medio ambiente se acumularán en ellas.

  • Trucos:
  1. Presta especial cuidado a las brochas delineadoras y las que usas para aplicar la base y el corrector. Por tratarse de maquillaje líquido las bacterias se acumulan más rápido. Éstas, sin duda, debes lavarlas diariamente.

  2. Las brochas que son para maquillaje en polvo puedes lavarlas, al menos, una vez a la semana. Todo depende del uso que les des.

  3. El producto que utilices para limpiar tus brochas de maquillaje es de elección personal. Mientras muchas mujeres apuestan por limpiadores específicos – de marcas conocidas – otras prefieren utilizar champú, jabón suave o hasta una mezcla de cloro y alcohol. Todo es cuestión de precio y accesibilidad.

  4. Los aplicadores de maquillaje tipo esponja requieren una limpieza mayor. Puedes sumergirlos en una solución de agua y producto – antes mencionados – por unos minutos y luego enjuagar perfectamente.

  • Lo que necesitas:
  • Un limpiador específico para brochas de maquillaje o un jabón neutro o alcalino, champú de bebe, alcohol o cloro.
  • Una toalla limpia.

 

Editado: Paloma R. Sanz