Cómo levantar una gallina culeca

Cómo levantar una gallina culeca
Cómo levantar una gallina culeca. George Clerk/Getty Images

Cualquier persona que ha criado gallinas conoce bien lo insistente que es una gallina afectada por el instinto de incubar huevos. Para los que tienen poca experiencia cuidando gallinas ponedoras, puede parecer difícil o imposible quitar la gallina culeca de su nido sin que vuelva, aunque sea sólo para incubar un nido completamente vacío. Este guía proporciona métodos que funcionan bien para quitar la gallina culeca de su nido y mantenerla fuera.

Conoce el ciclo de postura para evitar el instinto de incubar

Muchas veces es posible prevenir que la gallina se vuelva culeca simplemente recogiendo los huevos todos los días. En las condiciones ideales, cada gallina pone un huevo cada día; la hora de postura va cambiando durante el ciclo de postura (las gallinas ponen huevos en un ciclo un poco parecido al ciclo menstrual de las mujeres). Al inicio de su ciclo de postura, las gallinas ponen muy temprano y cada día van poniendo un poco más tarde; por eso el mejor momento para recoger los huevos es entre el atardecer y el amanecer.

Si se recogen los huevos todos los días, la gallina sigue poniendo de acuerdo a su ciclo. La mayoría de las razas de gallina no se vuelven culecas si recoges los huevos todos los días. Sin embargo, hay razas que tienen el instinto demasiado fuerte y se pueden volver culecas inclusive con un nido vacío.

Cómo saber si tienes una gallina culeca

Normalmente, las gallinas tardan aproximadamente media hora para poner un huevo.

Pero es posible que alguna vez encuentres a una gallina echada todo el día en un nido vacío, o inclusive sobre un huevo que acaba de poner. Si se queda más que una hora en el nido, es muy probable que es culeca. Si llega la noche y sigue donde mismo, ya es señal seguro de que tienes una gallina culeca.

Cómo levantar una gallina clueca

Naturalmente, lo primero que se le ocurre a una persona sin mucha experiencia es simplemente levantarla del nido, tal vez asustándola un poco. Pero rara vez funciona y lo más seguro es que ella espere despistadamente hasta que te vayas para luego volverse a echar. Esto se debe a que la gallina te considera como un depredador y tratará de fingir que no existe ningún nido para que no le robes los huevos.

Una gallina que ha decidido incubar huevos (independientemente de si hay huevos en el nido o no) es un animal muy persistente y es una tarea difícil disuadirla. Por eso es conveniente cambiarla de lugar.

  1. Atrapa la gallina, abrazandola para inmovilizar sus alas. Esto evita que se lastime.
  2. Tendrás que separarla físicamente del nido unos cuantos días. Ponla en otro gallinero dos o tres días. Lo importante es que no pueda ver ni alcanzar su nido para volverse a echar. Idealmente debes procurar que ella no se estrese, ya que entre más se estrese más se tardará para volver a poner huevos.
  3. Después de dos o tres días puedes devolverla a su gallinero original o simplemente soltarla si normalmente tienes tus gallinas sueltas.

Métodos tradicionales no recomendables

  • Echarle agua o meter la gallina en una cubeta de agua fría: Esto provoca un pequeño choque al organismo, lo cual puede perjudicar la salud de tu gallina o simplemente estresarla y hacer que deje de poner huevos por un tiempo.
  • Amarrar la gallina: Una manera de asegurar que la gallina no pueda volverse a meter al nido es amarrarla del pie en un lugar donde no puede alcanzarlo. Esto mantiene la gallina en un estado de estrés durante todo el tiempo que está amarrada, además que se puede lastimar con la cuerda.

Se deben evitar ambos métodos, ya que son contraproducentes, estresan las gallinas y pueden dañar su salud.