Cómo le cuento a mi hijo que voy a casarme de nuevo

© Caiaimage/Paul Bradbury

Ya está. De nuevo estás en la pista de salida. Ni usted misma se lo crees, pero vas a casarte de nuevo. 

Ya hace un tiempo diste ese primer paso presentando a tus hijos y a tu nueva pareja. Independientemente de cómo fuera aquel primer encuentro ya habéis conseguido crear un nuevo grupo, pero... ¿formalizarlo?

El compromiso

Puede que ahí ya vuelvan a surgir los temores ya que sabe que es un paso muy importante.

A partir de ahora va a existir una nueva familia. En principio, es algo definitivo aunque ya sabemos que con las tasas actuales de divorcios, no podemos dar nada por hecho, pero si nos hemos decidido a dar el paso es porque firmemente creemos en que la persona con la que vamos a comprometernos puede ser nuestra pareja definitiva.

¿Cuándo se lo digo?

Cuando sepan con toda seguridad que van a dar ese paso pueden empezar a buscar el momento, no antes. Plantearle a sus hijos si dan el visto bueno a este paso, puede convertirse en un arma de doble filo. Recuerde que aunque su futuro esposo va a estar en la vida de su hijo y le va a afectar mucho, esta persona va a ser lo primero, un compañero para usted y como adulto sin pareja,también se merece el amor y apoyo de otro adulto.

¿Quién se lo dice?

Mi recomendación es que sea usted la primera persona que le de la noticia y a no ser que se encuentre con el problema de que no lo acepte, haga luego pasar a su pareja y ya todos juntos puedan comentarlo.

En caso de que la noticia sea mal recibida por su hijo, déjele unos días hasta volver a sacar el tema y busque apoyos en personas a su alrededor como el de su ex esposo por que si consiguiera que pudiera hablar con él y le transmitiera cuanto apoya su nueva boda, seguramente sería un empuje para que su hijo acepte a su nueva pareja como alguien definitivo en su vida.

¿Cómo conseguir que se sienta seguro?

Tanto si su hijo ha recibido bien la noticia como si le está costando más aceptarlo, hay un punto en el que puede sentir que va a perder mucha de la atención que tenía de usted o que van a llegar nuevas normas a casa a las que no estaba acostumbrado o quizás todavía fantaseaba con el idea de que su padre y usted volvieran a unirse. Déjele que exprese todas sus dudas y miedos y en el caso de que vea que le está costando, sea usted misma la que verbalice las preocupaciones que usted imagine que podrría tener. A todos nos cuesta expresar nuestras emocionesbien sea por miedo o por vergüenzay aún niño le suele faltar le suele costar más todavía relacionar los sentimientos con ls palabras.